Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 22- 5- 87- SAMDAD -ABC, pág. 53 Los estudiantes de Medicina lanzaron docenas de huevos a la cabeza de García Vargas en el homenaje a Marañen ¡Es el peor ministro de Sanidad de la historia! ¡Vargas, dimite y vete con Felipe! Ayer tarde, cuando llegó al Ministerio de Sanidad, Julián García Vargas confesó que había pasado el peor momento de su vida. Es inaudito, es inaudito repetía como alocado. Una hora antes, varios centenares de alumnos de la Facultad de Medicina de la UniSe celebraba ayer en la Universidad Cumplutense el acto de clausura del centenario a una de las figuras más señeras de la Medicina española, don Gregorio Marañón. Durante la mañana, ilustres profesores como Fernández- Cruz, Enrique Aguilar, Felipe Hervás, Juan Gaya y Alberto Oriol Bosch, entre otros, habían elogiado la personalidad de don Gregorio. Sentados en el aula Ramón y Cajal de la Facultad de Medicina, estaban conocidos doctores como Pozuelo Escudero, uno de los organizadores de e s t e c e n t e n a r i o el ginecólogo González Navarro, etcétera. En esta lluvia de huevos no se libraron ni el rector, Amador Schüller. ni el decano, Vicente Moya, ni altos cargos del Ministerio, que hicieron fila común con García Vargas. Casi corriendo, el decano, Vicente Moya, cogiéndole del brazo, consiguió meter al ministro en su despacho mientras los escoltas cerraban la puerta. Unos instantes después, García Vargas se mostraba abatido: Esto es inaudito. Así no podemos ir a ningún lado. Esto es inaudito repetía sin cesar mientras lograba limpiarse la cara de claras y yemas con una toalla que le ofrecieron las autoridades académicas. Tras más de una hora en el Decanato, el rector y el decano decidieron hablar con los estudiantes para pedirles que desistieran en su actitud: Es un invitado de la Universidad y no podemos hacerle eso. Pero nada. Los estudiantes gritaban, El es el culpable de que el día de mañana seamos unos desgracia- Durante dos horas el ministro quedó retenido a la espera de que se calmaran en vano los ánimos Madrid versidad Complutense le habían hecho un pasillo humano al ministro de Sanidad, mientras le arrojaban decenas de huevos sobre la cabeza, y coreaban al unísono el grito de ¡Vargas, dimite, y vete con Felipe! Y otros alusivos a su infancia y a su trabajo de peón. No es contra la Universidad, ni contra usted, rector, es contra el ministro más nesfasto que jamás haya conocido la Sanidad. De cuando en cuando la puerta del Decanato se entreabría vanamente para comprobar una y otra vez que los estudiantes permanecían erre que erre Entre ellos, hijos de conocidos facultativos madrileños. Cuando ya parecía que la cosa se había calmado, ios servicios de la Policía pudieron comprobar que lo que ocurría era que se habían agolpado alrededor de las distintas puertas de salida de la Facultad. Hernández Gil, sacando toda su habilidad a relucir, preguntaba si no había alguna puerta falsa donde poder salir, pero la respuesta era negativa. Dos horas después, García Vargas se decidió, ya sin más, a salir, y aligerando el paso, pudo llegar al coche mientras algunos huevos, ya pocos, le acompañaban en su despedida de la Universidad. Desde los tiempos del franquismo no se recordaban actos como el de ayer en la Facultad de Medicina de la Complutense, donde fue acorralado el ministro socialista de Sanidad- Desde su llegada al Ministerio, García Vargas se ha ganado críticas de todo tipo como la que- llevó a varios miles de médicos a manifestarse a la puerta del Ministerio con una tarjeta roja en la mano, y como si se tratara de un partido de fútbol, solicitarsu expulsión. Otro momento conflictivo y difícil fue en su reciente visita a Canarias en la que García Vargas tampoco estuvo afortunado al señalar que la Sanidad deGanarias era mejor que la de Estados Unidos, lo que llevó a varios periodistas canarios a escribir artículos irónicos como el titulado- Reagan quiere operarse en Canarias y llevó al consejero de Sanidad socialista a pedir públicamente su dimisión. Sin embargo, nunca había sido objeto de un acto tan virulento como el de ayer ante tanta ineficacia como viene demostrando. Llegada del ministro A las dos de la tarde hacía su aparición en el campus el ministro de Sanidad, Julián García Vargas, acompañado del subsecretario Hernández Gil; el jefe de su Gabinete, Fernández Noriega, y su jefa de Prensa, Carmen Arredondo. En la puerta aguardaban el rector, Amador Schüller, y el decano, Vicente Moya, que acompañan al ministro hasta el salón central para la clausura del acto. Minutos antes, varios cientos de estudiantes se habían ido aglutinando en la puerta central. El acto de clausura se desarrollaba entre aparente normalidad. No obstante, a las dos y cuarto de la tarde eran ya casi cuatrocientos los alumnos que se daban cita entre la sala de actos y el Decanato. García Vargas, tras clausurar el acto y saludar a los insignes profesores, emprendió con paso firme su marcha hacia la salida. Nada más abrir la puerta pudo comprobar cómo los estudiantes le hacían un pasillo. García Vargas se quedó impávido unos momentos. Pudo haberse vuelto, pero siguió su camino rodeado por el rector y el decano. Nada más iniciar el paseíllo una lluvia de huevos caía sobre su cabeza y sobre el resto del cuerpo, mientras gritos de todo tipo, coreados al unísono, mostraban la repulsa a su gestión. García Vargas dos. Nos ha truncado toda esperanza. Y de nuevo gritos y frases conocidas y despectivas retumbaban en el hall de la Universidad. En un momento dado, uno de los altos cargos que le acompañaban le pidió que solicitara la intervención de la Policía, a lo que dicho sea en su honor, no accedió García Vargas. De nuevo, él rector. Amador Schüller, salió acompañado del decano, Vicente Moya, a apaciguar a los estudiantes: Os pido que os marchéis. Pero nada. Los estudiantes le contestaban: Vargas lanzó durísimas acusaciones a los médicos de hospitales enel Congreso Madrid La tarde antes de que se produjeran los acontecimientos que contamos en esta página, García Vargas se mostró muy crítico y duro con los médicos en huelga y con la Coordinadora de Hospitales, en el transcurso de una interpelación urgente en el Congreso de los Diputados. Vargas comparó a la Coordinadora con un movimiento anarcoide. Ayer continuaban las negociaciones entre el Ministerio de Sanidad y los médicos en huelga para encontrar una salida que cada vez se adivina más difícil a la huelga médica. Sin embargo, el clima está muy enrarecido. Ayer la Coordinadora de Hospitales no quiso responder a las graves acusaciones de Vargas y se limitó a decir, en el transcurso de una rueda de Prensa, que le parecía inoportuna. Hoy y mañana la Coordinadora de Hospitales seguirá dialogando con el Insalud, y el próximo sábado, estudiará la posibilidad de desconvocar la huelga si hay acuerdos concretos o de volver a parar los hospitales. Por otra parte, ayer, FESIME marcó diferencias con la Coordinadora y anunció la posibilidad de volver a la normalidad, lo que ha disgustado a muchos médicos.