Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 9- 6- 87- INTERIVACIONAL -ABC, pó. g. 43 Colegio masculino colegio femenino y alta sociedad Roma. A. P. Los organizadores de la cumbre de Venecia consideran que es fundamental que los delegados trabajen, pero que al mismo tiempo es imprescindible que las señoras no se aburran. De ahí ha venido la curiosa idea de dividir a todos los participantes en dos grupos: el colegio masculino y el colegio femenino En el primero figuran los jefes de Estado y de Gobierno, y los diplomáticos y funcionarios de las varias delegaciones. El colegio femenino a su vez, es el de las esposas de todos esos personajes, que forman un séquito ciertamente selecto y numeroso. Dicen los organizadores: el colegio masculino está en Venecia para trabajar y no necesita distracciones sino sólo una férrea, implacable y casi asfixiante protección contra los malintencionados como definió eufemísticamente a los eventuales terroristas el funcionario de los servicios de seguridad que habló, entre otras cosas, de posibles palomas- bomba teleguiadas. El colegio femenino en cambio, además de la protección, necesita distraerse, y hay que ver como se está volcando la alta sociedad, más o menos veneciana, llevada sobre la laguna desde Roma, Milán y Florencia, para participar en el entretenimiento del colegio femenino sabiamente coordinado por la esposa del presidente del Gobierno italiano, María Pía Fanfani, presidenta de la Cruz Roja. La primera iniciativa será una esplendida cena en uno de los más suntuosos edificios del Gran Canal: el Palacio Pisani, sin los maridos, claro está, reunidos en torno a otras mesas y en otros puntos de la ciudad, para seguir trabajando entre un cubierto y otro. La segunda iniciativa consistirá en un concierto de gala en el teatro de La Fenice, dedicado sólo a las señoras. Otra cuestión que ha surgido en esta cumbre es el descontento de los italianos ante la decisión tomada por los norteamericanos de tener su propio centro de Prensa. El edificio de hormigón y cristal reservado a los norteamericanos se encuentra en la actualidad casi vacío mientras que el centro de Prensa montado por la delegación USA en el hotel Excelsior se encuentra abarrotado de periodistas norteamericanos. Los siete grandes se comprometerán a intensificar la lucha contra el SIDA Amplia ronda de encuentros en la apertura de la cumbre de Venecia Roma. Alejandro Pistolesi Durante la mañana de ayer, antes de la ceremonia oficial de apertura de los trabajos de la cumbre que se llevó a cabo por la tarde en el palacio Ducal, los jefes de las Delegaciones iniciaron una serie de encuentros bilaterales encaminados a profundizar la búsqueda de soluciones adecuadas para algunos problemas. En torno a ellos se está discutiendo todavía. Fundamentalmente tratan de los problemas agrícolas y los del medio ambiente. El primero de esos coloquios bilaterales fue el de RonaJd Reagan con Amintore Fanfani, en su calidad de presidente del Gobierno que ha organizado la cumbre Reagan había llegado pocos minutos antes, con una lancha motora, al hotel Cipriani, en la isla de la Giudecca, requisado para su estancia en Venecia. Venía de Villa Condulmer la estupenda finca patricia, en tierra firme, donde ha residido con su esposa, Nancy, cuatro días de vacaciones. Desde Villa Condulmer se trasladó en helicóptero hasta el colegio naval Francesco Morosini, en el centro histórico de Venecia, embarcando allí en la lancha que le llevó hasta el hotel. Las medidas de seguridad aplicadas para los desplazamientos de todos los jefes de las Delegaciones, pero de modo muy especial para Reagan, alcanzan niveles difícilmente imaginables. Prueba de ello es que e. 1 grupo de periodistas designados para informar acerca del encuentro Reagan- Fanfani tardaron hora y media en recorrer, a pie, por supuesto, un trayecto que en línea recta no llega a cien metros. Reagan saldrá lo menos posible del Cipriani, precisamente para evitar problemas a los servicios de seguridad, cuyas lanchas motoras, armadas (carabineros, Po- 86. Ronald Reagan licía y guardias de finanzas) bloquean todo el espacio entre el embarcadero del Cipriani y la isla de San Gíórgio Maggiore, sede de la conferencia. La vigilancia, que era ya excepcional, se incrementó aún más al llegar la noticia del comunicado difundido desde Beirut contra los intereses italianos en el mundo por la hospitalidad que el Gobierno de Roma está brindando a Reagan en Venecia, confirmando así una postura filoamericana y sionista contra la que se alza la Yihad Islámica Palestina, o sea, la organización que firma el comunicado, por cierto, totalmente desconocida hasta ahora. En el e n c u e n t r o R e a g a n Fanfani no se habló de asuntos políticos, sino sólo de los problemas agrícolas. Washington considera que en este sector Venecia tiene que ir más allá del punto en que se llegó en Tokio O sea, que el documento aprobado por la OCSE sobre la necesidad de una reforma de las políticas agrícolas está bien pero es necesario que del encuentro de Venecia llegue una señal sobre el problema de las excedencias agrícolas y de sus reflejos sobre el comercio internacional. Al margen de los encuentros bilaterales, que se prolongaron durante toda la tarde de ayer, entre Reagan, Helmuth Kohl y el primer ministro japonés, Yasuhiro Nakasone, se supo que ya está listo el borrador del capítulo dedicado a la lucha contra el SIDA. Los siete grandes se comprometen a intensificar los esfuerzos comunes con campañas concertadas para impedir la ulterior difusión del terrible virus, en espera de que se encuentre una vacuna adecuada. Washington pide colaboración a Moscú para vigilar el Golfo Nueva estrategia norteamericana en la región Nueva York. José María Carrascal Las advertencias del Gobierno norteamericano a Irán de que no instale misiles en el estrecho de Ormuz son serias. Pero más serio aún es su invitación a los soviéticos para que colaboren en garantizar la navegación por el golfo Pérsico. Toda una sorpresa. Pues hasta ahora, la política norteamericana se ha venido orientando a mantener a los soviéticos fuera del Oriente Medio. Hasta ayer mismo, Reagan decía que si estaba dispuesto a correr los riesgos que entrañan el escoltar petroleros kuwaitíes por aquellas aguas era para no permitir a la Unión Soviética ganar acceso a la región Y miren ustedes por dónde que su jefe de Gabinete, Howard Baker, nos sale con que no sería una mala idea que navios soviéticos participasen también en esa escolta. Algunos comentaristas, como William Safire, han puesto el grito en el cielo por creer que es una invitación que a la larga puede pagarse caro. Pero aunque oigamos una cierta rectificación de Baker- algo así como no quise decir que los rusos tengan allí un papel importante forma parte de una nueva estrategia de la Casa Blanca para la región. Una estrategia que abarca desde incluir a los rusos en una conferencia general sobre el Oriente Medio a frenar a Irán. ¿Por qué este cambio? Por dos razones: para tener las espaldas cubiertas caso de que se decida golpear a Irán y para allanar el camino hacia una cumbre Reagan- Gorbachov. Pues el tiempo empieza a apretar y si el presidente norteamericano quiere salir de escena con un triunfo en política internacional, tiene que darse prisa. Quien pueden pagar los platos rotos de todas estas maniobras son los iraníes, que pueden encontrarse no sólo frente a los norteamericanos, sino también frente a los rusos, pero ellos se lo han buscado.