Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- ABC, póg. 84- SUCESOS -SÁBADO 23- 5- 87 Seis horas de tensión por un motín en la Cárcel Modelo de Valencia Cinco reclusos secuestran a nueve funcionarios Valencia. Federico Moreno Cinco reclusos mantuvieron ayer secuestrados a punta de pistola durante seis horas a nueve funcionarios en uno de los talleres de la Cárcel Modelo de Valencia. A las siete y media de la tarde, los amotinados depusieron su actitud y se entregaron tras dialogar con el juez de vigilancia penitenciaria, Ernesto Alberola. Numerosas dotaciones de la Policía Nacional cercaron la prisión, sin que finalmente fuese necesaria su intervención. El motín sorprendió a la dirección de la Modelo, que en un principio desconocía tanto el número de reclusos amotinados como el de los funcionarios a quienes mantenían secuestrados en uno de los talleres del centro. Horas después se supo que se trataba de tres presos dé nacionalidad española y otros dos de origen uruguayo. Los internos disponían de una pistola y un revólver, que lograron introducir en sus celdas sin que los servicios de seguridad se hubiesen percatado de ello. Poco antes de la hora en que habitualmente se sirve la comida en el centro penitenciario, los amotinados amenazaron con las armas a los nueve funcionarios que se encontraban en el taller, tomándoles como rehenes. Treinta y cinco internos más, que trabajaban en el taller, permanecieron junto a los sublevados, aunque se desconoce si algunos de ellos tomaron parte activa en el motín. A las cuatro de la tarde, los cinco reclusos, tres de los cuales parecían ser los cabecillas, liberaron a una de sus víctimas para que fuese atendida de unos cortes que se había producido en una mano, a consecuencia de la rotura de un cristal. Momentos después fue igualmente liberado un segundo rehén, afectado de una fuerte crisis nerviosa. Benjamín Estévez, director de la cárcel, explicó que se había mantenido una jínea abierta para que se realizasen conversaciones telefónicas, y que los presos podían utilizarla para ponerse en contacto con el exterior. El jefe superior de Policía de Valencia, Carlos Gómez Ramón, permaneció en su despacho en espera de que los secuestradores se pusiesen en contacto con él. Nada más conocerse la noticia, numerosas dotaciones de la Policía Nacional cercaron el centro penitenciario mientras que varias unidades especializadas esperaban la orden de rescatar a los rehenes. Afortunadamente, su intervención no fue necesaria. El funcionario liberado explicó que los presos exigían la presencia del delegado del Gobierno, Eugenio Burriel, así como de representantes de asociaciones de derechos humanos para iniciar las conversaciones. Los reclusos aseguraron que mantendrían informada a la opinión pública a través de un solo medio de comunicación. Mientras tanto, el juez de vigilancia penitenciaria, Ernesto Alberola, entró en el taller para dialogar directamente con los amotinados y conocer sus reivindicaciones. Caos circulatorio en la M- 30 provocado por un suicidio Madrid. S. S. y Agencias Un joven de veinticuatro años, Juan Carlos L. R. que falleció después de arrojarse desde el paso elevado situado en la M- 30 a la altura de la calle Ramón y Cajal de Madrid, provocó a las ocho de la mañana de ayer un tremendo caos circulatorio en la zona. El joven, que cayó sobre el carril de vehículos rápidos, hizo que los coches que circulaban en ese sentido tuvieran que frenar para evitar el atropello, lo que provocó un choque múltiple, en el que afortunadamente no hubo que lamentar ninguna víctima. Fuentes de la Policía Municipal indicaron que se desconocía si el joven había sufrido un accidente o si, efectivamente, se trataba de un sucidio. Varias patrullas de la Policía Municipal se habían trasladado inmediatamente a la zona para realizar las oportunas diligencias y evitar las retenciones de tráfico y atascos circulatorios que se produjeron en el lugar de los hechos a consecuencia del accidente. El juez de guardia se personó en el lugar media hora después y ordenó el levantamiento del cadáver, que posteriormente fue trasladado al Instituto Anatómico Forense. Minutos antes de las nueve de la mañana, un individuo cuya identidad responde a las iniciales J. A. E. cayó desde el tercer piso del inmueble situado en el número 59 de la calle Serrano. Al parecer, J. A. E. de cincuenta y ocho años, se arrojó al vacío desde su vivienda. Casi a la misma hora se produjo también en la M- 30, a la altura del paso elevado de la Avenida de América, otro aparatoso accidente, al chocar dos vehículos que circulaban en la misma dirección, sin que se registraran víctimas de gravedad. liberados A las siete de la tarde el juez logró que fuesen liberadas veintinueve personas, entre los funcionarios y los reclusos que habían quedado retenidos en el taller. En el local permanecieron aún el mismo juez, tres funcionarios y diez reclusos, entre los que se encontraban los cinco que habían organizado la sublevación. Media hora después el motín concluyó al entregar sus armas los rebeldes y permitir la salida de los últimos rehenes. No han sido precisados los motivos que llevaron a los reclusos a sublevarse. Una de las hipótesis que se barajan apunta a que el motín escondiera un intento de fuga frustrado. La Modelo tiene una capacidad para menos de quinientos reclusos, aunque actualmente está habitada por una población doble a la establecida. Además, las dependencias para régimen abierto han sido ocupadas por las reclusas de la antigua Prisión de Mujeres. Para la liberación de los rehenes, los presos exigieron entonces que sus reivindicaciones, la mayoría de las cuales se referían a mejoras dentro de la propia prisión, fuesen difundidas a través de Radio Nacional. Concluido el conflicto, el director del centro confirmó que la posibilidad de que la retención de los funcionarios ocultase un intento de evasión. D Dos tripulantes de) pesquero Galuco desaparecieron en aguas de la ría de Villagarcía al naufragar el barco gallego. Tan sólo su patrón, Manuel Martínez, pudo ganar la costa. Los desaparecidos son Raúl Dávila y Juan González. Mataron a un anciano para robarle un cupón premiado Córdoba. Efe. Tres jóvenes han sido detenidos en la localidad cordobesa de Palma del Río como presuntos autores de la muerte el pasado sábado de Jesús Berbell García, de sesenta y siete años, a quien golpearon en la cabeza cuando pretendían robarle un cupón de la ONCE premiado con tan sólo quinientas pesetas. Los hechos, según se supo ayer, sucedieron la noche del sábado día 16, cuando Jesús Berbell creyó que era el poseedor de un cupón que estaba premiado con 500.000 pesetas, si bien el premio era de tan sólo 500. Como quiera que el anciano divulgó por el pueblo que le habían correspondido quinientas mil pesetas, J. V. C, de diecisiete años, F. M. F. de dieciocho y F. J. R. de diecisiete, enterados del hecho se trasladaron a la finca donde trabajaba con la intención de robarle el cupón. Una vez allí, no pudieron encontrar el móvil del suceso, por lo que en el transcurso de una discusión golpearon mortalmente a Jesús Berbell. D Las armas reglamentarias de dos policías municipales de Málaga fueron sustraídas ayer por dos individuos que asaltaron las dependencias de la unidad territorial. Detenciones en Villaverde tras la muerte de un policía Madrid. S. S. Inspectores de la Brigada de Policía Judicial han detenido en la barriada madrileña de Villaverde a sesenta personas, en el curso de las investigaciones iniciadas para identificar y detener a los autores de la muerte de un policía nacional en el asalto a un club de Mejorada de Enmedio. Por el momento, la Policía mantiene en secreto las circunstancias en que se realizó la operación, por lógicas razones de discrección, y se desconoce si alguno de los detenidos, dieciséis de los cuales permanecían ayer en los calabozos, a disposición judicial, ha sido identificado como presunto autor del crimen. En el mismo barrio, han sido detenidos ios presuntos traficantes de heroína, Luis F. M. de cuarenta y cinco años, y Carmen A. B. de cincuenta y seis. Sus casas, que eran utilizadas al parecer como centros de venta de heroína en pequeñas cantidades, fueron registradas por orden judicial. Los agentes encontraron en ellas útiles para manipular la droga, armas blancas y de fuego, joyas, dinero y numerosos efectos supuestamente procedentes de robos, que los toxicómanos cambiaban por papelinas de heroína.