Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 8- 6- 87 ABC 75 e el Tratado de Adhesión a la CEE munidad sólo se incrementaron en 143.377 millones de pesetas, con respecto a la cifra de 1985, lo que supone solamente un incremento del 6,68 por 100. Las ventas españolas aumentaron en Alemania, Francia y Portugal y disminuyeron en el Reino Unido y los Países Bajos. En lo que respecta a los dos primeros meses de este año, las cifras facilitadas por la CEE indican que se produjo un déficit de 57.557 millones de pesetas. Tanto la patronal como un sector de las autoridades españolas se encuentran muy preocupadas por ia marcha del comercio exterior. En el debate que se está realizando sobre estos acontecimientos hay dos posturas muy diferenciadas. La primera de ellas dice que este hecho es muy grave y que hay que poner remedio inmediatamente. Ahí está la iniciativa para la creación de un Consejo de Exportación y la realización de un plan de fomento de la exportación que todavía no ha dado los frutos apetecidos. Por el contrario, los def e n s o r e s de la otra t e s i s sostienen que este déficit comercial es debido én gran parte a las compras que han realizado los empresarios en bienes de equipo, lo que se traducirá en una mayor productividad durante los próximos años, por lo que no debe preocupar por el momento la situación del déficit en la balanza comercial. En su opinión, lo grave sería que esta tendencia deficitaria continuara y se hiciera crónica. de un seminario ministerial hispano- francés. Con la entrada de España en la Comunidad Económica Europea corresponde a la Comisión Europea la negociación de los Acuerdos que nuestro país tenía suscritos con países terceros, es decir, los que no son miembros de la CEE. En este contexto habrá que prestar una especial atención a la renegociacíón de los acuerdos con Marruecos que debe realizarse durante los próximos meses. Esta negociación debe entenderse dentro del contexto global de las relaciones entre Marruecos y la CEE y también tienen vertientes comerciales y de ayuda financiera. forme hecho público por la Patronal COE se indicaba que, en términos de caja y a 31 de diciembre del año pasado, España había aportado a las arcas comunitarias más de 8.000 millones en relación con el dinero que había recibido. También se indicaba en el mismo informe que durante los dos primeros meses de este año, el déficit en términos de caja había superado también los 8.000 millones de pesetas, desfavorabtes para España. La Administración española es consciente de que no había recibido de la CEE todo lo que estaba previsto en concepto de ayuda, principalmente en las de carácter a g r a r i o uno de los capítulos más importantes. Por este motivo se ha formado un equipo de técnicos para estudiar el dinero que tenía que haber llegado por este concepto y el que realmente llegó durante el pasado año. tugal, país que se incorporó a la CEE al mismo tiempo que España y que no quedaron suficientemente clarificadas en el Tratado de Adhesión. El Parlamento Europeo ¿Qué es el Parlamento Europeo? A pesar de la coincidencia en el nombre, el Parlamento Europeo tiene muy poco que ver con los Parlamentos nacionales. Las competencias de este órgano de la Comunidad Económica Europea (CEE) son muy escasas hasta el momento, aunque a partir del 1 de julio de 1992, fecha en la que entrará en vigor el Acta Única, su papel cobrará mayor importancia. Por el momento los dos grandes lotes de competencias del Parlamento Europeo son las relativas a la agricultura y a los Presupuestos. De ahí que las dos Comisiones más importantes sean justamente las correspondientes a estas materias. La primera de ellas está presidida por el eurodiputado español Juan Colino, que se presenta a la reelección por las filas del PSOE. Por ella tienen que pasar una parte de las decisiones que toman la Comisión y el Consejo. La Comisión de Presupuestos tiene poderes a la hora de elaborar y discutir los proyectos los proyectos para cada uno de los ejercicios económicos. Aunque las competencias principales en esta materia corresponden al Consejo de Ministros, los eurodiputados también tienen algo que decir, de acuerdo con la actual normativa comunitaria. De ahí los conflictos que se han producido durante los últimos años entre Consejos y Parlamento, por la diferencia de criterios sobre algunas partidas presupuestarias. El resultado final han sido el correspondiente retraso en la aprobación de los Presupuestos. Los eurodiputados españoles que se eligen pasado mañana ocuparán sus puestos durante dos años solamente. Las próximas elecciones que se celebren en España deberán coincidir con el proceso electoral de los otros países miembros de la CEE. El mandato de estos eurodiputados terminará a finales de junio de 1989, coincidiendo justamente con el fin del periodo en el que España ocupará la presidencia del Consejo de Ministros de la CEE. César LUMBRERAS El déficit presupuestario Uno de los principales puntos de discusión durante el primer año de la pertenencia de España a la Comunidad ha sido el de los efectos financieros de la adhesión. Según la Delegación espa- Muchas de las medidas beneficiosas consideradas en el Tratado no se ponen en marcha por el Ministerio de Agricultura ñola que había negociado el Tratado de Adhesión, existía un compromiso por parte de las autoridades comunitarias por el que se garantizaba la neutralidad presupuestaria de España durante los primeros años del período transitorio. Sin embargo, miembros de la Comisión Europea señalaron que en ningún momento de la negociación la CEE había dado esas garantías. La realidad es que durante 1986 aparecieron varios informes de la CEOE en los que se aportaban balances parciales del saldo presupuestario entre España y la Comunidad, a medida que iban transcurriendo los meses. Las autoridades de la Administración española se mostraron siempre muy susceptibles sobre esta cuestión. Al finalizar el año, el secretario de Estado de Hacienda, José Borrell, anunció que, según los datos que obraban en poder de la Administración española no solamente no se había producido déficit, sino que había un ligero superávit favorable a nuestro país. No obstante, en un reciente inLa entrada de España en la Comunidad ha planteado también graves problemas a la industria siderúrgica, hasta tal punto que fue necesario solicitar en varias ocasiones la aplicación de la cláusula de salvaguardia para las importaciones de algunos productos relacionados con este sector y procedentes de los otros países de la CEE. A pesar de que durante 1986 se rompió la tendencia decreciente en la evolución del consumo de acero, que se había mantenido durante los años anteriores en España, las entradas masivas de productos siderúrgicos procedentes de los otros países miembros de la Comunidad, en los que también sobra capacidad de producción, absorbió el crecimiento del consumo en el mercado interior. Actualmente, los industriales de este sector continúan muy preocupados por la evolución de las importaciones y del mercado. Otro de los problemas que han surgido en estos dieciocho meses de pertenencia en la CEE han sido las relaciones con Por- Sector pesquero En el sector pesquero, para el que se consiguió un acuerdo mejor del que los propios negociadores españoles esperaban, uno de los problemas más importantes que ha habido que resolver ha sido el de la Zona VIII C, situada en el límite de las aguas españolas y francesas. El acceso para los barcos españoles, principalmente para los pesqueros vascos, a las citadas aguas, principalmente para los pesqueros vascos, a las citadas aguas, aspecto que no quedó claro en el Tradado de Adhesión, provocó numerosos incidentes entre los pesqueros vascos y. las autoridades francesas, con bloqueo de puertos incluido. Los problemas terminaron en el otoño del año pasado al conseguirse un acuerdo en el transcurso