Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 22- 5- 87 OPINIÓN ZIGZAG ABC 21 Cuaderno de notas Televisión privada Aves y aviones El final feliz del incidente que provocó una bandada de gaviotas, al paralizar los motores de un DC- 9 que acababa de despegar de Ibiza, no es óbice para que las autoridades competentes se relajen y no instalen un sistema de seguridad adecuado como el ya existente en Mallorca, por ejemplo. Y sin la excusa de alegar lo costoso que sería, pues existen métodos de lo más rudimentario: uno de los primeros trabajos del doctor Rodríguez de la Fuente como ornitólogo y naturalista fue despejar las pistas del aeropuerto de Barajas de las bandadas de pájaros. Para ello se valió de aves rapaces que acabaron de espantar de allí a todos los volátiles que no devoraron a la primera de cambio. No siempre se tiene la suerte de contar con la pericia de un experimentado comandante para salvar la vida de las personas en vuelo. Se extienden las dudas en torno al proyecto de ley de televisión privada: la crítica jurídica ha partido esta vez del catedrático de Derecho Administrativo Gaspar Ariño, que ha tachado de anticonstitucional el carácter de servicio público otorgado a la TV. Vieja aspiración la de algunos Gobiernos de apellidar público un servicio poco acreedor a tal calificación, y si lo es, lo es en el mismo grado que la Prensa escrita o la radio. Ariño insiste en la necesidad de invalidar este proyecto de ley: conviene recordar, como él lo hace, que el único título legitimador del Estado para regular la televisión es el que imponen los condicionamientos técnicos. El único, al menos, acorde con el artículo 20 dé la Constitución. POLITICAMENTE, CERO La noticia de la dimisión de Osear Alzaga xomo presidente del PDP no ha podido sorprender en los medios políticos, donde ya se especulaba con este hecho. Problemas internos del partido y problemas económicos o de financ i a c i ó n para la campaña electoral han determinado tal desenlace. Osear Alzaga ya no convencía a parte de los suyos y, por supuesto, distaba de convencer a los Bancos o fuentes crediticias sobre sus posibilidades de conducir la campaña electoral correspondiente con un mínimo de aliento y vigor. Ante la realidad producida, varias reflexiones acuden a la mente. Un hombre inteligente como Alzaga tuvo en su momento el acierto de incorporarse a Coalición Popular para buscar por su conducto electoral la presencia parlamentaria que los democristianos necesitaban. Pero este inteligente político cometió después el error de olvidar cuáles eran los orígenes de esa presencia. Y al deshacer el pacto con Fraga no sólo precipitó los acontecimientos que dieron con el líder aliancista en el mundo de los ex sino que preparó su propio eclipse personal. Con toda razón un hombre tan avisado como Rodolfo Martín Villa, de quien no estuvo distante José Luis Alvarez, mostró su discrepancia ante la decisión que Óscar Alzaga tomó al separarse de Alianza Popular, es decir, al liquidar de una manera quizá en exceso autoritaria el nexo que le ligaba al partido de Fraga. Otro democristiano como Alvarez, concretamente José María Alvarez del Manzano, criticó públicamente la actitud alzaguista, que ahora- se ha revelado nociva para su propio autor, y fue expedientado por ello, si bien el actual candidato de la derecha a la Alcaldía de Madrid supo poner tierra inmediata por medio al abandonar voluntariamente el partido que le castigaba. O que pretendía castigarle. Se ha demostrado algo fundamental: Osear Alzaga es políticamente cero cuando trata de conducir un liderazgo por sus propias fuerzas. Hay un factor que la sociedad o el electorado nunca han sabido ver en el PDP: su condición de partido de cuadros y por tanto de partido útil para cualquier situación política que requiere brillantes cabezas. En España no se valoran las cabezas tanto como las marcas y las pretensiones autónomas razonables desligadas de padrinazgos. Y cuando Alzaga- y a tarde- ha pretendido ir por libre a las elecciones y no depender de nadie, se ha encontrado con que el PDP no registraba sus posibilidades en las encuestas o sondeos febrilmente realizados en los últimos meses con vistas al cálculo de opinión que los partidos necesitaban para las elecciones del 10 de junio. Naturalmente, quienes sabían lo que las encuestas arrojaban eran los banqueros. La queja de Alzaga contra la no financiación de sus pretensiones electorales carece de sentido si se tiene en cuenta que ningún Banco se compromete con quien luego no puede devolver la cantidad prestada. Pero lo que Osear Alzaga no podía hacer tampoco era autoinculparse de no representar políticamente ninguna garantía. Distribuir, pues, reproches por su contorno políticoeconómico era cosa natural. Y nadie puede extrañarse de que José María Cuevas, presidente de la CEOE y hombre preocupado por la unidad electoral de la derecha, fuese acusado de torpedear las posibilidades de un partido que, como el PDP, sólo podía restar y no sumar. Osear Alzaga no ha podido probar que Cuevas fuese inductor de nada. Lo que sí ha logrado es ofrecerse como víctima a la consideración pública. Ha preferido la lástima al olvido. Y en vez de retirarse discretamente como la zorra ante las uvas inalcanzables ha procurado organizar todo el ruido posible. La dimisión bien valía una resonancia. O la resonancia una dimisión. El caso es que, durante unos días, Alzaga va a cruzar como un meteoro por el firmamento político nacional. Lorenzo CONTRERAS Incertidumbre En sinónimo de incertidumbre comienza a convertirse la vida académica española: en ella se mantienen muchos universitarios pendientes hoy de la decisión final de los profesores no numerarios; tampoco éstos son ajenos al desconcierto ante la sinuosa política que sigue el Ministerio de Educación. Son ahora los alumnos del Conservatorio madrileño los que temen la decisión de sus profesores de no firmar las actas correspondientes a los exámenes oficiales, libres y de academias, del mes de junio. De poco sirve ya el esfuerzo de unos y otros por recuperar lo irrecuperable: ni un curso perdido ni la imposibilidad para los alumnos de las Enseñanzas Musicales de avanzar sobre sus estudios, en esto también castigados, pueden salvarse con clases de recuperación en julio, como alguien ha propuesto. También durante este mes el Ministerio que habita la calle Alcalá estará de vacaciones... 0 V D 0 Un incendio Por fortuna pertenece al campo de lo anecdótico lo que le ocurrió a Sara Montiel en el incendio del hotel Sarria, donde se encontraba con su marido. Dos cosas merecen destacarse en este accidente que pudo tener más trágicas consecuencias. Una, la muerte del bombero Manuel Ortega, asfixiado por el humo. ¿Nos damos cuenta del valor que encierra el sacrificio de la vida para salvar la de los demás? Este bombero ha perecido desplegando un impresionante desprendimiento; ha entregado lo más que podía entregar sin doblegarse ante un peligro mortal. Y la otra actitud admirable- junto con la de los compañeros que lograron extinguir el incendioque la de los que, disfrutando de vacación, se apresuraron a colaborar acudiendo velozmente en cuanto fueron avisados. azulejos, pavimentos cerámicos y gres DISTRIBUIDOR DE: i p p O R C EL ANCOSA l y frtf Gá! ileo t 26 Tel. 446 43 47 CERÁMICA v; r J EXPOSICIÓN Y VENTA EN MADRID: y Velázquez, 18 Tels. 435 07 61- 435 08 36 í íLuis Vélez de Guevara, 7 Tels. 239 04 21- 227 79 95 C. Delicias. 28 Tels. 228 62 26- 228 41 13 Clara del Rey, 54 Tels. 416 6516 Ctra. Füenlabráda- Pjnto, Km. 17,400 (c. Peral, s n. Tel. 690 07 23