Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 A B C DEPORTES SÁBADO 6- 6- 87 Desde mi batel MINICARTAS A Hugo Sánchez: El miércoles, en el Bernabéu, tú hiciste dos goles; Butragueño, uno. El gol de Butragueño fue celebrado por todo el estadio. Aquello fue el delirio. Algo así como si del cielo hubiera llovido un maná de oro. Butragueño no está jugando bien, pero en cuanto hace algo importante, una nube de cariño lo envuelve. Yo entiendo poco de celos, Hugo; pero la pasión de los celos no tiene buena Prensa y hay quien dejó escrito que los celos son el peor de los males. El pater blanco ésto es, la masa social blanca, ama ciegamente a Butragueño. Eso no debe hacerte sufrir. Tú, Hugo, parece que sigues pensando en marcharte del Real Madrid. Yo, que veo el fútbol sin pasión por aquello de que donde hay pasión no hay objetividad, deseo que te quedes por el bien del Real Madrid; pero si te vas, estoy seguro, y así se lo tengo dicho al presidente Mendoza, que al Real Madrid le costará mucho más ser campeón de Liga, y es probable que hasta tarde años en dar con un ariete como tú. Si te sirven de consuelo y reconocimiento estas líneas, lo celebraré. A Magdaleno: Aprende, goleador del Mallorca, de Juanito; a Juanita, como sabes, de cuando en cuando se le escapa esa mala furia que le anda suelta por las venas y le tira un salibazo a Stielike o le plancha una mejilla a Mattahus. Cuando eso le sucede, no es él: es su incontrolado alter. Y Juanito, en vez de justificarse o decir mentiras, se confiesa en voz alta y pide perdón, y a ver quién es el mal cristiano que no le da un cariñoso cachete en el cogote a la vez que le dice: Contente, que no se repita; que eso no te hace favor. Tú, Magdaleno, nada: tenaz, pertinaz y contumaz, como Roca, Baró e Iriarte, los tres tenaces, pertinaces y contumaces en llevarse como Tamames con Yáftez o así. Mira, Magdaleno: cuando un arbitro, el que sea, escribe en el acta que un jugador le ha dicho vayase usted a... yo, y casi todo el mundo, cree al arbitro; en el jugador que eso niega, sólo cree su novia o su mujer. Mea culpa, Magdaleno. Después de todo, y esto lo dice el académico don Camilo, un exabrupto deja sereno y esponjado el ánimo. Lo tuyo con el señor García de Loza no oebe repetirse, por supuesto. Miguel ORS Lendl- Wilander, final de ligo para la tierra batida de Roland Garros El checo eliminó a Mirosiav Mecir, y el sueco, a Boris Becker París. Juan Pedto Quiñonero Ivan Lendi y Mats Wilander eliminaron ayer a Mirosiav Mecir y Boris Becker por 6- 3, 6- 3, 7- 6 y 6- 4, 6- 1, 6- 2, respectivamente, en dos partidos de un nivel técnico excepcional, anunciando una final de Roland Garros, para mañana, que enfrentará a los dos mejores del mundo en tierra batida. La victoria de Lendi sobre su compatriota Mecir fue la victoria de un monje- soldado imponiendo su ley con la maestría de un general de campo. La victoria de Wilander sobre el fogoso de Wilander, que desmoronó sus ataques con Becker fue la de un héroe solitario imponienvoleas o passings literalmente mortales. do el triunfo de la perfección técnica sobre el La velocidad excepcional impuesta por Boempuje psicológico más excepcional. ris Becker durante los cuarenta minutos del Ivan Lendi abrió el juego adoptando una partido tuvo que responder, con urgencia, a posición de expectativa, calculando el espa- la contraofensiva de un Wiiander que, controcio, el terreno, el tempo y los proyectos de lado el ataque enemigo, pasó a bombardear ataque de un rival sin duda temible. Mecir in- las posiciones del alemán con una sucesión tentó una y otra vez, durante los dos prime- implacable de passing- shots y voleas. Wiros sets hacer oscilar el ritmo de los inter- lander lanzó más de quince passings decambios desde el fondo de la pista, descu- sestabilizantes. briendo a Lendi su propio proyecto táctico: En la volea de ataque, Wilander puso de Mecir intentaba romper la estrategia tradicio- manifiesto, igualmente, que su regularidad nal del primer tenista mundial, muy alejado tradicional, la belleza conocida de su lob de la red, para vencerlo con ataques muy se enriquecía con un tenis más ofensivo y rítofensivos desde la mitad de la pista. mico, respondiendo, precisamente, al ritmo Siendo exacto el análisis teórico, la estrate- allegro molto vivace de Becker con sucesigia de Mecir estaba condenada a estrellarse vos passings de revés de una elegancia de modo patético: Lendi contrarrestó todos mortífera. Desde el segundo set la conios ataques frontales de la volea y el drive traofensiva técnica de Wilander fue tan bella cruzado de Mecir para ejcutarlo con pas- y eficaz que Boris Becker no pudo afrontarla sing- shots y voleas amortiguadas que su- psicológicamente, para derrumbarse con la peraban a su rival en un terreno mal conoci- melancólica elegancia de un ataque fallido do para Lendi, subiendo hasta un terreno in- que condena al brillante bunker a morir en termedio y arriesgado. el fondo solitario de una pista inexpugnable. La final de Roland Garros, en fin, será disDurante el tercer set Mecir intentó escapar a la precisión hipnótica de un rival que putada mañana, domingo, por los dos homdesmontó todas sus intenciones, rompiendo bres que mejor espectáculo pueden ofrecer su propia tradición para adentrarse por la tie- sobre la tierra batida. rra virgen de un tenis más ofensivo que concluiría con un memorable revés Hitado Los finalistas desde el centro de la red, que ponía de maniIvan Lendi fiesto la perfección de un tenista excepcional Nacido en Ostrava (Checoslovaquia) el 7 de que continúa investigando nuevos modelos marzo de 1960. Número uno del mundo. Vive en Connecticut y Florida, con su novia, Samantde acción de ataque. Tras esa brillante batalla de posiciones, concluida a paso de carga por el revés de Ivan Lendi, Boris Becker entró en la pista central de Roland Garros imponiendo el ritmo de un oficiaJ de caballería tomando al galope las posiciones enemigas, ganando los primeros tantos a una velocidad de pista ultraligera, muy espectacular. Sin embargo, la brillantez de los tres primeros tantos de Becker, manejando la raqueta con una precisión temeraria, acataría encontrando un resto a su medida, estrellándose contra unas posiciones infranqueables para un saque- volea tan bello como insuficiente contra el resto brutal ha. Ganador de Roland Garros en 1984 y 1986, tras haber sido finalista en 1981 y 1984. Ganador del Open de Estados Unidos en 1985 y 1986, tras ser finalista en 1982, 1983 y 1984. Finalista de Wimbledon en 1986. Finalista del Open de Australia en 1983. Mats Wilander Nacido en Vaxjo (Suecia) el 22 de agosto de 1964. Número cuatro del mundo. Vive en Montecarlo. Casado con una modelo surafricana. Ganador de Roland Garros en 1982 y 1985. Es el más joven vencedor de este torneo, pues lo ganó con diecisiete años y nueve meses. Finalista en el mismo torneo en 1983. Ganador del Open de Australia en 1983 y 1984. Finalista en 1985. Semifinalísta del Open de Estados Unidos en 1985. Mejor resultado en Wimbledon: octavos de final en 1986. x TOALLAS DE PLAYA DE BRASIL DESDE 695 PTAS, ALMACENES ESPAÑA C ALCALÁ, 16 i C ¡LÓPEZ DE HOYOS, 120