Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NA cz citpue Ias kis cujiini jpanciüne. s manimas aprobadas ofitijilmtiuc poT lii Iglesia en el siglo XIX. 5 C van íi n í a r a LOntiiiuacnSn Tre! nuevas manitcitaciones úc Á Virgen, ipualmenlc reconocidas y que han ocurrido L n el siplo dCtual La pntnLTii do oll s sucedió en Poriuoal v ¡ÍS dOí lesl inies en B ¿tgica. La jpancuin de IÜ VJFccn en Poriu; jl luvo lujijr el ílía de niiiyo de 1917 en b locahdüd do J- ütima. Tres paslorcilos llumydos Luda, FallcliCO y Jjicintii habían llevado su ovqa. al lugiiir conocido como Cuev; i de Ina, a lan solo dos kilómfl tv de Fa ima- E cielo csliiba nuboso y un relámpago asumió J los ires nim s. En U íucsa vjeron jparocor uníi joven Sonora que les Iranquili ó pidi fndoles que no cuvicran miedo V les dijo: -E s mi deseo U APARICIONES DE LA VIRGEN RECONOCIDAS POR LA IGLESIA mulaban ijibre el- Secreto de F ¡i (i a eludiendo asimismo dar una re puesta. tomó un rosario entre su manos y dijO Aquí est. í el remedio contra el mal. Íe 7 ad y no pidih uad; miis. Confiaros en la Madre de Dios. jftc ad. rezad mucho, rezad el rosario U dos los días Es dt tiv dos conocida la gran devoción a la Viríen de Fálima de nuestro actual Vicano de Criólo; por ello, a nadie sorprendió el que peregnna t al santuano de la Cuevji de n- i el uño l M 2. tras el alentado que sufrió en Roma, como muestra do su agradecí míen lo a la Virgen p t: haber salido ileso del mismo. Por olfa parte, no de a do resultar curioso el hecho de que dicho atentado, del que salió míl. iprosamenie con vida, tuviera lu ar un 13 de mayo, coinadiendo con la fecha de la primera apiíricion de la Vircen de Fálima Finalmente y ya p ira lemsinar esto resumen de las apariciones reconocidas oficialmente por la Iglesia se v ¡tn a citar ias, dos ullimas ambas sucedidas en Bélgica. La pnmoTLi de ellas tuvo lugar en Beaurain H en el ano IM. Z, siendo los videntes cinco niños, a quienes se les apareció Nuestra Sení ra en el jardín de su colepo. Les pidió oración y peniiencia, promeiiendo su poderosa mediación para la conversi n de los pceadoreí Fueron treinta y Iros las apariciones de la Virgen, al cabo de la í cuales fue nombrada una comisión para investigar estos hechos, siendo- jprobadas nnalmeiile en 194 por ct obispo de Naniour. quien afirmó; La Reina de los Cielos s -aparecii a los niño de Ileaura ¡ng. -En 1 3: un año después de las apariciones de Bcauraing, luvieron lugjr las de Bannevin, también en Bélica. íln esta ocasión la videnle lúe una niha de doce años llamada Manna Bcco. a quien Nuestra Señora se presento como- Virgen de los Pobres- Curaciones y conversiones vinieron a confirmar el alcance del mensaje espiniual de Mafia, que pudiera TesuminvC en su petición de siempre: oraciones, penitencia y lener confianza en FJla. E obispi de Licja aprobó oficialmente su culto en el ario 1 V 42 con las siguienies palabras: Acrcdiíanios que la Sami ima Virgen so apareció V hablo realmemo en Banneu. a t iic volváis a esie mi mo lugar ur. inlo seis nieges seguidos el día Irece de cada mes. -La Santísima Virgen aciidjíi j rodas tsias oiin Idl eonio h- ihía anunciüdo. y en la l e i r a do ellas promelió un mila ¡íTü cspccracular. que lendria lucar oí día Ll de txlubre. con la ñn didnid di? que al presenciarlo lodos t r e y e s t n Tal como dice San Pablo, Dio i permile los mila; ros precisa me n le para el hicn de os inoíódulos A medida que st acercaba ia fecha señalada. Ui ev eclaeión era e n o r m e en todo onugal V desde los lupares más alejados una ¿ran niuliilud de ¡eme se preparaba pjra oslar en Títima el 13 de octubre, Cuando llegi el día, más de 7 i. hKí personas íC ciingjcgjron jJttdirdor de la Cue 3 de Ina para presenciar el prodigio anunciado por la Virgen, Era mediodía y líi muliuud esperaba padenTemenlo b ijo la lluvia. De repenle. las nubes se apunaron y el mi la pro prometido se cumpln del modo m ¿s inesperado y e iraordinano. Et Sol se mosiro semejante a un lun inoso disco de plata en el que los ojos podían fijarse -in quedar deslumbrador; gir 6 st bre ii mi mo como unii rueda de fuego proyectando haces de luz que cambiaban do lonalidad: Im deslelloa. do vjiios colores, se refle ab ¿n sutcsivameiito en ios rostros atónitos que observaban haeía lo alio, en un momento dado pareció desprenderse del Firmamento v procipilar e sobre ellos; detuvo de nuevo íu caída vertiginosa v volvió a romon arse del mismo modo que habki d e s c e n d i d o T d n l o los creyentes como los incrt dulos conlemplaron et prodigio v fueron lesiiíso de lo que íucedió At atal iii i l pudieron asimismo comprobar que su vcilidos mojadoí por la lluvia, estaban eompleían t- nle secos. Este suceso eílraordinarjo, conocido popularmente como la djnza del So! -se ha venido repiliendi- j desde entonces L- n la mayoría de las 68 Un perÍDdisia publicó un amplio Fálimaon sin etnbsrgo, no se ha de cs! 3 t n f o r m a c i ó n Lo que se escribió el- s e c r e t O por ortíen cxlracio del célebre- SecreTo de podido confirmar la autenticidad sabe c o n certeza es que Lucía de su confesor en el aho 1943 apaíiciünes, como si con el se quj viera Rdranli ¿ar la autenticidad mariana. En los mensajes JUO Mana comunico en Fálima llhiMa nuevam e n i c de eso posible castigo, cada ve; más cercano Vuelve a edir sacrificios para redención de to 5 pecados, el re 7o del lOs- ifLO. ¿coniuniOTl de IOF pnmeros í. bados de mts V la devoción al Corazón Inmaculado de María. Bn refíiuon con la aufenlioidad de esias mJnifesiacKmcs de la Virgen de í- itima, el obispi de Leiria levo una pastoral aprobando las apariciones en el jno 1 30 y declarando como dij nas de crédito lai visiones de los niños en la t ueva de na. Un penodi ta pu- bbcó un iimplio exiracto del celebre- Socroio de Fálima- sin ombarj; o. no se ha podido tonfiímar la anicnlicidüd de esta informacton. Lo que so sabe con ccrtCi. es que Lucía escribió el- ScereiO por orden de su confesor en el año 1943. haciendo entrega del mismo, en sobre cerrado y lacrado, al obispo de Loiria, con el r u e g o de no publio irto hasta l9 bV Juan XXIJI fui. -el primer Pilpa que rrhno sobre; io cerró de nuevo v decíalo: No quiero ser profeía do calamidades Pablo VI anipoco ctínsideró Oportuno revolar este wcrclo. v ainís más tarde, nuestro actual Pontífice, Juan Pablo conn contestación a las preguntas que le for- Esperanza RIDBUEJO