Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 22- 5- 87 SOCIEDAD A BC 61 Lola Flores: No pago a Solchaga porque no me regalan galas como a Ana Belén La Faraona presenta en Barcelona su obra plástica Barcelona. Ana Fontana La Lola, nuestra Lola, la de España y no la de Merimée, estuvo en Barcelona vendiendo cuadros. Siempre ha pintao mucho en este país, pero ahora, además, le sale rentable. La verdad es que sus obras son graciosas y de colorido muy alegre. Tuvieron un éxito foco, tanto que a las dos de la madrugada ya había vendido 24 de los 32 lienzos. Durante el acto dijo: No pago a Solchaga porque no me regalan galas como a Ana Belén. Y a 150.000 pesetas cada uno no está nada mal para una debutante. Las malas lenguas dicen que con todo ese lío que doña Lola mantiene con Hacienda no le quedan más cascaras que sacar dinero de debajo de las piedras. Así que si la Chunga pinta y no le va la cosa malamente, ella no iba a ser menos (ella o El Junco. un gitano machote y resulten que acompaña a La Faraona a todas partes y que, según testimonios viperinos, es el que pinta algo en todo esto) Sea como sea, el Lola Flores caso es que el negocio es productivo y buena parte de esa productividad se la debe Lola a Mary Carmen Caballero, amiga del alma de la familia Flores y marchante eficaz de sus devaneos plásticos. CarmeJa, que se pasa tos miércoles bailando sevillanas en e) Up Down habló con Sifón Sagnier y Rafael Plaza para organizar esta Primera Exposición ¡Mundial! de la imagable Lola Flores. Y la Lola de Hacienda (y no la de Merimée) llegó a la discoteca envuelta en flashes y acompañada del doctor Merino con tres cuartos de hora de retraso. Lola estaba guapísima, la verdad, y la gente se apelotonaba a su alrededor entre curiosa, divertida y expectante. Teresa Gimpera, sin ir más lejos, comentaba: Lola, hija, hay que ver el poder de concentración que tienes. Y Lola, que es divina, contestó sin inmutarse: Es que soy como Dalí, monada Dicho lo cual, se sentó junto a Carmela, el doctor Merino, Romy y Maruja Garrido, dispuesta a responder a todas las preguntas pero sin conceder entrevistas a nadie. Así pues, nos contó que pinta desde chica cuando le regalaba a su madrina macetas decoradas, y que en su familia, con la excepción de Rosarillo, todos Dos contra uno la historia de amor de Juanito y Feiny Madrid. Almudena Urbina Ayer fue presentado por Fernando Vizcaíno Casas el primer libro de Feiny Encina, esposa del jugador del Real Madrid Juanito. Dos contra uno narra la difícil trayectoria de dos seres que no dudan en sacrificar los principios que guian su existencia, superando escándalos, dudas, incomprensiones, para defender un amor que les transforma profundamente según la autora. La obra de esta incipiente escritora es un diario íntimo de confesiones juveniles que descubre la amarga realidad de un amor frustrado. Una chica de diecisiete años envuelta en un mundo anodino de clases de colegio, discotecas y sueños infantiles conoce por primera vez a un señor casado y a partir de ese momento se le empieza a complicar su vida comenta Feiny con una sugerente sonrisa. La autora de Dos contra uno conoció a Juanito cuando aún era una adolescente, precisamente en el pub madrileño donde tuvo lugar la presentación de su libro. Desde siempre me ha gustado escribir y- añade- por eso pensé que lo más fácil era comenzar con una historia biográfica que, sobre todo, va a interesar a la gente joven. Vizcaíno Casas elogió a la escritora, augurando para su libro una próspera vida comercial especialmente por el interés de su contenido, ya que está escrito con una gran limpieza, honestidad y con una impresionante sinceridad que a veces asusta Su marido también destacó de Dos contra uno la sensibilidad y el cariño con que Feiny había cuidado y mimado cada página de su obra, esperando que para ella sea una gran satisfacción personal, después de nueve meses de trabajo, la primera obra literaria escrita en su vida. Al finalizar el acto, Feiny aludió al hijo de ambos, Borja, que también ha contribuido en el libro ordenando los folios ron sobre su deuda con Hacienda, Lola, muy segura y muy templada, respondió que todo sigue igual, que ya pagará cuando reúna el dinero necesaro. Seguiré trabajando porque tengo más fuerza que eJ Chernobyl ese y si no pagué antes no fue por desvergüenza, porque yo no tengo tarjetas- oro, ni dinero fuera, ni casa en la Moraleja. No he pagado a Hacienda porque tenía cosas más importantes que pagar y porque nunca me han regalado cien galas como han hecho con Ana Belén. Aplausos y oles. Lola se quedó a cenar en la discoteca con sus íntimos y luego se dedicó a las sevillanas, cadera con cadera con Femando Viñas que irradiaba felicidad. En una mesa, regocijados y batiendo palmas, estaban los marqueses de Oris PINAR