Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC OPIÍVÍOPÍ Panorama ¿OS A EN PR 0 Í 546 ANDA VIERNES 22- S 87 EL DESAYUNO PARA N O todo cuanto hoy advertimos- ¡a veces, con qué asombro! -es indicio de rápida y profunda evolución. Ya en los últimos años del pasado siglo, en los primeros del actual, ciertas princesas dieron que hablar. Luisa de Sajonia se escapa con Toselli, apuesto músico florentino, autor de la famosa Serenata La princesa Luisa de Bélgica sir gue el mismo camino, fascinada por un tal Matachith. La princesa de Caraman CHimay, de singular belleza, pregona sus amores icón el. violinista- Rige. Estas historias acababan mal. Las egregias e inflamables damas comprendían un día- demasiado tarde- que sólo interesaba a aquellos aventureros su prestigio, su rango privilegiado, todo aquello que perdieron por ellos. Entre las declaraciones que hiciera recientemente Estefanía de Monaco, hay una que consideramos la más atrevida y escandalosa. ¿Mi ideal? -confesó al periodista- es muy sencillo. El de toda mujer enamorada de un hombre. Prepararle el desayuno. Rara vez- y ya es decir, al paso que van las cosas- oí una confidencia tan descarada en labios de una mujer. Preparar el desayuno es, en este caso, la proclamación de una intimidad amorosa que siempre se intentó velar. El- desayuno, tan delicadamente dispuesto por manos femeninas, revela no ya la convivencia, sino la cohabitación de una joven pareja. Esa alusión de Estefanía al desayuno nos parece aún más osada que la naturalidad con que anuncia: Volveré de cuando en cuando a Monaco, No quiero perder mis raíces. Estefanía está decidida a conciliario todo. Y, sin embargo, no; parece fácil alternar el ambiente de aquel antro llamado El Vértigo con el de un Principado. Hay que elegir entre las raíces y jo que éstas significan y exigen. Aquel hombre joven, al que me une cierto parentesco, vino a solicitar un difícil consejo. No. Decididamente su matrimonio no prospe- raba. Su mujer y él no congeniaban. La convivencia se hacía penosa. Ambos empezaban a, hablar de divorcio. Y lo curioso- me confiaba el descontento esposo- -es que ella y yo; nos entendemos de maravilla en... cierto terreno. Ya me entiendes. Ninguna mujer me gustó tanto como ella. Y, entre nosotros, esta sensación es recíproca, Pero, amigo mío ¿todo se estropea, todo cambia desde la hora del. desayuno. Entonces empiezan los choques, Jas palabras reticentes, las discrepancias, la disparidad en. cuanto se refiere a aficiones, proyectos... ¿Qué hago? -No puede ser más claro. El desayuno es... el diálogo, el intercambio de ideas. La compenetración física es importante, sí, en el matrimonio, Pero no es todo. No basta. ¿Entonces? -L a separación se impone... antes que tazas y platos se: conviertan en proyectiles. Reflexione, pues, la apasionada princesa. Eli desayuno, es decir, el diálogo, puede har certa comprender todo lo que la separa de Mario, todp lo que haría imposible la unión duradera entre una princesa inquieta, y el inquietante individuo que regenta aquelía discoteca llamada El Vértigo Agustín de FIGUEROA Planetario ÁNIMOS Y DESÁNIMOS N estas circunstancias no está uno para conferencias, decía el señor Rupérez al suspender la suya anunciada en el Club Siglo XXI. Las circunstancias lo que recomendaban era el heroísmo. ¿Los agentes financieros de la sociedad han perdido la confianza en el PDP? Pues, ese era el momento para que Ruipérez demostrara que en el PDP, como hace siglos en Tarifa, siempre hay un hombre dispuesto a arrojar su puñal al sitiador. En esas dramáticas circunstancias, Alzaga obtenía un voto, de confianza. Nadie sabe cómo, pero la mesnada, de suyo nómada, del PDP, pensaba que no existe ninguna razón para que Alzaga, que antaño tuvo la confianza dé Suárez y después la de Fraga, no obtuviera ahora una tercera y más palpable confianza, aunque devengue interésesela de los banqueros: En cambio Damborenea, que con su negra barba nazarita y sus airadas deprecaciones antiterroristas después de la bomba aquella que causó sólo víctimas socialistas, se había ganado la confianza hasta de Tos más recalcitrantes derechistas dispuestos a negarles el pan y la sai- al socialismo, quier dimitir. Claro que negarle la sar y atipan al socialismo es: el colmo de la inocencia, lo que- al socialismo le molestaría es qué le negaran los langostinos y los coches oficiales; E Q Casa en Mariscos y Pescados RESTAURANTE- BAR MARISQUERIA Cambio de Platos cada dfa 5 i SÁBADOS v DOMINGOS: Sabrosa VIVEROS PROPIOS SALONES PRIVADOS Paella de Mariscos R rv BS 5 2 1 2 2 0 7- 2 3 2 3 1 1 2 (servició de aparcacoches) Precisamente por esa sana codicia, los socialistas andan enredados en la discusión de las listas de candidatos del PSOE. Unos, tanto y otros tan poco. Damborenea sobrado de cotos, de candidatos y de fondos electorales. Riupérez, tan esoasillo de votos, tan arregladito de cocandidatos y tan falto de financiación con vistas a su consagración europeísta. Y entretanto, Segurado, inocente, pretendiendo que la derecha y el centro, o sea, lo que llaman, sin estar seguros de que realmente exista, el centro- derecha, estén unidos para las elecciones de 1990, pase lo que pase en las del mes que viene. ¿Pero no estaban todos tan uniditos en los años setenta cuando se dedicaban a ponerle bombas de profundidad a su unión llamada entonces UCD? ¿Y no lo estaban, hace mucho menos, cuando le sacaban con jeringuilla, por fortuna: no infectada, eso no, los diputados a la Coali ción Popular de Fraga, para reinstalarlos en el Grupo Mixto? Viniendo de Barbastro, en rápido viaje, puede ver todas las calles de las poblaciones aragonesas desde tos confines con Lérida hasta Arcos de Jalón, llenos de enormes carteles donde sobre fondo- blanco dice Las cosas bien hechas junto a la rosa cogida por el talle, ¡pobre! por el puño socialista y la ondulante bandera nacional flameando estr. e chámente unida a lade Europa, que eso es un buen rentoy, o a las barras aragonesas que esa es al fin y al. cabo casarríentería política plausible; porque aboga por la unidad de España. De la España socialista, claro. Damborenea no dimitirá, es de esperar- Alzaga, ha terminado por dimitir, es natural, y Riupérez recuperará ánimos. y nos. dará la suspendida conferencia en el Siglo XXI en cuanto sepa que al fin le finanzan la candidatura para Europa. España respira estas semanas patriotismo. Lorenzo LÓPEZ SANCHO