Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pescador valenciano óleo de Joaquín Sorolla vendido por 19,8 millones de pesetas en Duran; a la derecha, En el café tabla pintada por el mismo autor en París, 1901, que totalizó 8,8 millones en la subasta ofrecida por Fernando Duran en el Wellington Mercado del arte En Duran, 19,8 millones por un óleo de Sorolla También hubo millones (8,8) para una tabla del mismo pintor subastada en Fernando Duran A gran sorpresa de la última subasta en Duran, la semana pasada, la dio una pintura de Joaquín Sorolla ofrecida en 3.500.000 pesetas y rematada tras breve puja de millón en millón por 18 millones (19,8 millones a la hora de hacer efectiva la oferta) A juzgar por su acento, si el oído no me engaña, el licitante en sala fue un italiano. Se trata de un luminoso óleo sobre lienzo titulado Pescador valenciano de 55 x 73 centímetros, firmado: J. Sorolla B. busto de hombre maduro, de perfil, cubierto con amplio sombrero de palma y vestido con camisa a cuadros; por fondo, el mar con reflejos rojos, y, en el horizonte, la silueta de un vapor. Se identifica este personaje con el que aparece, de cuerpo entero, en el ángulo inferior derecho de la famosa composición t i t u l a d a Sol de la tarde (294 x 435 centímetros) de 1903- vivaz estampa mediterránea en la que se ven tres yuntas de bueyes metidos en el mar, entre espumosas olas, cuatro hombres y una barca con la vela latina hinchada por el viento- adquirida en 1909 por la H i s p a n i c Society en 10.000 dólares, tras la memorable 1 exposición del pintor (356 óleos) en su sede de Nueva York. El lienzo vendido ahora puede ser un estudio previo o una repetición fragmentada y con ligeras variantes del citado personaje. El catálogo de la subasta lo data hacia 1904. Esta es, comparativamente, la pintura de Sorolla que ha alcanzado más alto precio en España. Es cierto que en febrero de 1984 se vendió en Sotheby s- Madrid un Sorolla por mayor cantidad: 22 millones de pesetas; pero se trataba de una festiva composición 5,77 veces mayor: Escena valenciana de 1893 (122 x 190) con seis personajes principales- tres femeninos y tres masculinos- -ataviados a la usanza L popular regional de finales del pasado siglo, lo que tiene cierto valor documental añadido. Dos pequeños óleos de Sorolla ofrecidos en la misma sesión de Duran no hallaron postor, quizá por no ser representativos: Claveles tabla de 36 x 23, con salida en 2,8 millones, y Día de lluvia diminuto apunte urbano también sobre tela (14 x 9) con base en 850.000 pesetas. La segunda cotización de la sala de Serrano fue para una composición dieciochesca de Luis Alvarez Cátala (1836- 1901) con muchedumbre de figuras, La recepción del cardenal (67 x 120) fechada en 1877, salida en cinco millones y rematada en ocho. Recuerdo al lector que cuando no especifico técnica y soporte se sobrentiende que se trata de óleos sobre lienzo. Obtuvo el tercer puesto una representativa y hermosa pintura de Antoni Clavé, Rey gris y azul (60 x 50) salida en 3,2 millones y adjudicada por 3.500.000. Por igual cantidad, habiendo arrancado de 2.250.000, se remató una tabla de Pedro Salinas (1871- 1946) Maja y guitarristas (35 x 24) hecha con esa minuciosa pinceladita, casi de miniaturista, que tanto gusta a los devotos de este pintor, que tiene muchos, por lo que vengo viendo. Una tablita de José Jiménez Aranda (1837- 1903) fechada en 1876, El pintor Ayxelá (27 x 21) en el estudio, se cedió por la base: 2.750.000. Un rico interior con figura femenina de Ignacio León y Escosura (1834- 1901) Preparando un bonito centro de f l o r e s (42 x 28) pasó de 1.500.000 a 2.250.000. Por cantidades comprendidas entre 1.800.000 y 1.100.000 se remataron, por el orden que las cito, sendas obras de Eduardo León Garrido, Joaquín Domínguez Bécquer, Juan de Echevarría y Rafael Durancamps. En la subasta de Fernando Duran en el hotel Wellington, la sema- Maja y guitarristas tabla de Pablo Salinas rematada por 3,5 millones; a la derecha, gouache de Cecilio Pía, 800.000 pesetas na anterior, dio el campanazo otra pintura de Sorolla, En el café (Jardin des Tuilleries, Paris) tabla de 30 x 52, firmada, dedicada y fechada en 1901, con salida en 4.500.000, que saltó a 8.000.000 (8,8 millones a fin de cuentas) Representa una cotidiana escena callejera captada con suma agilidad y economía de medios, ejemplar curioso de la ingente obra del maestro. Una preciosista composición en interior de Pablo Salinas, con casacas y múltiples perendengues, El té del cardenal tabla de 23 x 30 firmada en Roma, se vendió por la base: 2.500.000. Y un característico paisaje del montañés Agustín Riancho (29 x 39) firmado y fechado en 1906, subió de 1.000.000 a 1.800.000. Pieza singular en el conjunto presentado por Fernando Duran era un magnífico gouache de Cecilio Pía, La mujer ante el espejo (58 x 37) de principios del siglo, de factura y estética parejas a los que el autor pintó para la inolvidable revista Blanco y Negro y que se conservan en la copiosa colección de Prensa Española. Después de muchos años de ver pinturas de Pía en subastas, galerías y exposiciones, creo sinceramente que las obras de esta técnica, en el citado período, constituyen la parcela más afortunada y valiosa de su producción. No recuerdo- y conozco muchos, algunos de gran empeño- -ningún óleo de su mano en el que se expresara con la gracia, fluidez y soltura resolutiva que alcanzó con el gouache El que comento es, sencillamente, encantador; pieza museable pese al soporte papel, tan desdeñado aquí, nunca entenderé por qué. Salió a la puja en 600.000 y se vendió por 800.000. Un regalo. No aparecen todos los días en el mercado español pinturas de tal calidad. Santiago ARBÓS BALLESTÉ A B C 27 JUEVES 4- 6 r 87