Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 7- 6- 87- RELIGION ABC, póg. 75 Este es el mensaje que la Virgen hace llegar a cada uno: ¡Dios es amor! ¡Dios te ama! Mil quinientos millones de personas pudieron ver la inauguración del Año Mariano Es el mayor acontecimiento tecnológico en el campo de las comunicaciones sociales Ciudad del Vaticano. Miguel Castellvi Juan Pablo II inauguró el Año Mariano con un doble mensaje dirigido al mundo y a la Iglesia. Hablando en Mundovisión a más de mil millones de personas desde la basílica de Santa María la Mayor, de Roma, pidió a la Humanidad que vuelva a Dios. Y dirigiéndose a la Iglesia, invitó a los cristianos a profundizar en la Ayer, a través de un despliegue técnico sin precedentes, el Papa pudo llegar a lo que llamó la oración universal En nombre de una figura también universal: la Virgen María. Los satélites, los repetidores, las conexio- nes h i c i e r o n p o s i b l e la maravillosa transmisión de Mundovisión. Más de mil millones han podido acompañar al Papa en su oración. Un millón llenaron los santuarios desde donde se efectuó la retransmisión. Pero hay que subrayar que al Papa lo que le interesaba era la unión de corazones por encima de fronteras y divisiones. No ha sido el Vaticano quien ha buscado un acto espectacular para iniciar el Año Mariano. Se ha aceptado una propuesta que ha hecho f a c t i b l e el c o n t e n i d o universal- católico- de cualquier oración, incluso 1 a que sube al cielo desde el último rincón de la tierra. Para unir a los hombres en nombre de algo que tantas veces ha dividido: Ja religión. Por esto el Papa insistía al final del rosario en el eco mundial del acto y lo definió un momento de comunión espiritual profunda, especialmente sugestivo gracias a la conexión con los principales santuarios marianos. Una admirable armonía de corazones que ha resonado en los cinco continentes, en grandes templos de la Cristiandad, en innumerables Comunidades eclesiales y religiosas, en lugares de sufrimiento y de recuperación, de asistencia y de caridad, en muchas familias: un cora cosmopolita de hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, unidos todos en el lenguaj de la plegaria. Juan Pabló II dijo que la basílica de Santa María la Mayor, donde había tenido lugar la parte central del acontecimiento, había sido un corazón latente de oración, de comunión y de caridad y afirmó que en la meditación de piedad mariana y a que el rosario vuelva a ser la oración habitual de las familias. La dimensión mundial de este pontificado se ha subrayado innumerables veces. Lo hemos visto en sus viajes y también lo vimos en Asís, cuando a una invitación del Papa respondieron unánimemente los líderes religiosos del mundo entero. miento a la Humanidad para que busque a Dios: Hermanos y hermanas diseminados de un extremo al otro del globo terrestre, éste es el mensaje que la Virgen hace llegar a cada uno en este momento singular: ¡Dios es amor! Quienquiera que seas tú, cualquiera que sea tu condición existencial, Dios te ama. Te ama totalmente. El hombre está llamado a la comunión con el Creador. El deseo insustituible de la verdad y de la felicidad nos lo recuerda continuamente. El hombre necesita a Dios. Después de insistir en que el mundo debe volver a Dios por medio de María reforzando nuestras relaciones con Dios como, garantía de nuevas relaciones de verdad y bondad entre los mismos seres humanos puso a María cpmq modelo de la nueva Humanidad en la que se realiza plenamente el designio de Dios. La última parte de su mensaje se dirigió a los cristianos, a los que animó a profundizar en la devoción mariana y a rezar el rosario en familia. ¡Ave María! Que esta suave plegaria resuene alegre en 1o s templos y en los santuarios. Que señale el ritmo de los pasos peregrinantes por los caminos del tiempo; de los pasos del pueblo de Dios en camino. Que el rosario vuelva a ser la plegaria habitual de aquella Iglesia doméstica que es la familia cristiana. Así la plegaria del rosario llevará a nuestro mundo, con la sonrisa de la Virgen Madre, la expresión de la ternura del amor de Dios por la Humanidad valiente y temerosa del siglo XX. Es el deseo que brota del corazón en el umbral del Año Mariano. Que este año sea un grandioso Magníficat que toda la Iglesia eleve al Señor, el cual ha mirado) a humildad de su Sierva y ha hecho en Ella y para Ella maravillas Juan Pablo II pide que se vuelva al rezo del rosario en familia los misterios del Rosarlo nos disponemos a descubrir el sentido profundo de la historia, penetrada íntimamemente por el designio providencial de la salvación, que el Espíritu Santo desarrolla a través de los acontecimientos En estas palabras se escucha un eco inmediato de la encíclica sobre la Virgen Redemptoris Mater Rezando juntos- prosiguió ei P a p a- hemos reforzado los vínculos de solidaridad con toda la familia humana, con la convicción de que los retos de esta hora difícil del mundo, para que se resuelvan en favor del hombre y de su auténtica civilización, necesitan ser afrontados también con una generosa apertura a la d i m e n s i ó n t r a s c e n d e n t e Luego Juan Pablo II hizo un análisis de la angustia del hombre contemporáneo, que se pregunta sobre el significado de la trayectoria de su existencia. Aunque se encuentra ante un progreso sin precedentes, el hombre actual se siente profundamente p e r t u r b a d o por las contradicciones presentes en el mundo y en las personas, que lo llevan incluso a dudar a veces del valor mismo de la vida. Y sin embargo, el camino de la liberación está inscrito en la profundidad de su corazón. Allí donde se acalla cualquier ruido alienante llega una voz que ilumina, consuela, fortifica: la voz de Dios, Padre bueno y misericordioso, sabio y providente aquí donde hizo su llama-