Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 7- 6- 87- DEPORTES -Campeonato de Europa de Baloncesto -ABC, pág. 07 La semana Copa del Rey de fútbol. En partidos correspondientes a las semifinales de este trofeo el Real Madrid ganó por 3- 2 al Atlético de Madrid en el estadio Santiago Bernabéu. En la otra semifinal. Real Sociedad y Athletic de Bilbao empataron a cero. Los partidos de vuelta se jugarán el próximo miércoles. FIFA, FEF y CSD llegaron a un acuerdo en Zúrich para modificar los estatutos- federativos a fin de observar el cumplimiento del artículo 48 de la FIFA, que regula litigios deportivos, y no quede conculcada la Constitución Española. El Valencia, tras ganar al Cádiz por 2- 0, confirmó su ascenso a Primera a cuatro jornadas del final de la Liga en Segunda. Eurobasket 87. La selección española de baloncesto comenzó con buen pie este Campeonato europeo y se clasificó para la segunda fase al derrotar a Francia por 111- 70. a Rumania por 116- 98 y a Grecia por 106- 89: Atletismo en Madrid. Edwin Moses. con 122 victorias consecutivas en los últimos diez años, fue derrotado por su compatriota estadounidense. Danny Harris por trece centésimas de segundo en la prueba de 400 metros vallas. En esta reunión de Vallehermoso, Cari Lewis consiguió doblete en 100 y 200 metros. Roland Garros. Arancha Sánchez- Vicario y su hermano Emilio quedaron eliminados de este torneo en cuartos de final femeninos y octavos de final masculinos, respectivamente. Arancha perdió ante Sabatini por 6- 4 y 6- 0, mientras su hermano lo hacía con Andrés Gómez por 5- 7, 1- 6. 7- 6, 7- 5 y 6- 4. Lendl y Wilander disputarán la final masculina de estos Internacionales de Francia. Liceo y Barcelona disputarán a doble partido, los días 7 y 21 de junio la final de la Copa del Rey de hockey sobre patines. Gran Premio de Monaco. Los brasileños Ayrton Senna y Nelson Piquet ocuparon la primera y segunda posición, respectivamente, tras el abandono de Nigel Mansell por problemas con su Williams- Honda. El español Adrián Campos no participó al sufrir conmoción cerebral a consecuencia de un accidente en los últimos entrenamientos. Copa del Rey de balonmano. Semifinales, partidos de la primera eliminatoria: Cacaolat, 23; Cajamadrid, 22. Atlético de Madrid, 29; Barcelona, 27. 76- 94: La actuación arbitral fue decisiva en la derrota española ante Yugoslavia Desconcierto en los hombres de Díaz Miguel, ya clasificados Atenas. Julio Carlos Diez, enviado especial Como era de esperar, porque a Yugoslavia le resultaba vital el triunfo, la buena racha de la selección española en el Eurobasket 87 se quebró como un junco. El viento rompedor tuvo nombre propio: Martolini y Housman, dos arbitros empeñados en ayudar a los compatriotas de Stankovic, mandamas de la FIBA. Es difícil explicar en caliente, nada más acabar el partido, lo sucedido sin pasarse en los calificativos para el italiano y el norteamericano que dirigieron el juego. En el primer tiempo machacaron al equipo español con decisiones peregrinas y permitieron que los yugoslavos montaran su habitual numerito de constantes provocaciones. El error de los nombres de Díaz Miguel fue caer en la red que tendieron sus rivales. Desorientados, desconcertados, indignados... perdieron primero la concentración y las ideas, y, sucesivamente, todo lo demás, incluido el partido. Empezó España con Villacampa, Jiménez, Romay, Solozábal y Epi. Lá defensa para frenar a Drazen Petróvic era similar a la empleada para anular a Gallis, pero no salió tan bien, quizá por culpa del cansancio, ya que es casi imposible mantener tal esfuerzo continuado en dos partidos consecutivos. Para colmo de males, los pivots yugoslavos- Radovanovic y Vrankovic, con la posterior ayuda de Divac- dominaban a los españoles bajo los dos tableros, aunque la estadística oficial diga lo contrario: 37 rebotes hispanos por 35 del rival. La realidad es que cuando el balón no entraba en el cesto era mejor aprovechado por los yugoslavos que por los españoles. Sin rebote, o con muchos problemas para conseguirlo en condiciones óptimas, el sistema ofensivo español no funcionó con la habilidad habitual. Los pivots no podían resolver bajo el tablero, los tiradores no encontraban posición para lanzar y Mi canasta PARTIDO PARA OLVIDAR Habrá que olvidar la triste tarde del equipo de España frente a Yugoslavia, primero porque no se puede jugar peor siendo ¡guales o mejores que los balcánicos, y en segundo lugar porque la derrota, estrepitosa para la historia, podría no tener influencia a la hora final del Europeo. Salió España frente a los hombres qué dirige el mítico Cosic a jugar con sus fundamentales armas: defensa y contraataque. Se encontró en frente a un equipo con las mismas y además más centímetros debajo del tablero y un Drazen Petrovic que marca la diferencia cuando no se le vigila con atención y está en tarde inspirada. Ocurrió esto último y se sumó a favor de los yugoslavos que Antonio Díaz Miguel parecía estar pensando más en los posibles rivales de la fase final que en el propio partido. Por ello uno tiene que pensar que se olvidó de Sibilio demasiados minutos, que Romay, que está haciendo un gran torneo, no es un superhombre para jugar sin descanso, que los jóvenes que ha incorporado al equipo también tienen que aprender en las horas de sufrimiento y que hay que mentalizar al equipo también a la hora de lanzar los tiros libres. La derrota podría ser anécdota. España puede ser segunda o tercera del grupo y con los cruces salir incluso beneficiada. La guerra no ha terminado. La hora de la verdad, empieza desde el martes, cuando en los cuartos de final sepamos si vamos hacia arriba o no. Por los equipos que pueden ser contrarios, todo indica que si España mantiene la identidad de su juego, buena defensa, contraataque y versatilidad ofensiva, dada la enorme calidad de los Sibilio, Epi, Villacampa y Margall, los hombres de Díaz- Miguel deben estar entre los que luchen por las medallas. EMILIANO Drazen Petrovic el contragolpe era imposible. Con todo en contra, el equipo español resistió quince minutos. En ese instante el tanteo era de 34- 34, tras una reacción notable íue permitió anular las ventajas interiores de los yugoslavos. En l descanso, sólo cinco minutos después, el marcador señalaba 36- 54. Esto es, dos puntos españoles por veinte yugoslavos, gracias a la complacencia de los colegiados, que, ante el peligro de tropezón yugoslavo, decidieron intensificar su labor hasta resolver la cuestión de forma definitiva. Tras el descanso, el partido fue otro, porque ya todo daba igual. España siguió mal, pero sin soportar la persecución de los arbitros, lo que le permitió mantener una cierta dignidad en la pista. El tanteo de esta parte (40- 40) responde a lo que cabía esperar. Lo de la primera estaba fabricado artificialmente. En cualquier caso, lo indudable es que la selección jugó mal, muy mal. Es algo que hay que reconocer. La cuestión es saber si la culpa del desastre fue del temor que sigue existiendo entre los jugadores de Díaz Miguel a los yugoslavos, de la valía de éstos o de la lamentable actuación de los arbitros. España: Villacampa (6) Sibilio (6) Margall (3) Jiménez (8) Romay (13) Montero (0) F. Arcega (0) Solozábal (20) y Epi (20) Yugoslavia: D. Petrovic (24) A. Petrovic (10) Paspalj (2) Grbovic (9) Radovic (6) Vrankovic (4) Radovanovic (6) Divac (14) y Cvjeticanin (19)