Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 A B C EN LA MUERTE DE UN ESPAÑOL UNIVERSAL JUEVES 4- 6- 87 Un mago La muerte ha arrancado a la corteza de este siglo uno de sus árboles más nobles: Andrés Segovia. Se extingue así una vida aparejada al éxito y a la gloria, desde la adolescencia a la senectud, en términos tales que no me viene a la memoria ninguna que le aventaje- la de Rubinstein, con ser lo dilatada que fue, se rindió algo antes. Tan familiarizada estuvo con el triunfo, que a estas horas media docena de empresarios andarán por esos mundos de Dios devolviendo las entradas vendidas para el anunciado concierto- siempre el sold out el bureau fermé el no hay billetes colgado de las taquillas con meses de antelación- ese concierto que nunca se celebrará ya. Cuando los aplausos de los espectadores reclamaban el bis, el encoré codiciosamente, y Andrés Segovia, que era dadivoso en extremo, se los otorgaba, solía concluir diciendo que no era él, joven resistente de ochenta años, sino la guitarra de frágiles curvas femeninas quien se sentía cansada. Pues bien, ahora descansa ya definitivamente. Mírese si su historia es larga, si ha pasado tiempo desde que las cuatro cuerdas de la vihuela se enriquecieron con la quinta y la prima y ascendió de los colmados a los salones; mírese si ha habido y hay tañedores ilustres. Pero no magos. Este sí lo era Quien lo oyó no podrá olvidarlo nunca. Joaquín CALVO- SOTELO de la Real Academia Española Ese silencio que necesita Ante la triste noticia del fallecimiento de Andrés Segovia, vienen a mi memoria los lejanos recuerdos cuando, teniendo cinco años, cogí por primera vez una guitarra y a través del disco escuché tal belleza sonora que me cautivó e hizo que desde ese mismo instante siguiera paso a paso la inagotable producción discográfica del maestro a quien pude escuchar personalmente en 1955, causándome la emoción más fuerte de esos años; Segovia fue una leyenda viviente, activo hasta hace una semana y dejando tras de sí un modelo de inspiración, tenacidad, fe yfuerza de voluntad para imponer el instrumento que le acompañó toda su vida, consiguiendo ubicarle en salas de conciertos inimaginables antes de él, y conseguir, además, un amplio repertorio a través de sus sugerencias a compositores que fueron apuntando diversos estilos, creando la base de los programas actuales que han sido el punto de partida de la evolución meteórica de la guitarra en los últimos veinte años. No creo que Andrés Segovia haya dejado escuela, pues pese a que tantos jóvenes acudían a él en busca de consejos, sófo lograron darse cuenta de que el arte y la belleza únicamente se consigue con el talento individual y con la perseverancia en ef trabajo. La intuición segoviana no tiene explicación lo que remane de sus clases es un modo irrepetible de pulsar la guitarra y arrancar de ella el más bello sonido de todos los tiempos. Todo evoluciona y hoy en día la técnica es mucho más razonada y analizada. En cuanto a la interpretación, también difiere de principios de siglo, y sólo es posible admirarla y respetarla cuando detrás de ella se planta la majestuosa figura de Andrés Segovia, que con su sola presencia imponía la condición indispensable en un teatro; ese silencio que tanto necesita nuestro instrumento para aproximarse y emocionar a cada uno de los ansiosos oídos del público. Ernesto BiTTETI Instrumento completo Nicanor Zabaleta, en plena actividad de concertista por Puerto Rico, es otro de los grandes indiscutibles de la interpretación mundial, para muchos el primer arpista del mundo. Recibe con emocionada sorpresa la noticia del fallecimiento de aquél a quien considera amigo, modelo, colega admirable Sentí por Andrés Segovia una admiración profunda en todos los sentidos: humano y artístico. El arranque de estos sentimientos parte del concierto que le escuché el año 1928 en el teatro de la Comedia de Madrid. Tuve la sensación de hallarme ante un instrumento completo, como nunca había pensado que lo fuese la guitarra. Después nos hemos encontrado multitud de veces, en especial a partir de 1938 por Hispanoamérica: en Perú, Colombia, Argentina (en muchas ocasiones) Brasil... Se me brindó ya desde el principio a facilitarme el ambiente más favorable, porque conocía lo que era la lucha por hacer popular un instrumento que no lo era, como su guitarra, en los comienzos; mí arpa, entonces. Aunque puede valerme solo, ¿cómo olvidar aquella actitud de compañerismo en quien ya era un gran maestro? Nicanor ZABALETA Hizo nacer la guitarra No tengo palabras. No puedo recoger en eflas toda la inmensa personalidad del músico, el amigo entrañable. Hemos pasado juntos los últimos meses. He seguido su proceso en la enfermedad americana. Pero es igual... Aunque se espere lo peor, cuando llega, es terrible... Todavía anteayer fui a verle. Hoy acabó de dar el último beso a su rostro frío... Coincidía con él todos los años en los Estados Unidos. Pasábamos horas y horas juntos. Hablábamos. ¡Qué pérdida, Dios mío! Hizo nacer ¡a guitarra y la situó a un nivel increíble. Todo lo actual es consecuencia de su siembra maestra. Estoy conmovida... Alicia DE LARROCHA Técnica prodigiosa Andrés Segovia era un gran músico, poseía cualidades innatas, como su extraordinario sentido del ritmo. Como instrumentista, su técnica era prodigiosa; sin él la guitarra española no habría llegado a ser el instrumento de concierto que es en la actualidad. Miguel Ángel GÓMEZ MARTÍNEZ