Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 9- 6- 87- OPINION -ABC, pág. 23- ENCUENTRO EN VENECIA P ARECE que sea el rasgo de la s i n g u l a r i d a d aquel que destaca sobre cuantos definen este encuentro en la cumbre comenzado ayer en Venecia por los máximos representantes de las naciones económicamente más avanzadas. Pocas veces como ésta se han encontrado los dirigentes mundiales, para debatirla, una realidad tan diferenciada como la presente: con cambios de postura en lo político por parte del interlocutor soviético, antagonista mayor; con cambio en las referencias del propio diálogo interno, como es el caso de las relaciones comerciales nuevas y tensas de los Estados Unidos y de la CEE con el Japón; con el reajuste incoado e inconcluso del papel del dólar en la economía mundial; con la necesariamente nueva relación financiera para los países iberoamericanos, abrumados por el peso de la deuda; con la r e s p u e s t a colectiva al cerco del SIDA... La singularidad a que aludimos podría resumirse quizá en el reconocimiento de que esta cumbre de Venecia se enfrenta a un tiempo de crisis porque es tiempo de cambio; de cambio y de tránsito desde una época a otra. Son muchos los esquemas cuya validez permanecen formalmente aún, pero que en la práctica se muestran ya, por entero, caducos. Y en este sentido convendría posiblemente insistir en que lo concluido es el tiempo de la dilatada posguerra. Ni en las pautas monetarias, ni en los criterios comerciales, ni en los equilibrios de poder político y militar, parecen valer los criterios vigentes hasta ahora. Casi una generación ha pasado desde que el dólar perdió toda relación con el oro, y una década ha transcurrido desde que la estructura de la relación y de las tensiones entre Oeste y Este reposa en los silos Pero lo que pudiera ser más importante, por compendiador de la mayoría de los factores puestos en juego, es el propio hecho de que los Estados Unidos- eje incuestionable de la conferencia veneciana- -han llegado al punto en que su poder político y militar, del que se benefician sus socios y aliados, no se ve solidariamente correspondido por éstos- en medida suficiente y proporcional. La renuencia mostrada hasta ahora, tanto por los alemanes occidentales como por los japoneses, a sincronizar el paso y el ritmo de sus políticas económicas respectivas con el de las conveniencias del conjunto, explicaría de una parte la incertidumbre que rodea a la moneda norteamericana y, de otra, los brotes de virulencia proteccionista en las Cámaras de Washington. El hecho de que, finalmente, Japón haya accedido a iniciar modificaciones de significación sustancial en su política económica, pese al coste político que ello tendrá con toda seguridad para la mayoría gobernante, ha sido expresivo de que una hueva conciencia se abre paso, penosa pero inexorablemente, en el seno de la comunidad aliada y de los socios occidentales. Ese principio de solidaridad interna que se comienza a reconocer en medida suficiente es el que da sentido a la propia interrelación veneciana entre los problemas económicos y las cuestiones políticas y de defensa. La reunión celebrada el pasado febrero en París fue, como cabe comprender ahora, desde la perspectiva de la cumbre de Venecia, una conferencia instrumental destinada a la preparación de ésta. Y lo que se espera, para lo económico y para lo político, es menos un debate contradictorio sobre las condiciones de un tiempo ya superado por los nuevos problemas y las nuevas solucion e s que el e s f u e r z o de convergencia para un tiempo nuevo. GALOPANTE FISCALIDAD N reciente documento de la OCDE, difundido por el Instituto de Estudios Económicos, niega que los impuestos sean instrumento eficaz para lograr una distribución equitativa de la riqueza y advierte, además, sobre la distorsión que producen en la asignación de recursos. La OCDE se desliga así de las doctrinas económicas que atribuyeron a la progresividad fiscal eficacia en la consecución- de mayores niveles de igualdad social y en el impulso que el desarrollo económico requiere. El documento tiene especial interés para España, porque todavía entre nosotros se defienden teorías y se mantienen posturas políticas de acuerdo con las cuales aún se debe avanzar más en la progresividad fiscal, todavía es reducida y susceptible de incremento la recaudación tributaria y sólo con mayor sacrificio de los contribuyentes será posible compensar el déficit público y ofrecer, en definitiva, a los c i u d a d a n o s los bienes y servicios que demandan. El documento de la OCDE se aparta de tales posiciones y viene a dar la razón a cuantos han denunciado y censurado en España- destacadamente la confederación empresarial- -el exceso de la presión fiscal, el incontrolado desbordamiento del déficit público, el crecimiento paralelo de la inflación, y la consiguiente escasez de fondos privados para inversiones que puedan iniciar la reducción del paro. De acuerdo con las recomendaciones de la OCDE, se U Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- AlemáYi Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores Darío Valcárcel, Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado debería proceder, en España, a una reforma fiscal que luego de lo realizado por varios Gobiernos sucesivos tendría características de contrarreforma, con reducciones en la dimensión del sector público, disminuciones en los tipos impositivos, r a c i o n a l i z a c i ó n de los servicios sociales y una política adecuada para el fomento del empleo. Ha coincidido la publicación del documento con un tiempo en el cual ha aflorado ya claramente la preocupación pública y las más cualificadas- como la de cuatro prestigiosos catedráticos de Hacienda, recogida ayer en ABC, Diario de Economía -ante los porcentajes de presión fiscal y la alarmante tendencia creciente del déficit público. En cualquier caso, con independencia de los análisis críticos que merezcan las normas fiscales vigentes y las técnicas recaudatorias que se siguen, tiene enorme importancia, y lógico es pensar que tenga en su día repercusión en las urnas, la sensación cierta que experimentan los contribuyentes españoles de soportar una presión fiscal agobiante- casi confiscatoria- a cambio de la que no reciben la debida contraprestación estatal de buenos y suficientes servicios. Podrán hacerse, en este aspecto, las matizaciones técnicas que se juzguen adecuadas para equiparar nuestra presión fiscal con la de otros países o para afirmar, incluso, que es inferior. Pero no podrá equipararse la sensación de indefensión del contribuyente español ante la prepotencia de la administración fiscal, ni su desvalimiento mayoritario para hacer bien por su propia cuenta la declaración de la renta, ni su convencimiento sobre el inadecuado destino que tendrán finalmente sus impuestos. La política hacendística de los últimos años en nuestro país no parece merecer este nombre. Los presupuestos se aprueban parlamentariamente sin admisión de enmiendas, por el abrumador peso del voto mayoritario. Y ante la incontenible hemorragia del gasto público no se emplea otro recurso que la continua apelación a incrementos en la presión fiscal. Así la sociedad se empobrece mientras el Estado despilfarra. Jefes de Redacción: J A Gundm (Continuidad J C Azcue (Internacional) B Berasátegui (ABC íiterano) A. Fernandez (Economía) J i. G. a Gar 2o n (Cultura) A. A. González (Continutáad) R Gutiérrez (Continuidad) l Lz Nicolás (Reportajes) C Manbona (Continuidad) J. L. Martin Descato (Sociedad) J CHmo (Edición) L. I Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Conünudad) C Prat (Domnca! Santiago Gástelo (Cdaboraocoes) Secciones: J Rubio (Arte) J M Fde 2- Rúa (Ciencia) A Garrido y J Espejo (Confección! J C Diez (Deportes) A Yañez (Edición Aerea) J Badia (Educación; E R Marchante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M A Flores (Huecograbado) F Rubio (Ilustración) M Salvatierra (Internacional) C Navascues (Madrid) J A Sentís (Nacional) M A Martin fSanidad) D Martinez- Lu an (Sociedad) R Domínguez ISucesos) V Zabala (Toros) E Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S Barreno Personal: C Conde Financiero: I Laguna P. Datos: V Peña. R. Externas: J Saíz Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares Publicidad: L Escolar Telefonos Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex 27682 ABCMDE Publicidad 435 18 90 Suscripciones 435 02 25 Apartado 43 Prensa. Española, S. A.