Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 27- 5- 87 A B C 29 Valladolid: Los impuestos crecieron en un veinticinco por ciento con el PSOE La oposición reconoce que la gestión urbanística ha sido buena Valladolid. J. J. Arroyo El actual grupo de gobierno del Ayuntamiento de Valladolid, dirigido por Tomás Rodríguez Bolaños, se presenta ante el electorado con la satisfacción no solo de haber cumplido su programa electoral, sino de haber empezado a dar los pasos que conformarán la ciudad del futuro: el Valladolid del año 2000 Afirman que se ha detenido el proceso de destrucción urbanística que se inició en la década de los sesenta y setenta El balance socialista habla del gran cinturón de ronda que comunicará entre sí todas las carreteras interprovinciales, evitando el paso del tráfico pesado y de mercancías peligrosas por ta ciudad. Junto a te rehabilitación del casco histórico y la peatonalización de importantes zonas céntricas se señalan los planes de remodelación de tos barrios periféricos en un intento por integrarles al conjunto urbano, mientras se da vida af proyecto. del anillo verde que rodeará toda la ciudad en función de tres nuevos parques y se inicia un nuevo urbanismo a base de planes de especial relevancia, como el controvertido Juan de Austria. Las grandes infraestructuras urbanas, según los responsables socialistas, no han impedido que también se desarrollen otras infraestructuras esenciales: las culturales y sociales. La rehabilitación de la hospedería de San Benito y San Ignacio, junto a la municipalización del teatro Calderón y la compra de la iglesia de Las Francesas, van a proporcionar- d i c e n- espacios culturales suficientes para desarrollar las ambiciosas aspiraciones que el actual gobierno socialista tiene programadas. Según el informe oficial de la gestión realizada, ha sido en esta legislatura en la que se ha producido el crecimiento más considerable en materia de bienestar social. Se ha puesto en funcionamiento un gabinete de servicios sociales, un servicio central de información y orientación y cuatro unidades básicas y centros sociales en diferentes barrios. La actual Corporación ha querido contar en su gestión con contactos con asociacionismo ciudadano en lo que se ha definido como respuesta institucional a lá demanda social. Tanto Alianza Popular como el CDS entienden que si bien el equipo de gobierno municipal puede ofrecer un importante haber a los ciudadanos, las contraprestaciones son tales que anulan lo realizado. Y sus críticas al respecto se cetran fundamentalmente en la fiscalidad municipal, que ha sido elevada en un 25 por 100. En este sentido, los aliancistas señalan que está a punto de consolidarse otro importante incremento fiscal con la revisión de los valores catastrales de inmuebles. Se gasta mucho y mal parece ser el resumen de un diagnóstico realizado desde la oposición municipal. Hasta tal punto hay queja de la gestión económica municipal que el CDS pensaba congelar los impuestos, pero ha desistido de tal promesa electoral ante la cuantía de! déficit, que supera los diez mil quinientos millones de pesetas De ahí que el programa aliancista pretenda una reducción de gastos, a la vez que coincide con el centrista en buscar una financiación superior a partir de los Presupuestos Generales del Estado; se quiere llegar hasta un 25 por 100. Si un aspecto de la gestión municipal es aplaudido por la oposición, hay que referirse CONCEJALES 1983 a la paralización del deterioro urbanístico, pero no se aplaude sin paliativos, ya que se acusa al PSOE de haberlo desarrollado con tal radicalismo que ha perjudicado sensiblemente al sector de la construcción, en el que se han destruido 10.000 puestos de trabajo, y este coste es insoportable dada la situación social por la que atraviesa Valladolid Hay, no obstante la crítica, un reconocimiento real ante la que parece haber sido una obsesión municipal. Desprecio a la oposición, ejercicio desmesurado de la autoridad, trabas a la participación ciudadana, desconexión con los problemas reales, política de pan y circo y falta de transparencia en la gestión, son aspectos que la oposición critica y de los que parece hacer bandera para la campaña. Pero la dureza en la crítica es mayor cuando de contrataciones y de política de personal se trata. Hay una utilización partidista y partidaria del Ayuntamiento dice el candidato centrista Antonio Cortejoso, mientras que en AP no han cesado durante los cuatro años precedentes de denunciar el nepotismo y el dogmatismo con los que se ha actuado. Candidatos y encuestas Vailadolid. José Jesús Arroyo Los ábulenses Aznar López y Sánchez Reyes y el bilbaíno Laborda son los tres candidatos con mayores posibilidades para hacerse con la presidencia de Castilla y León después de las elecciones autonómicas del próximo 10 de junio. Junto a ellos, junto a Alianza Popular, el Centro Democrático y Social y el PSOE, concurrirán también otros partidos menores a los que las encuestas previas prácticamente no conceden oportün idá d álguna? Concurren en Castilla y León, junto a los partidos de implantación nacional, algunas peculiaridades autóctonas tales como el Partido Nacionalista de Castilla y León, el Partido Regionalista del País Leonés, la Unión Leonesista y el Partido Ruralista. La formación Centristas para Castilla y León abandonó la carrera electocerán al margen del proceso electoral. Tampoco concurrirán a los comicios regionales la solución independiente, al haber quedado fuera de la liza el alcalde de Soria, José Luis Liso. La carrera electoral ha comenzado en precampaña con una guerra de encuestas que inició Martín Villa al asegurar que era el político más apreciado de la región. Aznar presentó la suya aseverando que, mientras casi la mitad del electorado no había decidido el sentido de un voto, la expectativa equiparaba a Alianza Popular con el PSOE en torno al 20 por 100 cada uno. No se dejó esperar una encuesta encargada por la Junta de Castilla y León que aventuraba ya resultados concretos al adjudicar a la actual mayoría entre 34 y 36 de los 84 escaños que componen las Cortes regionales, mientras que 29 ó 30 serían para Alianza Popular y 19 ó 20 para el CDS. Sobre estas hipótesis están trabajando todos los partidos políticos y, si bien parecía que las expectativas aliancistas subían ligeramente, la crisis habida en Burgos podría perjudicar sensiblemente la formación que encabeza José María Aznar en beneficio del centrista García Ochoa, que aspira a alcanzar importantes resultados en tierras del Cid. No falta tampoco la encuesta interesada que adjudica un escaño o dos al PDP en la provincia de Segovia, considerada como feudo del democristiano Modesto Fraile. Ante estos sondeos, la estrategia del bilbaíno Laborda se centrará en difundir las excelencias de la gestión realizada por la Junta de Castilla y León y en un mensaje de confianza por las cosas bien hechas J. M. Aznar ral al anunciar Martín Villa su retirada de la pugna, una vez que la dirección del PDP no respetó los pactos suscritos por el político leonés con el PL y restos de la fracasada operación Roca o de la extinta UCD. De esta forma, el PDP concurrirá en solitario, mientras que los escasos liberales de Segurado permane-