Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ABC NACIONAL SÁBADO 23- 5- 87 El Rey afirma el propósito deEspaña de impulsar el diálogo Europa- Iberoamérica Don Juan Carlos expresó su apoyo a la democracia boliviana La Paz (Bolivia) Catalina Luca de Tena, enviada especial Su Majestad el Rey afirmó ayer ante el Congreso Nacional boliviano que es propósito firme de España, desde su Condición de miembro de las comunidades europeas, vigorizar e impulsar las relaciones de Europa con Iberoamérica No cejaremos en nuestro empeño- d i j o- de ver instaurado un diálogo franco y extenso, que se traduzca en un incremento de los intercambios de todo tipo y en proyectos concretos de cooperación Sobre las cuatro y media de la tarde, Don Juan Carlos y Doña Sofía llegaban al Palacio Legislativo, en la Plaza Murillo, donde fueron recibidos con fuertes aplausos de todos los diputados. Seguidamente, el vicepresidente de Ja nación, Julio Garret Ayltón, presentó a los Soberanos a los principales líderes de los partidos políticos bolivianos. El Rey, en el que ha sido el acto más importante de la visita, pronunció un discurso en el que, entre otras cosas, dijo: En nuestra estancia en Bolivia, tan pródiga en momentos gratos y experiencias intensas, difícilmente se puede superar la emoción de dirigirme ahora a está Asamblea, representación genuina del pueblo Boliviano. Además de la historia que nos une, el momento presente vincula a España y a Bolivia de una manera nueva y más estrecha. Compartimos una misma concepción de articular la convivencia nacional mediante sistemas abiertos de representación popular. Ellos son la más pura manifestación de esa voluntad, en la que los componentes de nuestras respectivas sociedades renuncian a la violencia como modo de solucionar los problemas políticos. Este honorable Congreso Nacional, expresión de esa voluntad, es uno de los símbolos de la transformación realizada en paz y con decisión por el pueblo boliviano en los últimos años, que ha conseguido, con su propio esfuerzo, restablecer la democracia. ración: La Naturaleza me ha impuesto el deber de servir al país en que nací Hoy Bolivia, en este marco de convivencia democrática, ha sabido emprender un gran esfuerzo político y social para hacer frente a una de las crisis más graves de su historia. Crisis marcada por una situación internacional de los mercados de las materias primas, en peligrosa inestabilidad y recesión, lo que impide establecer términos de intercambio equitativos, generando asimismo relaciones de mayor dependencia. Los compromisos de la deuda exterior ponen en peligro la estabilidad y el progreso justo de los pueblos en desarrollo. Los bolivianos se encuentran también ante un reto de trascendencia insospechada, planteado por el problema del tráfico de drogas, cuya solución no puede darse ya sino en la esfera de la comunidad internacional y con el decidido apoyo mutuo de los Estados afectados. La mayoría de los países comprueba que sus problemas son en muchos casos similares y que la solución no se puede conseguir por separado. Es la propia envergadura de los problemas la que hace palpable la necesidad de la solidaridad iberoamericana. Relaciones con Europa Es propósito firme de España, desde su condición de miembro de las Comunidades Europeas, vigorizar e impulsar las relaciones de Europa con Iberoamérica. Somos conscientes de que estos dos Continentes, a los que tantas cosas unen, han vivido de espaldas, desconociendo profundamente sus realidades. No cejaremos en nuestro empeño de ver instaurado un diálogo franco y extenso, que se traduzca en un incremento de los intercambios de todo tipo y en proyectos concretos de cooperación. España y Bolivia colaboran también mediante las respectivas Comisiones nacionales para la conmemoración del V centenario del encuentro entre dos mundos, en iniciativas que darán realce a la efeméride, que en 1992 estrechará, más aún si cabe, los vínculos entre las naciones de nuestra comunidad iberoamericana. Esperamos que esta conmemoración suponga no sólo un reexamen de lo que fue aquel descubrimiento mutuo, con sus aciertos y sus errores, sino también un estímulo para una mayor presencia de este Continente en la realidad internacional de nuestro tiempo. A siglo y medio de la independencia de Bolivia, y con la serenidad que nos da esta perspectiva, podemos apreciar la obra de los españoles en estas tierras desde su llegada, hace ya casi cinco siglos: la creación de centros académicos y Universidades, Cabildos y Alcaldías populares; la fusión con las razas Convivencia democrática Bolivia y España cuentan, afortunadamente, con una inmensa mayoría de ciudadanos que acatan y respetan las normas de convivencia, que ellos soberanamente se han impuesto. Esta voluntad de los ciudadanos es la mejor garantía del cumplimiento, la eficacia y el vigor de cualquier constitución política democrática. Ello explica que los pueblos de España y Bolivia hayan protagonizado, con empeño ejemplar, un tránsito pacífico de. formas autoritarias del Gobierno a sistemas democráticos. En las difíciles circunstancias por las que tenemos que transitar, nuestra obligación como servidores del Estado- desde su Jefatura, desde su Poder Legislativo, desde su Gobierno, y toda la Administración- -ha de ser la de reafirmar la decisión democrática en los momentos de desánimo. La enorme responsabilidad, en tiempos de crisis, de todos aquellos que encarnamos al Estado estriba precisamente en que tenemos, ahora más que nunca, que ser la representación digna, viva y alentadora de la nación. Los fundadores del Estado boliviano estaban penetrados de la idea del servicio al Estado. Simón Bolívar dijo con su habitual inspi- Me preocupa el futuro, como a todo el mundo, pero no sé cuál es exactamente el plan que debo seguir para asegurar mi nivel de vida