Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 9- 6- 87 SOCIEDAD A B C 65 Para los profesionales, el sector está en crisis por la menor demanda de alumnos y la proliferación de centros del coche para el examen, el IVA sobre estas partidas y otra vez la tasa de Tráfico, sin olvidar que la mayoría reciben entre cinco y diez nuevas clases prácticas de conducción. El resultado final es que aprobar en este segundo intento rondará las cien mil pesetas, que se superarán si la suerte tampoco acompaña y hay que presentarse a una tercera o cuarta convocatoria. Las cifras anteriores han sido facilitadas por ocho academias pertenecientes a la Asociación Provincial de Autoescuelas de Madrid. No obstante, hay autoescuelas que hacen ofertas de lanzamiento o para ganar clientela con precios que pueden descender hasta las 30.000 pesetas, incluida la matrícula, por supuesto con un menor número de clases. Estas ofertas, que generalmente son criticadas por los centros de reconocido prestigio, son temporales y sólo mantienen esos precios durante un corto período de tiempo. disponer sólo de un periodo de seis meses a partir de esa fecha para poder aprobar el práctico; si el aspirante no lo consigue, la prueba teórica queda anulada y tendrá que volver a examinarse, agotando así una nueva convocatoria. De este modo, la dificultad para aprobar el examen práctico es el origen de todos los problemas, incluidos los económicos, y en esto coinciden todos los alumnos entrevistados el día del examen: Los nervios son el peor enemigo, y es muy difícil controlarlos; ¡os examinadores, además, son demasiado duros. Respecto a la enseñanza, alumnos y profesores aseguran que se ha mejorado con el nuevo circuito integral, en el que las maniobras se realizan a la vez que se circula; es más práctico Cabe preguntarse que, si la enseñanza ha mejorado junto al nivel cultural de los alumnos, ¿por qué un 50 por 100 de los aspirantes no superan las pruebas? En general, los implicados lo achacan a la inflexi- MINISTERIO DE AGRICULTURA PESCA Y AUMENTACIÓN. Dirección General de Política Alimentaria. La guerra de los precios Todos los profesionales de autoescuelas coinciden en afirmar que se trata del sector más insolidario e individualista que existe y, además, un 88 por 100 de los asistentes él pasado año al I Congreso Nacional de Autoescuelas corroboraron que el sector está en crisis, no sólo por la crisis económica general, sino porque, como puede observarse en el cuadro, de 1980 a 1986 la demanda ha disminuido, mientras que la proliferación de autoescuelas se ha disparado. Como consecuencia de ello, las viejas autoescuelas tienen serios problemas para subsistir. Actualmente funcionan en Madrid 699, más 22 que están en fase de apertura. Parece ser que la única salida que encuentran muchas de ellas es. declararse la guerra de los precios, lo que para los demás es competencia desleal, produciéndose un caos que se agrava ante la falta de normativa que los regule. La captación de clientela mediante la lucha de precios no es el único problema, pero sí el más constante, ya que mientras la Administración no establezca un sistema de precios y cada propietario imponga libremente sus tarifas será ingenuo pensar que se van a mantener los acordados por las autoescuelas, ya que siempre hay alguna que lanza una oferta y perjudica a las demás comenta Enrique Palos Diez, director, propietario y profesor de la autoescuela más antigua que funciona actualmente en Madrid, fundada en 1911. Por su parte, la Asociación Provincial de Autoescuelas pretende- e n palabras de su secretario, Valeriano Manzanero- hacer respetar el Reglamento, que tan frecuentemente se incumple, y que todos sus miembros, que son el 82 por 100 de las autoescuelas existentes, mantengan las tarifas comunes que se proponen Los jóvenes de dieciochodiecinueve años son los que alcanzan mayor índice de aprobados por sus mayores aptitudes psicofísicas Para los alumnos, los precios de las clases y las tasas son abusivos, pero las autoescuelas opinan lo contrario bilidad de los examinadores, al precio de la enseñanza y a los nervios, que siempre juegan una mala pasada. En cuanto a la valoración del examen, Enrique Bemardini y Chicho, propietarios y profesores de autoescuelas, dicen que los examinadores no tienen criterios de valoración unificados, por lo que aprobar o suspender es muy arbitrario Como respuesta a esto la DGT se pronuncia afirmando que el criterio seguido por aquéllos es objetivo e igual para todos los aspirantes y de acuerdo con los criterios establecidos con carácter general De todo esto se deduce que al fin y al cabo es el alumno el punto donde confluyen todos los errores y negligencias de los implicados en la enseñanza de la conducción: propietarios, directores, profesores, examinadores y Administración, cuya competencia es orientar las directrices por las que se ha de regir el sector y desarrollar eficazmente el sistema de inspección. Si se diese el diálogo y la cooperación entre todos ellos, la autoescuela, cuya función social es muy importante, dejaría de ser sólo una empresa lucrativa para convertirse en un centro docente con un nivel de enseñanza a la altura de sus tarifas. IÁSHM o- i iismos limones que ves todos los días. Los mismos limones a los que no das importancia, en Francia te ios quitan de las manos, ¿Sabes por qué? Porque ellos no producen. Compran. Y compran calidad. Aprovéchate de que lo tuyo es lo bueno. 1 fracaso en la última prueba Las 40 cuestiones que incluye el examen teórico no parecen entrañar mayor dificultad, ya que la Jefatura Provincial de Tráfico estima que un 80 por 100 de los alumnos suele aprobarlo en primera convocatoria. Lo que sí es un obstáculo para muchos de ellos es el JÍfy DISFRÚTALOS.