Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 30- 5- 87- TRIBUNA ABIERTA Arte e identidad ABC, póg. 25 constitución, no es IUESTRA expeconstituyente: la socieriencia más andad es anterior; las tigua, enTlá ceconstituciones edifican guera del principio, es sus principios sobre una sensación de súbiuna realidad dada, la ta desgajadura. ExpulPor Octavio PAZ de los pueblos. Cierto, sados de un todo que El escritor mexicano Octavio Paz ha publicado en la revista Vuelta un trabajo de es impensable una sonos envolvía, abrimos extraordinaria profundidad acerca de los hispanos en EE UU. Debidamente autorizaciedad sin leyes y relos ojos por primera vez en un ámbito ex- dos por el autor, reproducimos a continuación la primera parte del articuló. glas, cualesquiera que éstas sean. Pero esas reglas no son princitraño, indiferente. Nacer es una caída lo mis- de cada vida humana y el núcleo de todas pios anteriores a la sociedad, sino costummo en el sentido fisiológico que en el metafí- nuestras pasiones, sentimientos y acciones. bres ancestrales, es decir, normas consubssico; por esto, para los psicólogos, nacer es Es un principio anterior a la conciencia y a la tanciales a la sociedad. La sociedad en sus un trauma y, para los cristianos, la reitera- razón, pero es, asimismo, el origen de amcostumbres, sus ritos, sus reglas. Por esto la ción de la Caída original. A la sensación de bas. Entre sentirse y saberse separado hay invención de las constituciones en la Grecia desamparo se alia la de haber sido arranca- apenas un paso, todos damos ese paso y antigua- -mejor dicho la invendos de una realidad más vasta. Es lo que así llegamos a la conciencia de ción de la idea de constituciónllamaba el teólogo Shleiermarcher el senti- nosotros mismos. El nombre del fue el comienzo de la historia miento de la dependencia original, fundamen- origen- desconocido, oculto e como libertad: la ruptura de la to de la religión cristiana y, quizá, de todas inexistente- se transforma en costumbre inconsciente y herelas otras. Las dos notas, dependencia y caí- un nombre individual: yo soy Pedada por un acto de la concienda o, en términos menos cargados de teolo- dro, Teresa, Juan, Elvira. Nuescia colectiva. gía: participación y separación, están presen- tros nombres son la metáfora tes a lo largo de nuestras vidas. Nacen y del nombre perdido al nacer. La promulgación de una consmueren con nosotros. Una vive en función titución es, simultáneamente, El proceso se repite en la vida de la otra, en discordia permanente y en peruna ficción y la consagración de petua busca de reconciliación. Cada vida hu- de todas las sociedades, desde un pacto. Lo primero porque la mana es el continuo tejer, destejer y Volver a el paleolítico a nuestros días. constitución pretende ser el acta tejer los lazos del comienzo. La experiencia Primero es el sentimiento colecdeclaratoria del comienzo, la fe original, separación y participación, aparece tivo de pertenecer a esta o de bautismo de la sociedad; se en todos nuestros actos a través de variacio- aquella comunidad, un sentitrata de una ficción, pues es clamiento compartido con. mayor o nes innumerables. ro que la sociedad es anterior a menor fervor por todos sus esa declaración de nacimiento. Vivimos dentro de círculos concéntricos, miembros; en seguida, ei sentiOctavio Paz Al mismo tiempo, la ficción se sucesivos y cada vez más dilatados: familia, miento de la diferencia de nuesEscritor transforma en pacto y así, como tro grupo frente a otros grupos barrio, iglesia, colegio, trabajo, club, partido, ficción, desaparece: el pacto ciudad, nación. El sentimiento de pertenecer humanos; después, el sentimos constitucional cambia la costumbre en nora esta o aquella realidad colectiva es anterior diferentes de los otros nos lleva a la concienma. Mediante la constitución de los lazos traal nombre y a la idea: primero somos de una cia de ser lo que somos; la conciencia, en dicionales e inconscientes- costumbres, rifamilia, después sabemos el nombre de esa fin, se expresa en el acto de nombrar. El tos, reglas, prohibiciones, franquicias, jerarfamilia y, más tarde, llegamos a tener una nombre del grupo reproduce de nuevo el quías- se convierten en leyes voluntaria y idea, más o menos vaga, de lo que es y sig- principio dual que nos constituye: es el nomlibremente aceptadas. El doble principio originifica la familia. Lo mismo sucede con el bre de una identidad colectiva hecha de senal- e l sentimiento de separación y particisentimiento de separación y soledad. Al cre- mejanzas internas y diferencias con los expación- reaparece en el pacto constituciotraños. La inmensa diversidad de sociedacer, descubrimos nuevos nombres y realidanal, pero transfigurado: no es ya un destino des; cada nombre designa comunidades, des, sus distintas historias y la riqueza y sino una libertad. La fatalidad de nacer se grupos y asociaciones más y más amplios y pluralidad de las culturas no impide la univerconvierte en acto libre. salidad del proceso. En todas partes el fenóevanescentes: podemos ver a nuestra familia, hablar con ella, pero sólo de una manera meno ha sido substancialmente el mismo, La historia de las sociedades modernas, figurada podemos ver y hablar con nuestra trátese de las aldeas del neolítico, de la Polis primero en Occidente y después en todo el griega, de las repúblicas del Renacimiento o nación o con la congregación de fieles de mundo, es en buena parte la historia de la nuestra Iglesia. Todos los nombres de esas de las bandas de cazadores de cabezas en íntima asociación entre las distintas constitudistintas comunidades aluden, obscuramente, la jungla. El nombre refuerza los vínculos ciones y la idea de nación. Digo idea porque, que nos atan al grupo y, al mismo tiempo, al sentimiento original; todos ellos son extencomo ya dije, es evidente que la realidad siones, prolongaciones o reflejos del instante justifica su existencia y le otorga un valor. En que llamamos nación es anterior a su idea. del comienzo. Familia, clan, tribu o nación él nombre está en cifra el destino del grupo, No es fácil determinar qué. es una nación ni pues designa, simultáneamente, una realison metáforas del nombre del primer día. cómo y cuándo nacen las naciones. Sobre dad, una idea y un c o n j u n t o de va ¿Cuál es ese nombre? Nadie lo sabe. Quizá estos temas todavía se discute sin cesar es una realidad sin nombre. El silencio cubre lores. desde que apareció la filosofía política en la realidad original, el instante en que abriGrecia. Pero la realidad que designa el nomDar un nombre a una comunidad no signimos los ojos en un mundo ajeno. Al nacer bre nación no necesita prueba alguna para perdimos el nombre de nuestra verdadera fica inventarla, sino reconocerla. En las soser percibida. Antes de ser una idea política, ciedades modernas predomina la creencia de patria. Los nombres que decimos con ansia la nación ha sido, y es todavía, un sentimienque las constituciones fundan a las naciones. de posesión y participación- -mi familia, mi to muy profundo y elemental: el de participapatria- -recubren un hueco sin nombre y que Es una herencia del pensamiento político de ción. La naturaleza, decía Herder, ha creado los griegos, que casi siempre identificaron al se confunde con nuestro nacimiento. a las naciones, no a los Estados. Con esto ser con la razón. Pero la razón, es decir, la quería decir, sin duda, que las naciones son El doble sentimiento de participacióncreaciones más o menos involuntarias de separación aparece en todas las sociedades complejos procesos que él llamaba naturales y en todos los tiempos. El amor que profesay nosotros históricos. Los ingieses, los franmos a ia familia y a la casa, la fidelidad a los ceses y los otros pueblos europeos fueron amigos y a los correligionarios, la lealtad a naciones antes de saber que lo eran; cuando nuestro partido y a nuestra patria, son afeclo supieron y combinaron la idea de la natos que vienen del comienzo, reiteraciones y Kilómetro 24 carretera Madrid- Burgos ción con la idea de Estado, comenzó el munvariaciones de la situación primera. Son la do moderno. En general, con las naturales cifra de nuestra condición original, que no es diferencias de cada caso, el proceso ha sido simple sino dual, compuesta de dos términos semejante en todas las naciones europeas y Piscina: 653 36 44 antagónicos e inseparables: fusión y desBar- restaurante: 654 41 20 después en los otros continentes. membración. Este es el principio constitutivo N LOS HISPANOS DE LOS ESTADOS UNIDOS (I) PISCINA LOS LLANOS SÁBADO, 30 DE MAYO APERTURA HOY