Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 30- 5- 87- INTERNACIONAL -ABC, pág. 27 Se refugia en USA un general cubano del Estado Mayor Nueva York. José M. Carrascal Todo el mundo en Washington quiere hablar con Rafael del Pino Díaz. Con razón. Se trata del cubano de más alto rango que hasta ahora haya desertado: general de brigada, combatiente con las fuerzas cubanas en Angola, subjefe de su Estado Mayor, se trata, de hecho, del segundo hombre de su Ejército. O trataba. Tanto o más Importante es que estaba considerado un héroe en Cuba. Del Pino fue uno de los jóvenes pilotos que participaron decisivamente en la batalla de la Bahía de los Cochinos, derrivando dos aparatos invasores. Luego escribió un libro sobre ello, Anochecer en Girón que se convirtió en bestseller. Su carrera fue también espectacular, con puestos de responsabilidad tanto dentro como fuera de la isla. Pero lo más importante es que está considerado un hombre del círculo íntimo de Fidel, lo que le convierte en un tesoro de información sobre la logística general del Ejército cubano, el papel soviético en Cuba, la estrategia seguida en Angola, la infiltración en Centroamérica y, en general, la situación interna en la isla. Nada de extraño que el Pentágono, el departamento de Estado, la CÍA e incluso la Casa Blanca estén interesados en él. De momento, se halla en la base militar de Key West, Florida, donde llegó con su avión, bajo la custodia del Ejército USA, mientras el FBI arregla los primeros trámites. Ha pedido asilo y, naturalmente, se le ha concedido por interés público Es de suponer que ahora empiece el largo proceso de sacar de él cuanto sepa, que puede tardar semanas o meses, en una localidad desconocida: Curiosamente, no se trató de un golpe de un éxito de los servicios de inteligencia norteamericanos, que se quedaron tan sorprendidos como el resto de la deserción. El radar de Key West captó el pequeño avión desde su salida de Cuba y notó ya algo raro en él af verle acercarse, pues este tipo de vuelos son infrecuentes. Pero más sorprendidos aún se quedaron cuando el aparato aterrizó en la pista de la base y de él salió un hombre que se identificaba como un alto mando cubano, acompañado de su mujer, dos hijas y un hijo. Un joven alemán aterriza en avioneta frente al Kremlin Burló todo el sistema defensivo antimisiles Moscú. Alberto Sotillo Una avioneta de turismo de cuatro plazas, tipo Cessna, tripulada por un joven de la RFA de diecinueve años, procedente de Helsinki, atravesó el sofisticado sistema de radar de la frontera de la Unión Soviética y el sistema antimisiles instalado alrededor de Moscú, para venir a aterrizar sobre la plaza Roja de esta capital. El joven aterrizó justo junto a la catedral de San Basilio, en el pleno centro de la Plaza Roja y, para redondear su hazaña, con el morro del aparato apuntando directamente al Kremlin. Irónicamente, el aventurero germanooccidental ha realizado este aterrizaje en el mismo día en el que se celebraba la fiesta de los guardafronteras de la Unión Soviética. El aparato, y esto tiene su mérito, pasó inadvertido por todos los sistemas defensivos instalados en la frontera soviética, patrullada permanentemente por una e s c u a d r i l l a de aviones- radar. A continuación atravesó impunemente, nadie ha logrado enterarse cómo, el sistema de defensa instalado alrededor de Moscú, que incluye una red de defensa de antimisiles equipada con radares capaces de detectar cualquier aparato, aunque vuele a ras del suelo, en un radio de 30 kilómetros, y, por último, el piloto, parece ser que acompañado de una muchacha, tomó tierra en la plaza Roja en un ambiente festivo, en el que algunos transeúntes tuvieron tiempo de pedirle un autógrafo antes de que la Policía acordonara el aparato. Esta asombrosa historia plantea un cúmulo de interrogantes, de entre los cuales el único que se ha excluido hasta el momento es que ei aparato se hubiera extraviado y llegase a la plaza Roja por equivocación Expertos militares opinan que la única posibilidad de pasar inadvertido para los actuales sistemas de detección sería ejecutar un vuelo suicida a ras del suelo que ningún piloto en sus cabales podría efectuar. Y aun en el hipotético caso de que se hubiera realizado un vuelo semajante, el aparato debería haber sido detectado por el sistema de antimisiles de Moscú. Aunque tenga un carácter mucho más misterioso y considerablemente menos trágico, esta historia no ha podido por menos que traer a la memoria a los observadores occidentales en Moscú el caso del avión espía derribado en tiempos de Kruschev, que puso fin a un proceso de distensión entre la URSS y Estados Unidos, que no se ha vuelto a repetir hasta el momento presente. Mathias Rust, el realizador de la hazaña, cuenta con apenas cuarenta horas de vuelo, y había salido hace unos días con destino a Helsinki sólo para practicar Pero, al parecer, perdió el rumbo y se desvió hacia Moscú. Argentina aprueba la polémica ley de la obediencia debida Buenos Aires. José Alejandro Vara El Senado argentino aprobó ayer el polémico proyecto de ley sobre la obediencia debida luego de introducirle una serie de importantes modificaciones que beneficiarán a coroneles y generales de brigada. Ganaron los militares, perdieron ios radicales dice el saber popular. El propio presidente Alfonsín tuvo que presionar a los senadores de su partido- que se resistían a introducir estos cambiospara conseguir que la ley pasara en la Cámara Alta. Este hecho pone de manifiesto lo difícil que estaban las cosas, ya que Alfonsín había asegurado días atrás que no permitiría que se modificara una coma del decreto. El acoso de las Fuerzas Armadas logró que, una vez más, el presidente se desdijera y cediera nuevamente. ¿Nueva claudicación ética? se preguntan los observadores. No se podía hacer otra cosa repite el Gobierno. Tal y como ha salido la ley, ni un solo miembro de las Fuerzas Armadas en actividad volverá a tener problemas con la Justicia. El número de uniformados con causas pendientes en los tribunales queda reducido a medio centenar. Si esto no es una amnistía encubierta, que venga Dios y lo vea comentó un senador peronista, cuyo partido se negó a acompañar al Gobierno en la iniciativa y votó en contra, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado. Las presiones, consultas y cabildeos que se sucedieron en la última sesión parlamentaria- -amén de los atentados con bombas y amenazas de todo tipo- -hicieron temer hasta el último minuto por el futuro de la ley. Finalmente, las presiones de Alfonsín (quien había sido alertado horas atrás por el jefe de los servicios de inteligencia sobre los riesgos que entrañaría no ampliar los b e n e f i c i o s del proyecto legislativo) consiguieron eliminar los obstáculos. El poder civil ha hecho ya tantas concesiones ante el empuje de la insolencia militar que a nadie le extrañaría que, a la vuelta de las elecciones de septiembre, el Gobierno concediera finalmente una amnistía, tal y como reclamó aye. r mismo- aunque con fraseo elíptico- el jefe del Estado Mayor del Ejercito, general Caridi. CONFERENCIA ANTITERRQRISTA El final de la conferencia antiterrorista internacional, celebrada en París, marca un progreso en la coordinación de las Policías de países occidentales porque parece que, por fin, se superan las reticencias a la cooperación multilateral, que hasta ahora sólo había sido aumentada con declaraciones retóricas. La simple colaboración bilateral que hasta ahora se venía practicando entre los países occidentales ha dado buenos resultados, aunque fuesen, por la propia naturaleza del sistema, modestos y reducidos a casos muy concretos. La cooperación multilateral, proyectada sobre las dimensiones de nueve países, tiene que resultar forzosamente más rentable para la seguridad occidental. Las detenciones de brigadistas italianos, de dinamiteros palestinos o de chiíes portadores de explosivos líquidos, han sido las primeras consecuencias positivas de esta ofensiva toutes azimuts de la Policía occidental. Hace falta que la reunión de París sea el comienzo de una operación multilateral continuada. Sólo operando en orden cerrado podrán ios países occidentales preservar su libertad.