Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 8- 6- 87 A B C 27 MELILLA AP, con la ayuda de los nacionalistas, segura de lograr mayoría en Melilla Los hombres fuertes del socialismo hacen campaña en la ciudad Melilla. Salvador Ramírez Las visitas electorales de Almunia y Benegas, el anuncio oficioso de la llegada en los próximos días de Alfonso Guerra, por parte de los socialistas, y el aceleren que están imprimiendo a su campaña el resto de los partidos, son las características fundamentales de los días anteriores a la cita electoral en Melilla. Toda la atención está centrada en la lucha por los escaños municipales, con nulo interés popular por el Parlamento europeo. Pese al espectacular sprint final que los socialistas están dando en Melilla para intentar conservar su actual mayoría absoluta, desplazando a la ciudad a los hombres fuertes del partido, nada está claro respecto al resultado final y el fantasma de la igualdad de fuerzas hace pensar inevitablemente en la necesidad de pactos postelectorales. En estos momentos todos los partidos rechazan enérgicamente toda posibilidad de pacto, sobre todo los de la oposición, que intentan sacar el máximo provecho de la deteriorada imagen pública que tienen los socialistas tras los conflictos del último año con el asunto de los musulmanes. No hay que olvidar que los socialistas recibieron en las elecciones de junio del año pasado un fuerte voto de castigo por parte de los melillenses, de modo que hay los dos senadores y el diputado que corresponden a la ciudad son de AP y el PDP. Alianza Popular, reforzada por ese éxito, pretende acabar de dar el golpe de gracia al dominio socialista en Melilla. No están solostos seguidores de Hernández Mancha en este empeño. Unión del Pueblo Melillense, partido de moderado carácter nacionalista, unirá, casi con seguridad, sus escaños a los de Alianza Popular a la hora de tener que designar alcalde de Melilla. UPM, que dirige José Imbroda, ha tenido un destacado protagonismo en la protesta popular contra la política socialista respecto al colectivo musulmán y en las elecciones generales de junio pasado lograron más de 4.000 votos en su opción al Senado, lo que ronda el 20 por 100 del electorado melillense. En estos momentos tiene a ciño de los veinticinco concejales del Ayuntamiento. En principio, AP más UPM pueden desplazar a los socialistas de la mayoría absoluta. Cuentan también con la posibilidad de obtener algún que otro escaño procedentes de formaciones minoritarias, como el Partido Progresista Liberal de Melilla y el Partido Nacionalista Español de Melilla, que estarían dispuestos a apoyar una opción anti- PSOE si ven bloque entre AP y UMP. Quedan los votos que puede conseguir el CDS, que obtuvo buenos resultados en las elecciones generales y que sería el único apoyo con el qué podrían contar los socialistas para mantenerse en el poder. De todas formas las directrices de la ejecutiva nacional del partido no van en esta dirección por el momento. La polémica sobre el estatuto de autonomía para Melilla centra buena parte de la campaña electoral en la ciudad. En esta cuestión la totalidad de los partidos están en contra del PSOE. Aquí, una vez más, se reproduce la PSOE 56 CONCEJALES 1983 estrategia de todos contra los socialistas. El proyecto que presenta el Gobierno, y aquí trata de defender el PSOE, se concreta en que por la particular situación de Melilla, tanto por sus condicionantes geográficas y administrativas, como por la incidencia internacional del problema, no es conveniente otorgar un estatuto que se titule de autonomía. Los socialistas hacen hincapié en los contenidos de ese estatuto y dejan de lado el hecho de que no se pronuncie ni una sola vez en su texto la palabra autonomía. Autogobierno es la expresión que machaconamente repiten los socialistas. EL proyecto gubernamental concede a Melilla amplias posibiliades de autogobierno pero le niega las perrogativas de que disfrutan el resto de las Comunidades autónomas Ls demás fuerzas políticas insisten en atenerse a lo que textualmente señala la Disposición Transitoria Quinta de la Constitución, que da derecho a Melilla a disponer de estatuto de autonomía si así lo solicita su Ayutamiento. Mínima representación de los musulmanes Ceuta Melilla. G. R. y S. R. Sólo cuatro Prepresentantes del colectivo musulmán de Melilla se presentan a las próximas elecciones, mientras que en Ceuta no se ha incluido a ninguno, pese a los proyectos que ha habido en este sentido. Los cuatro que se presentan en Melilla lo hacen en la lista al Ayuntamiento del Partido Progresista Liberal de Melilla, entidad puramente local y que ha empezado a funcionar hace muy poco tiempo bajo la dirección de Manuel Soria Pérez. Todos ellos son prácticamente desconocidos para la mayor parte de la población y no han militado en ninguna de las organizaciones musulmanas dirigidas hasta hace poco por Ahornar Mohamedi Dudú, ni se han destacado en los acontecimientos registrados en la ciudad en los dos últimos años. Mohamed Moh, que representa a una miEn Ceuta, la anunciada presentación de musulmanes en los comicios no se ha convertido en realidad. Ahmed Subaire, dirigente del colectivo musulmán, ha mantenido reuniones con AP, CDS e incluso con los socialistas, justo en los momentos en que sus relaciones con el Gobierno eran inmejorables. Luego estas relaciones se han enfriado, su peso político en la ciudad ha disminuido considerablemente y todo ha quedado en agua de borrajas. En cuanto a la posibilidad de que se hubiese presentado una lista propia de la comunidad musulmana que, según los cálculos del propio Subaire, en función de los miembros de su colectivo con derecho a voto, hubiera podido obtener dos concejales, todo hace pensar que el dirigente musulmán ha preferido guardar esta posibilidad para 1991. Ahmed Subaire noria de musulmanes de Melilla y que ha participado en reuniones con la administración como portavoz de toda la comunidad cuando se rompieron las relaciones con Dudú, ha mantenido contactos con varios partidos políticos para su inclusión en las listas, pero sin resultados positivos. En Melilla hay aproximadamente unos tres mil musulmanes Ahmed Hoh que tienen derecho a votar, aunque se espera que su participación sea muy reducida. La inclusión de estas personas en una lista electoral no parece que vaya a animar al colectivo a una participación masiva. Por otra parte, Dudú, desde el otro lado de la frontera, ha enviado mensajes a sus seguidores en el sentido de abstenerse en estas elecciones.