Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 9 DE JUNIO DE 1987 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA C U A N T A S ve- ABC EL TIEMPO REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID que indican la hora son los gemidos del dolor que golpean sobre mi corazón que es la campana; los suspiros, las lágrimas y los lamentos marcan los minutos, los segundos, las horas... La filosofía o, cuando menos, el sentido del tiempo, se ha refugiado muchas veces en la poesía. En los mismos sonetos de Shakespeare se pregunta: Negra visión: ¿en dónde, ay, la mejor prenda del tiempo contra el tiempo encontrará guarida? o se argumenta en los poemas de Aleixandre: Entre los muslos, sólo el tiempo quieto, el tiempo que no pasa, eternamente, inmortal, sin nacer, entre las sombras. Entre las piernas bellas sólo un río en el fondo se siente cruzar único. Agua oscura sin tiempo que no nace y que sobre la tierra desemboca. Aunque pudiera parecerlo, estos renglones no han pretendido hacer tiempo; sí, sacar a relucir varias victorias sobre el tiempo, a las que añadir otra: la del hombre cuyo nacimiento, en su centenario, acabamos de recordar hace pocas semanas. No puede tampoco ser azar que, hace un par de docenas de años, Cela narrase en Las compañías convenientes Llegar a la meta prevista en la vida cuando la vida se apaga, no nos puede ilusionar. No es menester llegar el primero a nada; es, por el contrario, de toda necesidad el llegar a tiempo. Y que, en esta conmemoración, en el recuerdo de aquella compañía, Cela esculpiera, en bella filigrana literaria, la huella del hombre: Don Gregorio derrotó al tiempo con el arma que más ama el tiempo: la constancia en la vida de Marañón, más importante que el tiempo que no se aprovechó, fue el tiempo que no se dilapidó, el tiempo que no se dejó perder. El perder el tiempo no supone tan sólo una pérdida de tiempo- que bien mirado sería lo de menos- sino también una alteración de la conciencia, un derroche de la paz más íntima y, lo que es peor, una dejación de la fe en uno mismo a fuerza de lavarse el alma, cada mañana, en los claros chorros del tiempo que, por usarlo con alegría, se ve pasar sin congoja, fue un domador del tiempo, un arbitro de su propio tiempo. En su cigarral, Marañón tenía un reloj de sol, un reloj que no daba las horas, pero sí las contaba Y contó, incontables, las horas y las páginas, para que éstas fueran, como en los versos del poeta: Ni mármol duro y eterno, ni música ni pintura, sino palabra en el tiempo. Ángel MARTIN- MUNICIO de la Real Academia Española II I J ees, tan sólo, se hace tiem- milia: Para los físicos convencidos, la distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una ilusión por persistente que sea. La noción clásica de simultaneidad y la significación absoluta del tiempo, independiente del estado de movimiento del cuerpo de referencia, fueron, con Einstein, asociadas a las coordenadas del espacio y a la coordenada tiempo; de esta forma, cada cuerpo tiene su tiempo particular y, a menos que se haga esta referencia, carece de sentido la atribución del tiempo a cualquier suceso. Einstein solidarizó al hombre y al planeta en que vive con el cosmos; pero fue Darwin quien logró la solidaridad de la vida del hombre con la vida en el resto de la Tierra. En cualquier caso, ciencia y poesía, filoDarwin vinculó su conocida teoría a la nosofía e historia- d e s d e San Agustín a ción de un tiempo lento, evolutivo que en el Einstein y desde Shakespeare a Darwinpensamiento de la época equivalía a natuhan intentado la descripción y la idealizaral, frente a la idea de cambio brusco, disción de la naturaleza; han reflejado los sencontinuo, más vinculado a lo sobrenatural. timientos y las aspiraciones del hombre; se La presencia de transiciones rápidas, sin han enfrentado con la temporalidad de los embargo, es aceptada en la interpretación seres vivos; han narrado de mil maneras el neodarwinista del proceso evolutivo; entre curso de las pasiones y las actitudes emoellas, la selección sexual, la transición encionales en el tiempo y su mutabilidad; han tre cimas adaptativas de pequeñas poblaciones y la colonización de nuevos nichos discurrido sobre las nociones de pasado, ecológicos. futuro y simultaneidad; han creado bellas imágenes en alabanza de los que usan el Dos siglos antes de las observaciones tiempo como versión de eternidad y para fundamentales que dieron origen a las teoquienes el tiempo es a la manera de intuirías de Darwin, se podía ya leer el siguiención kantiana de su propio ser. No ha sido te párrafo: La vida de todos los hombres el azar- t a n al uso en ciertas interpretacioconstituye una historia que representa la nes de la naturaleza y su tiempo- lo que naturaleza de los tiempos que fueron; y por nos ha llevado a escoger esta tetralogía la observación de esta historia, un hombre cultural de la Humanidad. En el espíritu del puede vaticinar, casi a ciencia cierta, las hombre están, desde siglos, las mismas incosas probables que están todavía por naquietudes, las mismas dificultades para la cer y que reposan envueltas en sus semicomprensión del mundo, que lograron exllas y en sus débiles orígenes. Puede que presarse, prodigiosamente, como si alcanno sea fácil reconocer en este texto a Warzaran el futuro saltando sobre su propio wick, personaje shakesperiano del Enritiempo. que IV; no es difícil, de otro lado, espigar entre las bellas figuras en las que el autor San Agustín se pregunta insistentemente inglés siembra abundantemente la idea del sobre esa palabra, a la vez, tan sencilla y tiempo. En el acto tercero de As you like oscura, tan vulgar y profunda, ¿qué es el it Orlando y Rosalinda, amorosos, se pretiempo? Medimos el tiempo a su paso, ase- guntan ¿qué hora es en el reloj? en la gura; el presente existe, pero no perdura y, conversación se puede escuchar: No imen cambio, el pasado y el futuro tienen duporta que no haya reloj en el bosque para ración, pero no existencia. El tiempo proceque el tiempo se cuente; se puede hacer de del fututo y camina hacia el pasado; de igual de bien registrando su marcha perelo que concluye San Agustín que el tiempo zosa a suspiro por minuto y a gemido por viene de lo que no existe hacia lo que no hora. Pero, marca el tiempo también otros puede alargarse. Lo que no quita para que, pasos: a paso de andadura va el tiempo de ello, nos confiese: No corre el tiempo en con un sacerdote que no sabe latín y con balde, ni pasa inútilmente sobre nuestros un ricachón que no sufre de gota, pues el sentidos... Venía y pasaba un día tras otro uno duerme a pierna suelta porque no puedía; y viniendo y pasando, me iban impride estudiar y el otro vive alegre porque no miendo nuevas imágenes y nuevos recuersiente ningún padecimiento; va al trote duro dos y, poco a poco, me restituían a mis pa- con una doncella desde el día de su consados placeres... Se nos dice, no obstante, trato matrimonial hasta el día de sus boque hasta el siglo XIX no se plantea, en das; al galope con un ladrón a la horca; se ciencia y en filosofía, en toda su complejipara en firme con las gentes de ley en dad, el problema del tiempo. Dudas e intetiempo de vacaciones. En el acto quinto de rrogantes parecidas a propósito del tiempo Ricardo II el Rey, en el torreón del castillegan hasta nuestros días. Cuando, hace llo, exclama: He abusado del tiempo y poco más de un cuarto de siglo, muere ahora el tiempo abusa de mí, pues ahora el Besso, intentando, hasta los últimos días tiempo me ha tomado por el reloj que marde sus ochenta años, conciliar la irreversica sus divisiones; mis pensamientos son bilidad del tiempo con la relatividad genelos minutos y mis suspiros son el tictac que ral, su gran amigo Einstein escribe a la fa- marca la hora sobre mis ojos... los sonidos po! Algunas, sin embargo, se aprovecha, gana, corre o adelanta; otras, al contrario, se pierde, se engaña, se entretiene y hasta se mata el tiempo. Puede ser el tiempo bueno o malo; oro, sabio o maestro; de marras o de maricastaña. Todo lo cura o todo lo cubre y un dicho nos advierte que un tiempo tras otro viene y que a aquel que esperar puede, todo a su tiempo y voluntad le viene. Pero, ¿existe el tiempo? ¿qué es esto del tiempo? ¿es un atributo del movimiento y del cambio? ¿qué es el ahora, fin del pasado, comienzo del futuro? el tiempo de la relatividad, el tiempo espacializado de la física, el continuo tetradimensional espacio- tiempo ¿se presta a describir los seres vivos?