Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 8- 6- 87- OPINION -ABC, pág. 19- NEGATIVO BALANCE UANDO ya se ha cumplido un año y medio de la incorporación de España a la CEE, los resultados para nuestra nación no son favorables y la polémica sobre las condiciones en las que se pactó o aceptó la integración se mantiene viva y abierta. Con el deseo de presentar electoralmente la incorporación a la CEE como éxito importante de la gestión socialista, se aceleraron las negociaciones últimas sin cuidar de errores ni de precipitaciones y luego no han sido corregidos en la medida en que pudieron serlo- por los fallos o faltas de coordinación del Gobierno El sector agrario- todavía de tanto peso en la economía nacional- fue evidentemente el más perjudicado en las negociaciones de ingreso en la CEE y sigue sin mejorar sus posiciones en las conversaciones y acuerdos posteriores con la Comunidad. Para las producciones del campo español que son verdaderamente competitivas, el plazo transitorio es el más largo- -diez años- -y se ha fijado o aceptado uno más corto- -siete años- -para aquellas otras que no son competitivas. A este perjuicio notorio que va a condicionar negativamente el futuro inmediato de nuestra agricultura, se suma otra deficiencia de la política seguida por el Ministerio correspondiente, cuyas consecuencias alarman a los agricultores. Nos referimos a la concertación solicitada por ellos para hacer frente a la situación que deben superar. Pero una y otra vez, el ministro Romero demora el plan de concertación. En s u m a de cara a la agricultura y a l a ganadería, los perjuicios ciertos no han tenido la compensación, esperada y posible, de medidas de la Administración española. Y la deficiente gestión del Ministerio de Agricultura- -donde el ministro se obstina, al parecer, en que todo pase por sus manos- -acrecienta día a día el disgusto y malestar de agricultores y ganaderos. Pero siendo graves estas cuestiones, no menor gravedad debe atribuirse al crecimiento de nuestro déficit comercial con la Comunidad Económica Europea, asunto que debería inquietar tanto a la Administración como inquieta y alarma a los empresarios. Resulta, según CAMBIOS EN LA EXPO- 92 Pellón y Ballester, que serán los máximos responsables de la Sociedad Estatal para la Exposición Universal y de la Oficina del Comisario. Con estos nombramientos, la Administración pretende poner fin a la lamentable cadena de enfrentamientos que han venido produciéndose alrededor de los órganos decisorios de la Expo. La presencia del ingeniero Pellón, persona de confianza de don Felipe González, es indicativa de la orientación adoptada. Puesto que don Manuel Olivencía, comisario de la Muestra, goza también del respaldo de la Moncloa, es de esperar que hayamos llegado ya al final de ese continuo barullo, entre partidista y provinciano, alentado desde algún alto organismo de la capital de España y bien secundado en Sevilla por quienes en el PSOE no admiten la actuación de personalidades independientes en puestos clave de la vida nacional, entre ellos el Ayuntamiento de la ciudad, que ha bloqueado incluso la publicidad de la Exposición. La creación de un Comité de Dirección presidido por el propio González confirma este juicio, aunque no pueda negarse el fondo electoralista. En 1992 Sevilla y Andalucía se juegan su futuro. Si la Expo se organiza adecuadamente, si se logra implicar a la empresa privada y se acometen todos los programas previstos, que representan una mejora consid e r a b l e de m ú l t i p l e s servicios, el sur podría co- C datos de la OCDE, que durante 1986- -primer año de la integración- -España aumentó sus importaciones de países comunitarios en un 31,56 por 100, y sólo incrementó sus exportaciones a ellos en un 6,68 por 100. Y según datos de la Comunidad Económica, en los dos primeros meses de este año, nuestro déficit comercial alcanza ya la suma de 57.557 millones de pesetas. Se registra, por lo tanto, una clara y alarmante tendencia al déficit, a la que se debe poner remedio sin pérdida de tiempo. Y que, sobre todo, no debe ser desvirtuada con la alegación de la compra de bienes de equipo porque el sector industrial español va a necesitar otras medidas económicas, aparte la renovación de su utillaje, para afrontar con éxito la competencia comunitaria. Siendo, pues que lo son en notable medida, irreversibles la mayor parte de estos perjuicios, se impone claramente concluir la confusión y él desorden, la ineficacia y la incompetencia, que siguen informando las relaciones con la CEE. La integración de España ni fue baza singular de partido, aunque se hiciese mal por uno, ni debe ser contemplada en función de otros intereses que no sean los enteros de la economía española, a los que debe plegarse cualquier política partidista. Aunque, como le sucederá cada vez con frecuencia mayor al socialismo, tenga la obligación de desviarse o contradecir sus particulares criterios para aplicar la legislación que obliga a todos los miembros de la CEE. E LlaGobierno ha nombrado dos nuevos gestores para Expo- 92, los señores ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores Darío Valcárcel, Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes de Redacción: J, A. Gundín (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) a Berasátegui (ABC literario) A. Fernández (Economía) J. I. a a Garcón (Cultura) A. A. Caonzález (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L. U Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Contkiuidad) J L. Martín Descabo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Raza (Continuidad) C. Prat (Domrical) Sanüago Castelo (Colaboraciones) Secciones: J Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Váñez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D. Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) menzar el despegue al que tiene derecho. Hoy por hoy, sin embargo, La Cartuja sevillana continúa siendo un páramo, cuando faltan sólo cinco años para el comienzo de la Exposición. Se diría que la abundante bolsa de votos del Partido Socialista en la región andaluza, actúa de escudo contra la Expo. Andalucía y su capital fueron incensadas en los últimos años del régimen anterior con las vagas promesas del canal Sevilla- Bonanza. Al final, como en el soneto cervantino, fuese y no hubo nada Todavía se está a tiempo de enderezar la Expo- 92; mañana puede ser tarde. Lo que está en el envite es una cuestión nacional: no podemos hacer el ridículo ante el mundo entero. Lo primero que urge- y nunca mejor empleado el término- -es definir qué se pretende con la Exposición. Todas las grandes muestras se han concebido siempre con un objetivo: la de Bruselas se hizo para convertir a la ciudad belga en la capital de Europa, y así fue; la de Osaka para demostrar al mundo que Japón se encontraba a la cabeza de la revolución tecnológica, y se demostró; la de Vancouver para dejar clara la supremacía de la ciudad canadiense como primer puerto del Pacífico, y se dejó claro. Pero este proyecto falta en la Expo. Sevilla va a beneficiarse de sustanciosas inversiones en infraestructuras viarias y de comunicación, aunque las de la Telefónica necesitarán diez años para llevarse a cabo. Una exposición no es una suma de edificios. Por su ubicación, por su historia y cultura, Sevilla reúne condiciones para transformarse en el gran centro cultural y universitario del sur de Europa y en nudo intercontinental de comunicaciones. Tal es, pensamos, la finalidad que debe perseguir la Expo- 92. La Exposición Iberoamericana de 1929, celebrada durante la dictadura del general Primo de Rivera, constituyó un éxito rotundo que se ha incorporado a la memoria viva de Sevilla y de Andalucía. Sería literalmente indescriptible que un régimen democrático con muchos más recursos- políticos, humanos y financieros- fuera a quedar por debajo. Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno Personal: C. Conde. Financiera: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 43502 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.