Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 6- 6- 87 ESPECTÁCULOS ABC 91 MARIBEL FALLA Y JOSÉ MARÍA GARCÍA DE PAREDES, HIJOS ADOPTIVOS DE GRANADA En oportunidad de la reinauguración del auditorio que es gala del Centro Manuel de Falla unido hasta por la vecindad física a la casa de la Antequeruela en la que residió el gran músico diecinueve años decisivos en su vida y obra; cuando en tiempo record se ha recobrado para la ciudad uno de sus más decisivos bienes culturales después del intencionado incendio que a todos nos consternó el verano último, era obligada la vuelta a la actividad artística con un programa por completó rendido a los pentagramas del glorioso compositor. Muy justo y feliz, asimismo, que sus intérpretes con la base de la Orquesta Sinfónica de RTVE fuesen granadinos: el maestro Miguel Ángel Gómez Martínez, hijo predilecto de la ciudad, y la pianista Maribel Calvi, para las Noches en Ios- Jardines de España elegidas junto con fragmentos de La vida breve el Homenaje a Debussy y las dos suites de El sombrero de tres picos Con evidente acierto el Ayuntamiento de Granada hizo público en la ocasión el acuerdo por el que se nombra hijos adoptivos de la ciudad a Maribel Falla y José María García de Paredes. Creo mejor individualizar las menciones, aunque bien podría señalarse que la designación recae en el matrimonio García de Paredes, porque si ella, ahijada y sobrina única del compositor, ha hecho siempre honor a su apellido y es la más celosa guardadora de ese tesoro que es el archivo de Falla, más y más enriquecido cada vez por su entusiasta desvelo; si nunca en ningún acto, concierto, seminario, festival o coyuntura en el que esté representado Falla- buen ejemplo, Venecia con las últimas sesiones de estudio y homenaje- falta solícita Maribel, José María García de Paredes ha especializado su prestigio de arquitecto miembro de la Real Academia de Bella Artes de San Fernando en algo tan unido y esencial para el mejor desarrollo de las actividades musicales como la construcción de auditorios. Y si ahora trabaja afanoso en el Nacional de la Música, que engalanará la madrileña calle de Príncipe de Vergara; si no hace mucho inauguró el Palacio de la Música Valenciana, el auditorio sobre el que se reciben las más unánimes noticias positivas; si, en fin, está en marcha el proyecto del, tan distinto, conquense, el camino lo abrió con el Centro y el Auditorio de Granada, la mejor demostración del culto de la ciudad de los Cármenes hacia don Manuel de Falla, el gaditano universal que hizo de ella segunda patria chica. Sólo con mucho entusiasmo, con un desvelo grande, habrá podido cubrirse en meses la aventura de la recuperación del tesoro cultural perdido. Y es buen premio de incuestionable legitimidad que a su principal artífice, José María García de Paredes; a su esposa, que prolonga el nombre de Falla en permanente culto, se les distinga con estos nombramientos de hijos adoptivos de una ciudad que es para ellos centro de recuerdos. y devociones plurales. Antonio FERNANDEZ- CID Muestra sobre una imagen distinta del arte japonés Madrid. S. E. El Ministerio de Cultura, a través del Instituto Nacional de la Artes Escénicas y de la Música, ha organizado, con el propósito de acercar a Madrid algunos exponentes de lo que son los espectáculos japoneses hoy en día, una muestra con el título Música, computadoras, danza e imagen de Japón que se ofrecerá del 9 al 13 de la próxima semana en la Sala de Columnas y en la Sala Fernando de Rojas, del Círculo de Bellas Artes. Siempre que hemos asistido a algún espectáculo japonés nos hemos encontrado con algo perteneciente al ámbito tradicional: kabuki, noh, bunraku, o todo más el butoh, en alguna de sus múltiples adaptaciones para el público occidental. Y nos ha sorprendido que un país tan abanzado tecnológicamente, un país que en muchos aspectos nos adelanta el futuro, estuviera siempre representado a través de su tradición. Por ello, esta vez, junto con diversas instituciones europeas- actualmente están actuando en París (del 2 al 12) y viajarán a Milán una vez acaben en Madrid (16 y 17) para dar por terminada la gira europea en Theater der Welt de Stuttgart (del 18 al 26 del presente mes) los responsables españoles han elegido unos grupos que no corresponden a esa imagen típica trácional que tenemos sobre el arte oriental. Los integrantes de estos grupos son personas con inquietudes, que han estudiado y actuado en el extranjero, y que se proponen, atraídas por la vanguardia, crear nuevas formas o, en muchos casos, fusionarla modernidad con el clasicismo. El público madrileño podrá presenciar las actuaciones de Frank Chickens, grupo integrado por dos jóvenes bailarinas- Kázuko Hohki y Kazumi Taguchi- que combinan en su show una gran diversidad de estilos y formas de arte; a Shimizu Yasuaki, uno de los músicos más apreciados en su Japón natal, ofrecerá, con su saxo, un concierto, esta vez acompañado de otros cinco músicos- Mali Mango (Francia) voz y teclados; Marten Ingle (Estados Unidos) bajista- cantante; Valery Lobo (Camerún) batería; Amina Annabi (Francia) voz, y Thierry Guiot (Francia) programador del ordenador) El célebre transformista japonés Miwa, con su espectáculo de cabaret, El amor, la canción, la vida ofrecerá tres actuaciones, y la bailarina Slizushi Hanayagi, coreógrafa de Bob Wilson, en complicidad ahora con el no menos excepcional realizador de vídeo Katsuhiro Yamaguchi, presentará el espectáculo de uta mai la danza clásica japonesa más austera y más cerrada, con el título de La señora pies y manos Igualmente se ofrecerá, dentro de esta muestra, la proyección de la película El lagarto negro dirigida por Ninji Fukasaku, e interpretada por el transformista Akihiro Maruyama (Miwa) y la participación especial del escritor Yukio Mishima: La muestra servirá, si no para romper, por lo menos para resquebrajar nuestras ideas tópicas sobre los japoneses y su forma de hacer arte. Homenaje a Ravel de la Embajada de Francia La idea no ha podido ser más feliz. La Embajada de Francia- l a residencia del embajador francés, convertido uno de sus grandes salones en marco para el concierto- y la Casa de Velázquez, en organización conjunta, han querido anticiparse a las celebraciones del cincuentenario del fallecimiento de Maurice Ravel y ofrecer en dos programas su obra integral para piano, que tanta importancia alcanza en el catálogo general del admirable músico vasco- francés, como bien apunta en sus justos comentarios el catedrático Mariano Pérez. Páginas muy conocidas, algunas también por su delicioso trasplante a la orquesta, se unen a otras de menos frecuente empleo. No es el momento de señalar lo que suponen dentro de la historia del piano la Sonatina Miroirs Le tombeau de Couperin Gaspard de la nuit Ma mere l oye Lo clásico, lo más moderno pueden hermanarse, como el ensueño y la transparencia, la poesía evocadora y la precisión rítmica. Escribo desde la primera actuación, la dada en la residencia de los embajadores, gentiles anfitriones de un senado atento, que pudo gustar la considerable calidad del pianista franco- español, nacido en Argel, Emmanuel Ferrer, de estrechas vinculaciones pedagógicas con nuestro país. Aun sin alcanzar la medida última de la inspiración y el virtuosismo, pero con suficiencia de medios, Ferrer se mostró seguro conocedor de un repertorio que ha estudiado a fondo. En su programa escuchamos, como prólogo, dos de las páginas ravelianas. A la manera de... evocadoras de los modos de Chabrier y Borodín, los tan sugerentes Juegos de agua de técnica pianística tan origina, y avanzada con respecto a su momento y dos ciclos básicos: el de Miroirs tan abundoso en contrastes, que señalan, sobre todo los contemplativos, insistentes Oiseaux tristes y la rutilante Alborada del gracioso y ese modelo afiligranado de síntesis en donde se unen el recuerdo al pasado y la visión de un artista de su tiempo que es Le tombeau de Couperin Digamos, puesto que no será posible la presencia en el segundo recital, que para la versión, piano a cuatro manos, de Ma mere l oye contará Emmanuel Ferrer, cordialmente aplaudido esta vez, con la colaboración de Francisco Luis Santiago. A. F. C.