Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 7- 6- 87 OPINIÓN ZIGZAG Cuaderno de notas Disparidad El ingreso de España en la CEE obliga naturalmente a cumplir los compromisos asumidos. En otro caso no se entiende el interés en ser miembro comunitario. Nos sorprende por ello que la CEE tenga que recordar al Gobierno español que no cumple las normas de la Comunidad en cuanto se refiere a la protección de la naturaleza. Y resulta aún más sorprendente que la representación española se escude en un desfase con la CEE y alegue que la conservación de zonas de interés natural es un problema que nos supera por su envergadura y por sus costes El verdadero problema que empieza a perfilarse- y que puede agravarse en poco tiempo- es el de la disparidad entre la legislación socialista y la legislación comunitaria. Pero si esta última no se aplica en España ¿cómo nos mantendremos en el seno de la CEE? estas alturas de la campaña electoral se ha acentuado la impresión sobre el descenso o retroceso del PSOE. Sin embargo, no parece haber la suficiente reflexión sobre sus causas. Si el voto de castigo se generaliza en el país no será culpa sólo de un presidente de Comunidad autónoma o de algún alcalde concreto. Por el contrario, es preciso reconocer, en aras de la objetividad, que los Ayuntamientos han efectuado a ritmo correcto sus inversiones públicas, haciendo contraste con Ministerios como Justicia y Sanidad. Pocos observadores pondrán en duda que los entes locales merecen en general menos críticas que el Gobierno felipista. Ahora acaba de producirse un hecho significativo: el apoyo de Nicolás Redondo a Juan Barranco y a Leguina, aspirantes a la Alcaldía y a la Comunidad de Madrid; respectivamente, y las críticas de ambos, en coincidencia con Pascual Maragall, aspirante a la Alcaldía de Barcelona, contra el ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga. Quizá obligado por todo ello, Felipe González ha decidido saltar a la arena electoral, con comparecencias precipitadas en las que no ha sido posible ya, por falta material de tiempo, perfeccionar un calendario. La figura de Solchaga centra la corriente de los descontentos. La indignación de los socialistas integrados en la Federación de Municipios contra el ministro es especialmente acentuada. Y un posible fracaso electoral el 10 de junio tendría también las siguientes causas concretas: 1) Ineptitud e Incompetencia del actual Gobierno felipista en casi todos los frentes, con especial reflejo en su falta de capacidad resolutoria, que pretende disfrazarse de supuesta metodología autoritaria. 2) Calamitosa gestión en Justicia. Jueces, abogados, oficiales de la Administración, funcionarios de prisiones, presos, drogadictos, enfermos del SIDA, coinciden todos en se- A B C 37 Despidos del INI A pesar de los más de tres millones de parados, a pesar de las repetidas promesas de promoción de empleo, a pesar de los anuncios de contratación pública, los organismos oficiales siguen haciendo de su capa un sayo, y, arbitrariamente, tratan a sus trabajadores con modales nada dignos de dogmas socialistas. Y si no, que pregunten a los siete trabajadores despedidos por el Instituto Nacional de Industria de la residencia Los Peñascales, que sirve para la celebración de reuniones de sus altos cargos. Un representante del instituto, que se negó a dar explicaciones, presentó las cartas de despido a siete de los doce trabajadores del centro. Razones de trabajo no son cuando al día siguiente de esto se celebraba una reunión de directivos de CASA y quedan aún numerosas jornadas de trabajo previstas durante todo el verano. Tampoco de caducidad de contratos, firmados como de Obras y Servicios, sin fecha de expiración. Difícil es que se les haya terminado el presupuesto en fecha tan temprana. ¿Habrá una desconocida y profunda razón que no alcanzamos? ¿O tan sólo la decisión de alguien que, a falta de mejores ocupaciones, quiere merecer el sueldo que recibe? Madrid y Moses Permanecerá largos años en la memoria de los aficionados al atletismo el estadio Vallehermoso: allí, en cuarenta y siete segundos y cincuenta y seis centésimas, Edwin Moses ha perdido su ya mítica imbatibilidad y lo ha hecho ante un joven corredor que no sabe de mitos. El de Moses, sin embargo, permanece y con él el nombre de Madrid: la capital que pone epílogo a una serie de 122 carreras consecutivas del norteamericano sin conocer la derrota. Hay que remontarse a Berlín, 1977, o a sus palabras, dos días antes del fin de su reinado deportivo: Jamás me he planteado la posibilidad de que nadie me gane Fin y comienzo de dos marcas: la de la imbatibilidad de Moses y la que bate Madrid en la historia del atletismo mundial. OVIDIO Las fobias del rapsoda El rapsoda Savater descargó hace unos di as toda su ira contra la Iglesia católica en el medio que habitualmente acoge sus panfletos. Su escrito sólo contenía tópicos y lugares comunes. Don Antonio Garrigues DíazCañabate ya le contestó en el mismo medio. Pero aquí queremos dejar constancia tanto de la acertada defensa de este último, como del burdo ataque del casi olvidado e inefable rapsoda. HERRADURA- I! con Jardín privado y Piscina. EN MAJADÁHÓNDA, LA HERRADURA? (Fr títe ájáasolinera) ¿Abierto todos los días de 11 a 2 y de 5 a 8. (Excepto, festivos tarde. ñalar que la actuación de Ledesma ha sido un puro desastre. 3) Inseguridad ciudadana. José Barrionuevo está absolutamente quemado como ministro. Lo dramático sería que le sucediese un hombre como Rodríguez Colorado. 4) Inexistencia de una gestión visible en Industria y desmantelamiento descarado del sector público. 5) Depresión intensa en el área de Educación. 6) Catástrofe sin paliativos en Sanidad. Este último punto merece un capítulo aparte por ser el más candente del momento. Hay razones para dar crédito a la versión de que Felipe González le ha gritado a García Vargas, cuya gestión se acerca al puro disparate. Un día dice que no dialogará con movimientos asamblearios y al siguiente, después de la bronca presidencial, quiere mostrarse menos arrogante, más contemporizador. La verdad es que no se sabe bien para qué, cuando ya son muchos los que tienen por posible la desaparición del Ministerio de Sanidad y hasta del Insalud. Existe en este sentido una firme impresión de que el Gobierno quiere deshacerse de sus problemas actuales y transferir el Insalud a las autonomías. Es tal el pánico oficial a la Coordinadora de Hospitales, que desde que empezó la huelga el Gobierno ha transferido competencias sanitarias a Valencia y al País Vasco (estas últimas privilegiadas, para no perder la costumbre) Con Galicia se ha pactado un sistema de cogestión sanitaria como preparativo para una transferencia próxima. Andalucía y Cataluña ya habían madrugado en ese terreno. Mientras tanto, incluso desde ámbitos oficiales, se critica a los médicos hospitalarios por no haber aceptado el timo de la estampita de una subida de sueldo a cambio de nó garantizarse la menor inversión pública sanitaria. Lorenzo CONTRERAS