Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMiNGO 7- 6- 87- MADRID -ABC, pág. 65 Los presupuestos del Ayuntamiento se multiplicaron casi por cuatro entre los años 1979 y 1987 Los gestores municipales justifican estos gastos y ponen de relieve las realizaciones Los presupuestos del Ayuntamiento de Madrid se han multiplicado casi por cuatro en el plazo que va de 1979 a 1987, es decir, en los años en que los socialistas han llevado la gestión de la capital de España. La oposición ha calificado esta elevación del gasto público como desmesurada en distintas ocasiones. Los sociaSi estas cifras suponen o no que los madrileños viven hoy casi cuatro veces mejor que en 1979 es cosa que deben decidir los propios interesados, los madrileños. El alcalde, Juan Barranco, afirma que nuestra ciudad no ha conocido época mejor desde el Siglo de las Luces. Está claro que, en estos años, se han hecho cosas. Por ejemplo, el Plan de Saneamiento Integral, que ha limpiado las aguas residuales de la ciudad y que ha permitido que los gestores municipales se apunten el innegable tanto de sembrar de peces y patos el rio Manzanares. Otras realizaciones importantes han estado, sobre todo, en el campo de la cultura, como el Planetario o los varios centros culturales construidos en los distritos, como el José de Espronceda en Tetuán. Pero, ¿justifica eso los miles y miles de millones de pesetas invertidos? Según las propias fuentes municipales, sí. El esfuerzo inversor del Ayuntamiento, es decir, el gasto en obras para los madrileños, no conoce precedentes. Más de sesenta mil millones de pesetas en los últimos cuatro años. Esta opinión no es compartida, por ejemplo, por personas tan cualificadas como Javier Soto Carmona, candidato número dos en las listas del CDS al Ayuntamiento. Fue secretario de despacho de dos alcaldes, concejal por UCD y director general de Administración Local. Afirma concretamente que es falso que los socialistas hayan realizado un esfuerzo inversor histórico. No ha pasado de los 58.000 millones de pesetas, lo que representa un 12,28 por 100 de lo que se han gastado durante los últimos cuatro años, es decir, 481.000 millones de pesetas. Lo que resulta muy difícil de justificar es el resto del dinero, es decir, 410.000 millones de pesetas. Según ellos, la inversión en gastos corrientes, de personal, ocupa el 38,42 por 100; en Salud y Servicios Sociales, el 1,45; en descentralización y coordinación La oposición dice que la inversión sólo fue del 14 por 100 y que hay despilfarro Madrid. César de Navascués listas defienden, lógicamente, estos gastos arguyendo que es la única manera de hacer obras. Según afirman, poco o nada se había hecho en Madrid antes de llegar ellos al poder municipal. La discusión puede ser eterna. Pero hay un hecho claro: La elevación del gasto está reconocida por los propios socialistas. cienda municipal. El Ayuntamiento asegura que su situación es saneada. José María Alvarez del Manzano afirma que existe un agujero en el Ayuntamiento que viene de los empréstitos y los créditos. Es decir, de la emisión del dinero del famoso Plan Villa de Madrid y los préstamos a los que se acude para ir haciendo financiación. Sólo con los impuestos no se llega a cubrir gastos. Es preciso recurrir a un endeudamiento que complemente la carga de ingresos del Ayuntamiento. Y eso, al tiempo, genera unos intereses que van gravitando sobre el presupuesto ordinario. Yo digo que la trampa está en los gastos de personal en que se dice que la proporción no crece. Pero, como la cifra final aumenta mucho, la proporción no aumentará; pero, objetivamente, las cifras son mucho mayores. No es lo mismo deber mil millones con un gasto de tres mil que deber mil quinientos con un gasto de cinco mil Javier Soto asegura nada menos que es falso, como se dice en el libro Madrid Avanza que exista superávit municipal. Y, sobre todo, es falso que esto se deba a un esfuerzo de ellos. Conforme a sus propios datos, el déficit acumulado en 1983 era del orden de unos cuarenta mil millones de pesetas. Lo que han recibido del Estado, como presupuesto de liquidación de deudas, eran unos treinta y siete mil miHones. No es que hayan mejorado el déficit, sino que el Estado- por cierto, cuando gobernaba el centro- -les ha facilitado 37.000 millones. Por lo tanto el saneamiento del déficit no se ha debido a su propio esfuerzo, sino que proviene de la Administración del Estado. Por otra parte, presentar un superávit de 611 millones es falso; aunque sólo sea por el hecho de que ahora tienen que devolver lo que han cobrado de más en la Contribución Urbana, que es del orden de los 2.000 ó 2.500 millones. Por lo tanto, lo que eso significa es déficit CRECIMIENTO DE PRESUPUESTOS DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID Los presupuestos crecieron con el PSOE administrativa, el 1 por 100. Luego quedan los capítulos de Seguridad, Circulación, Consumo y Abastos, Cultura, Educación, Juventud y Deportes. El total no llega tampoco al 5 por 100. ¿Dónde está el resto del dinero? De parecida opinión, sólo que llega a ella por otros caminos, es el que ha sido durante los últimos ocho años jefe de la oposición municipal, José María Alvarez del Manzano, que aspira a llegar a la Alcaldía de la ciudad en las próximas elecciones municipales. Afirma que ni los servicios de Madrid ni la infraestructura de la ciudad han crecido en esa proporción. Se ha producido un desmesurado crecimiento del gasto. Si se fija uno, cae en la cuenta de que se han multiplicado los gastos de organizaciones de cultura, de contrataciones que están todas metidas en gastos de asistencia técnica. Y hay que tener en cuenta el concepto que incluye ese apartado. En vez de realizar un estudio en el Ayuntamiento, a cargo de funcionarios, que los hay muy buenos, y que para eso están, se encarga a una empresa de fuera que lo realice Asegura José María Alvarez del Manzano que los gastos han crecido estos años sobre todo en la grandiosidad del Ayuntamiento en sí. Por ejemplo, encontramos un gasto desmesurado en los centros culturales que se realizan en todas las Juntas de Distrito. El Nicolás Salmerón tiene unos costes muy altos. Por otro lado están los gastos propios de las Juntas de Distrito, que han construido, en gran parte, nuevos edificios en donde, curiosamente, no han encontrado un hueco para alojar a la oposición. Hay que señalar el crecimiento de todo lo que significa el mayor número de personas, que en este Ayuntamiento se han ido incrementando por la vía de la contratación laboral y de la administrativa. Coincide en este punto Javier Soto. Asegura que, en la página 73 del libro Madrid Avanza editado por el Ayuntamiento, se habla de un 41 por 100 de incidencia de los gastos de personal en 1986. En la página 72, para esos mismos gastos, se está hablando de un 34,7 por 100. Es decir, una diferencia de 6 puntos en los gastos ordinarios de personal, Y ahí vamos a otro de los puntos más controvertidos de la Ha-