Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE MANOL Arias, que ahora rueda junto a Ana Belén la versión cinematográfica de Divinas palabras le ha pedido a la actriz que en cuanto tenga un ratito libre haga el favor de pasar por su casa para conocer a su hijo Jon Imanol y de paso cortarle las uñas. -P e r o ¿tan ocupada está Í Montserrat Caballé, a dúo con Freddy Mercury Cornejo, en un teatro, que para eso ella es actriz y el producto, pero resulta que no encuentra ni un sólo juez tan solícito o amable que quiera abandonar por un rato su juzgado para casarles en el Infanta Isabel. -Alguno habrá, mujer. -Hasta ahora, no; a lo peor les parece una frivolidad... A lo peor. Veo a Paco de Lucía y le digo que le veo muy poco, que es muy caro de hacerse sentir por estos pagos: -Es que no quiero prodigarme mucho- m e dice P a c o para que la gente no se canse de mí. Mi deseo es que cuando vayan a un concierto mío, sea para ellos un acontecimiento, no una rutina. Sabio razonamiento. Josechu Pastora Vega que no tiene tiempo de cortarle las uñitas al nene? -No, no es eso. Es que si le corta las uñas Ana, el niño será cantante. Dicen que Ana tiene ese don, el de transferir a cualquiera que ella corte personalmente las uñas las gracias, bonanzas y virtudes de su prodigiosa garganta. En una reciente comida celebrada con la Prensa, comentaba jugosas anécdotas protagonizadas por la cantidad de señoras que han peregrinado hasta su camerino con sus hijos en brazos con el propósito de que Ana les corte las uñas. ¿Y les tiene que hacer a todos la manicura? -N o Les corta un poco las uñas y ya está. ¿Y si les corta también un poco el pelo? -Ah, pues entonces me imagino, que las criaturas van para Plácido Domingo o Montserrat Caballé directamente. Si por un casual, cuando la criatura se hace mayor decide que no quiere ser cantante, bastará con que se deje crecer las uñas y le arañe a Ana Belén un poco para romper el maleficio. Bueno, pues yo no sé si a Montserrat Caballé le cortó las uñas de pequeña el mismísimo Beniamino Gigli, pero sí que me he enterado de que el próximo día 29 va a cantar, en Ibiza, para un programa de TVE, la canción dedicada a Barcelona 92 y lo va hacer a dúo con el líder del famoso grupo Queens, el llamado Freddy Mercury. Luego, según mis informes, Montserrat tiene el proyecto de grabar un elepé con este mismo cantante, imitando así a muchos otros grandes divos de la ópera que han grabado música moderna acompañados por una figura del género. -Mucho le debe gustar Freddy a la Caballé... -Dicen que le gusta una barbaridad. Será la primera vez que la gran diva catalana grabe música moderna. Mientras, Sara Mora sigue sin resolver su problema. Elfa quiere casarse con su novio, Enrique Pérez García, presidente de Scala, hizo todo lo posible para traerse a Frank Sinatra, que vuelve a actuar en la Italia de sus mayores, pero al final no pudo ser porque Frankie se descolgó pidiendo 150 millones de pesetas por tres conciertos, uno por cada Scala; o sea, uno en Barcelona, otro en Madrid y un tercero en Canarias. -Fíjate, encima de perder dinero, tenía que poner la copa a 50.000 pesetas... Quien a lo mejor viene es Liza Minnelli. Ahora mismo estamos en tratos. Y el día 28, si nadie indica lo contrario, se reestrenará en el teatro Alcázar, por tercera vez, la más popular obra de Roberto Romero, Coqueluche Dirige Víctor Andrés Catena, que la estrenó hace diecinueve años, y figuran en la cabecera de cartel Mercedes Alonso y Albertito Closas, el hijo de Alberto, claro. Y junto a él, otra hija de actriz y actor: Cayetana Guillen Cuervo. Y Maruja Regio. -L a obra parece volver a estar de moda- m e dice Robert o- porque Verónica Castro, la de Los ricos también lloran la repone también en México. Sí, claro que la he tocado un poco: he adaptado los diálogos a estos tiempos. Por lo demás, ya sabes que el tema es absolutamente intemporal. La estrenaron Mary Carrillo y su hija Teresa Hurtado. Y en el cine la hizo Analía Gadé... Por cierto, ¿ustedes siguen creyendo que la distancia es el olvido, como dice tan nostálgicamente el viejo bolero? Lo digo porque la duquesa de Sevilla, que en estos momentos vive la experiencia de residir en Miami mientras su marido lo hace en Madrid, manifiesta tajantemente que no, que qué va, que todo lo contrario. Vamos, que va y dice, muy seria, ella: -Sirve de estímulo para que la pareja funcione mejor. Ahí tienen, una conclusión realmente revolucionaria. Sara Mora sigue sin resolver su problema: eila quiere casarse en un teatro, pero no encuentra ni un solo juez que quiera abandonar por un rato et Juzgado para casarles en el Infanta Isabel. Les debe parecer una frivolidad dice la actriz Me recuerda muy mucho al caso de Aurora Bautista, que hasta hace poco seguía diciendo que su matrimonio era muy feliz: su marido residía en México y ella en Madrid, y se llamaban por teléfono en Navidades... Por lo demás, que a ver si hacen el favor de dejar de matar a Bertín Osborne, santo cielo, que en cuanto uno se da la vuelta ya le están colocando el papel de la esquela en la espalda, tal que si fuera el Día de los Inocentes... AMILIBIA 126 ABC MIÉRCOLES 20- 5- 87