Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 23- 5- 87 ESPECTÁCULOS ABC 91 Música Música norteamericana del siglo XX, en la Fundación Juan March Fundación Juan March. 20- V- 87. Ciclo Música norteamericana del siglo XX Musicians Accord. Obras de Gideon, Feigin, Silver, Matthews, Kassel, Rubín e Ivés. Los manuscritos de Mozart alcanzaron más de quinientos millones de pesetas Es el precio más caro alcanzado por un manuscrito de música Londres. Alfonso Barra En cerca de quinientos cuarenta y tres millones de pesetas ha sido adjudicado en Londres, por la galería Sotheby s, el volumen que contiene nueve sinfonías de Wolfang Amadeus Mozart, manuscritas por el compositor. El precio estimado, según anunciamos ayer, era alrededor de los doscientos diez millones de pesetas, cifra que ha superado con creces. Tanto el vendedor como el comprador no han revelado su identidad. Hasta la presente subasta el precio más alto pagado por manuscritos de música era el borrador de trabajo de Stravinsky para componer Rito de la primavera que fue rematado también por Sotheby s el año 1982, en sesenta y nueve millones trescientas mil pesetas. Los especialistas califican los manuscritos de Mozart como los documentos auténticos de música más importantes que llegarán al mercado este siglo. Las nueve sinfonías, de extraordinario relieve artístico, están recogidas en quinientas páginas, en papel fuerte, escritas con tinta de tono castaño, en perfectas condiciones de conservación. Esas composiciones representan casi la cuarta parte de la creación de Mozart, calculada en cuarenta y una sinfonías. Se asegura que son las composiciones de mayor trascendencia que han llegado al mercado en todos los tiempos. Las piezas fueron compuestas poco después de 1770, cuando el maestro tenía menos de veinte años de edad y cuando le quedaban unos diecisiete de vida. Acababa de regresar con su padre del tercero y último viaje a Italia, en 1773. En esas partituras se refleja la evolución creadora del compositor, pasaba de ser un joven con un talento insólito a uno de talla universal en plena madurez musical. Una de las tres composiciones más importantes del volumen, auténticas obras maestras, es la número 29 en A mayor, que tiene cuatro movimientos, es tal vez la más significativa de la colección, encuardemada por el padre del músico, Leopold Mozart. La fecha está borrada deliberadamente, pero es posible leer que fue compuesta la pieza en Salzburgo. Consta de setenta y nueve páginas y la siguiente en blanco. La sinfonía número 25 en g menor, tiene, también, cuatro movimientos, sin título con la anotación del nombre Leopold Mozart seguida de la inscripción del sgr cavaliere Amadeus Wolfang Mozart Tiene dos anotaciones de su padre en la última página. Son un ejemplo de manuscrito de trabajo, con alteraciones, correcciones y tachaduras. La otra sinfonía que destaca es la número 28. Es una de las más importantes de sus primeras creaciones. Consta de cuatro movimientos. Tiene tachaduras y otras correcciones, sobre todo una línea completa en la página 50 y otras en la 66, para trompetas. En total, sesenta y siete páginas. Las otras seis sinfonías del volumen son las números 22, 23, 24, 26, 27 y 30. Todas manuscritas por el maestro con la excepción de un movimiento transcrito por el padre del compositor (dos páginas) y por un copista. En la rueda con permanente movimiento de los ciclos de la Fundación Juan March, le ha correspondido él turno al de Música americana del siglo XX desarrollado en tres sesiones, la primera por el grupo español LIM y las restantes por el americano Musicians Accord. Escribo después de oír el programa último, de composición ecléctica por obras y autores. También las cronologías, puesto que si Charles Ivés, nacido en 1874, muere ochenta años más tarde, y Miriam Gideon ve la luz en 1900, las vidas de los restantes músicos arrancan de 1946, 1951, 1952, 1953 y 1955. Abundancia, pues, de compositores muy jóvenes, tres de ellos- Wade Matthews, Richard Kassel y Amy Rubin, esta última excelente pianista en el grupo- directos destinatarios de los muy calurosos aplausos de un público interesado. Justamente interesado. Creo que sobre todo por la altísima calidad interpretativa que muestran los componentes de Musicians Accord entidad especializada en la producción actual, también española, puesto que en los años 85 y 86 realizó concursos para nuestros jóvenes compositores. Kathleen Nester, flauta, Sheldon Berkowitz, clarinete, David Runnion, violonchelo, Christine Schadeberg, soprano, y las pianistas Elisabeth Rodgers y Amy Rubin, integran el conjunto y lucen dominio instrumental, soltura y compenetración. Del programa destacaron mucho las Cuatro canciones de Charles Ivés, compositor que ya podemos considerar clásico y cuyas páginas pasan de lo evocador a lo humorístico, del tipismo americano al desenfado alegre de Oíd Home Day en la que a la voz y la pianista se les une un flautín que desde el fondo de la sala incorpora su toque y avanza hasta la escena para fundir sus piruetas a la pareja base. Más que ese mundo sensual y emotivo en el orientalismo que, según anuncian las notas al programa, se intenta captar por Richard Kassel, en sus Tres canciones se advierte una factura de estimable clase y un buen juego soprano- teclado. Me pareció superior First Tragedy de Joel Feigin, poema contra la guerra en cuatro episodios, muy líricos, remansados, algo mahlerianos segundo y cuarto y muy felices de escritura todos en el dosificado empleo voz- clarinete- piano. A Dios rogando y con el mazo dando para cuarteto instrumental de clarinete, flauta, chelo y piano, juega con elevar a lo clásico aromas de salsa, músicas caribeñas y neoyorquinas. Es afortunado el empleo de los timbres. Buena escritura pianística, sin sorpresas, la Fantasía, casi tema y variaciones de Sheüa Silver, dedicada a Copland, y deliciosa, admirablemente tocada, la Fantasía sobre un motivo indonés de Gideon, para chelo y piano. Antonio FERNANDEZ- CID Nadie explicó con qué criterio se valora la información en TVE Palma de Mallorca. Charo García Gómez, enviada especial Los II Encuentros de Críticos de Radio y Televisión concluyeron ayer en Palma de Mallorca sin que ningún representante de los Servicios Informativos de Televisión Española explicara cuáles son los criterios de valoración de la información de los profesionales de la televisión pública. El comienzo de la campaña electoral fue el argumento esgrimido por los organizadores para justificar la lamentable ausencia de Julio de Benito, director de Información de TVE, en esta segunda y última jornada de CRYTEL 87. Los medios de comunicación desplazados a Palma, tuvieron oportunidad de conocer los criterios de valoración de los periodistas del Canal 9 de Argentina durante el reciente intento de golpe de Estado; los juicios morales que sobre los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos vierten los informadores de la cadena de televisión NBC, o las estrategias adoptadas por la BBC respecto al adecuado tratamiento informativo de los actos terroristas del IRA. Pero, en cambio, no se pud i e r o n e s t a b l e c e r c u á l e s f u e r o n los planteamientos ni los criterios de valoración de TVE. Los objetivos de estos encuentros se han visto devaluados, no sólo por la incomparecencia de Julio de Benito, sino por la escasa atención prestada a los mismos por la directora general del Ente, Pilar Miró. m M c jmmmi GMjm PRESENTA TEL JESPÉC ACÜLODEA TM; SÁL ¿MES; PÁR ¿BODASV, CONVENCIOÑES