Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 ABC ESPECTÁCULOS SÁBADO 23- 5- 87 La Mostra de Venecia afrontará una nueva edición, dirigida por Giuglielmo Biraghi 1 nuevo director anticipa el programa de la próxima edición Cannes. Vicente A. Pineda Apenas clausurada la XL edición del Festival de Cannes ya se piensa en la manifestación que sigue en importancia y en orden cronológico. Se trata obviamente del Festival de Venecia, decano en la historia de estas manifestaciones. Cannes y Venecia constituyen en el marasmo indiscriminado e inútil de certámenes, los puntos esenciales del periplo anual. Comienzan a llegar noticias sobre 1 a que afectuosamente se llama Mostra Más allá de los despachos de agencia está la ampliación de datos a través del máximo responsable del Festival, el crítico de II Messaggero y prestigioso escritor, Giuglielmo Biraghi que, después de su experiencia positiva en la organización del Festival de Taormina como director, asume ahora la gestión rectora de Venecia en su cuadragésima cuarta edición que tendrá lugar del 29 de agosto al 9 de septiembre próximos. En la confusión y premura de Cannes, Giuglielmo Biraghi tiene tiempo para conceder una entrevista exclusiva a ABC. Existían dudas acerca de la continuidad de Venecia y el rumor de que sufriese un paréntesis este año creaba inquietud. Como independiente y profundo conocedor del cine, en una estimación internacional, Biraghi es garantía de un necesario equilibrio de fuerzas. Su propósito es claro no quiero proponer más de tres películas al día, dos en la sección principal, Venecia 44 y otra en la Semana de Crítica, que en total reunirá siete filmes. No habrá en conjunto más de sesenta películas comenta Biraghi, anticipando las líneas maestras de la próxima edición de la Mostra Este año- nos dice- las proyecciones se efectuarán en la sala grande y la Volpi, del Palacio de Festivales, y en la del Casino totalmente renovada. En el Casino habrá tres espacios, tres salas de proyección. No hace falta preguntar a quien se dedicará este año la retrospectiva porque Biraghi lo concreta inmediatamente. La retrospectiva reunirá la obra de Joseph Mankiewicz que se compone de veintiuna películas que serán presentadas en la Sala Volpi y en la gran sala a medianoche. Conoce Biraghi la dificultad de una selección que no supere las veinte películas y puntualiza, deberé seguir mis gustos porque serán muchas las películas que me gustarán y he de ajusfarme a un máximo de veinte. Veré la última y me gustará más aún que las anteriores Con sentido del humor, el nuevo director de la Mostra contesta, al preguntarle cuántos filmes italianos se presentarán en concurso. No más de dos y medio y lo digo en relación estadística y proporcional. La misma medida se aplicará a Estados Unidos y Francia. En contra de lo que anteriormente se dijo el último Bertolucci, rodado en China, no vendrá. En Cannes hemos visto nueve minutos, en Venecia se verán dieciocho, después en Berlín se presentarán veintisiete. Fuera de bromas, Venecia dará a conocer media hora y un programa especial sobre la película y además una exposición de los figurines y trajes de la realización de Bertolucci. Siguiendo con los autores italianos, Biraghi se refiere a la película de Marco Ferreri, ¡Oh blancos ser buenos! coproducción hispanoitalo- francesa, en la que nuestro país asume la mayoría, el 40 por 100. Es una película que podría venir como española por derecho propio- d i c e- Como filmes italianos enteramente son varios los candidatos, entre los que se encuentan en fase de rodaje o montaje, Monmicelli, Olmi- Comenciní, Montaldo, nombres de evidente resonancia. El jurado es una pieza fundamental en el certamen. El director de Venecia precisa que serán doce los miembros que lo compondrán y que, como había prometido, aumentará el número de mujeres en el mismo. En este sentido he invitado a participar a la señora Kawakita, que es la representación viva, gentil y permanente, del cine japonés en el mundo, que ha hecho todos los festivales de) Universo. A efectos prácticos, que afectan directamente a tas productores y realizadores, empezando por los españoles, Biraghi informa que la selección de películas se cerrará lo más tarde a mediados de julio. El que no esté dispuesto para esa fecha no podrá optar a la competición El programa del Festival se subdivide en competición o sección principal, películas fuera de concurso, retrospectivas y semana de la crítica organizada por el Sindicato Italiano de la Crítica Cinematográfica. El festival intentamos que esté abierto tanto a los profesionales como al público en una simbiosis perfecta. Crítica de cine Pena de muerte para un menor de Murray Markowitz Producción: James P. Lewis y Murray Markowitz. Director: Murray Markowitz. Guión: Murray Markowitz, Fabián Jennings y Joel Weissenfeld. Fotografía: Richard Leiterman. Color. Música: Don Gillis. Principales intérpretes: Andrew Skidd. Robb Judd, Karen Martin, Michele Faurett. Duración: Noventa y cinco minutos. Sala de estreno: Multicines Picasso. En forma de puzzle el polémico planteamiento de un crimen sin criminal muestra de un cine canadiense tan interesante como amateur De vez en cuando, aunque no de modo continuado, al menos a juzgar por las escasas muestras del mismo que llegan hasta Europa, el cine canadiense, que ha pasado por auténticas aunque breves etapas de esplendor, da fe de su vitalidad. Que, en más de un caso, va acompañada de cierto amaturismo lo que no ha de ser forzosamente negativo, en cuanto que puede traducirse en espontaneidad, aunque sea siempre peligroso. Pena de muerte para un menor que nos llega con doce años de retraso, es uno de esos filmes en cierta medida desarmantes por su asumida modestia que, sin merecer la adhesión que reclama, tienen, pese a sus defectos, el interés suficiente para merecer mejor suerte que la que éste ha tenido. Lo que se nos plantea, en términos que quieren- y lo logran parcialmente- ser polémicos, es un caso de violación y asesinato, cuya víctima es una muchacha de trece años y cuyo presunto responsable es un chico sólo un año mayor que ella, al que una serie de pruebas puramente circunstanciales parecen señalar como culpable, hasta el punto de ser condenado a muerte, pese a su temprana edad, aunque, según nos indican los títulos finales la que se nos cuenta esuna historia real, sólo levemente trascendida- s u pena fue conmutada por la de cadena perpetua y se vería reducida, en última instancia, a diez años de prisión. Resulta, de algún modo, chocante, que la película no insista más en lo que de anómalo hay en el hecho de que el menor en cuestión sea sometido a la jurisdicción ordinaria, y no se entiende demasiado bien por qué no se insiste en la aparente contradicción. Y tampoco parece muy claro que, de un lado, se dejen en la sombra los momentos clave del affaire mientras, en contrapartida, se nos muestran escenas en las que el protagonista no interviene y, por si esto fuera poco, explicaciones de sus pensamientos más secretos. Con todo, sin ser excelente, el filme tiene cierto nivel, pese a lo elemental de su puesta en escena. Y los actores- -con Edward Skidd en primer lugar- alcanzan, pese a su presumible bisoñez, un nivel más que discreto. El mismo, en suma, que logra la película. C. S. F. VANITY PRESENTA EN EXCLUSIVA EN MADRID A Actuación: 1,30 noche Sólo hasta el 30 de mayo Calle Miguel Ángel, 3 Tels. 41018 48- 41013 09