Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 A B C MIÉRCOLES 20- 5- 87 Publicidad MENTIRAS CONTRA LOS MINUSVALIDOS Por Pedro FUENTES GUIO Es realmente alarmante la vigencia que, en algunos casos, alcanza aquella célebre frase de Lenin, que en su tiempo elevó a la categoría de consigna, y que dice: Contra los cuerpos, la fuerza; contra las mentes, la mentira. Y es más alarmante porque, no conformes algunas organizaciones con propagar falacias de boca en boca, se buscan profesionales del periodismo, o lo que sean, para que las propaguen en letra impresa. Esto es algo muy serio, no sólo porque se confunde a la opinión pública, sino además porque denota cierta podredumbre periodística, profesión que siempre se ha guiado por una ética y gran sentido de la responsabilidad. Esto viene a cuento de las informaciones aparecidas en los últimos días en distintos diarios madrileños, atacando una vez más a Prodiecu y a los minusválidos que viven gracias a la venta de su cupón. Son tan graves las mentiras vertidas en letra impresa que, a pesar de mi propósito, me veo obligado a romper el silencio que voluntariamente me había propuesto. Leo en un importante diario madrileño frases como ésta: Continúa la venta de cupones con la consiguiente estafa que supone para los ciudadanos. Y continúa en otro apartado diciendo: La Sociedad prosigue su actividad fraudulenta. Aparte de que la empresa se reserva el derecho de acometer las iniciativas legales que procedan, en las que la persona que firma esta información tendrá que demostrar ante un Tribunal cuáles son. esas estafas y esos fraudes cometidos contra los ciudadanos, me gustaría que dijera, también en letra impresa, los nombres de esas personas estafadas, al tiempo que nos demostraba otra de sus frases gratuitas: los premios no están en absoluto garantizados Esto es muy grave afirmarlo, sobre todo si no se tienen pruebas. Y no las puede tener quien esto afirma porque, en más de dos años que lleva vendiéndose el cupón del minusválido, no se puede presentar ni una sola persona de todo el territorio nacional que diga que no ha cobrado el premio con el que resultó agraciada. Dice la información del mismo diario que las Audiencias Territoriales se han pronunciado en contra de la actividad de ia venta del cupón, cuando lo cierto es que todos los Juzgados de nuestro territorio, como el de Almería, el de Cáceres y, en noviembre último, el Tribunal 18 de Barcelona, que había asumido todas las denuncias que en este sentido había en contra de la venta del cupón del minusválido, se han pronunciado a favor del mismo. Para abundar en la mentira, o la desinformación, se cita en el mismo artículo la sentencia de 22 de noviembre de 1986 de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, diciendo que se desestima la apelación de Prodiecu. Lo que no dice es sobre qué era esta apelación, con lo cual se sigue confundiendo a la opinión pública. Esta apelación era sobre una multa de dos millones de pesetas impuesta a Prodiecu, y que la empresa consideraba ilegal, lo que ha venido a confirmar en sentencia reciente el Tribunal Constitucional al decir que, al no haber una legislación del juego, todas tas sanciones impuestas sobre esta materia son ilegales, por cuanto al no tener base jurídica en que apoyarse se consideran abuso de poder. Siguiendo con la información del diario que nos ocupa, leemos frases como utilizando de pantalla a un grupo de minusválidos para enriquecerse sus promotores o su finalidad primordial, que no es otra que el ánimo de lucro o personas que se sienten explotadas o un grupo de minusválidos que constituyen la quinta parte de la cifra total de empleados ¿Cómo se pueden hacer afirmaciones tan gratuitas sin informarse previamente de que lo que se dice es cierto? He dicho hasta la saciedad, y en múltiples medios informativos, cómo se distribuyen los ingresos que proporciona el cupón del minusválido, pero lo repetiré una vez más, no para quienes lanzan estas falacias, que de sobra saben que son mentiras a las que tienen que agarrarse porque no tienen otras armas de combatividad, sino para la opinión pública. Estos ingresos se reparten de la siguiente manera: el 50 por 100 de los ingresos se destina a premios; el 45 por 100, a pagar a la Seguridad Social (más de 100.000.000 de pesetas mensuales) y pago de nóminas, puesto que todos los trabajadores están en nómina y dados de alta en la Seguridad Social, y el 5 por 100 restante, que es lo que se puede entender como beneficio, para infraestructura y creación de centros sociales y rehabilitación para minusválidos, de los cuales hay ya catorce en todo el territorio nacional, algunos de ellos funcionando a pleno rendimiento, como el de Barcelona, el de Asturias en Gijón y el Colegio para la Rehabilitación del habla para niños deficientes, en Vilafranca del Penedés, y otros en obras muy avanzadas, y que en unos meses estarán funcionando. ¿Dónde está el ánimo de tuero, el afán de enriquecimiento de los promotores, si todos los beneficios los destinas a obras sociales? En cuanto a que estas personas que venden el cupón se sienten explotadas, me gustaría que preguntaran a los interesados, a ver si hay alguno que confiese sentirse explotado, sobre todo después del último convenio colectivo, mediante el cual han pasado de ganar 55.000 pesetas brutas a ganar 75.000, más los incentivos por comisiones. Otra afirmación gratuita es decir que sólo la quinta parte de los empleados son minusválidos, cuando es tan fácil comprobarlo. No sólo todos los vendedores del cupón son minusválidos, sino que además lo son la mayoría de administrativos y administrativas que trabajan en las delegaciones, como en la de Toledo, por ejemplo, donde los empleados y empleadas de las oficinas, desde el mismo delegado, son minusválidos. En otro diario madrileño también se vierten mentiras tendenciosas sobre la reciente Asamblea de APEM celebrada en Barcelona. Yo estuve presente en la misma, como mero observador, por lo que puedo asegurar que lo que publica dicho diario no refleja en absoluto la realidad de lo ocurrido. En esta Asamblea, a la que acudieron socios de APEM de toda España, lo que estos pedían eran unas elecciones para nombrar nueva Junta directiva, por no estar de acuerdo con la gestión llevada a cabo por la Junta actual, por lo que pidieron reiteradamente, y a gritos, la dimisión de su presidente, don Manuel Fernández Buj, a lo que éste se negó tozudamente. No así el secretario de la misma, señor Menor, quien al final, y a la vista de la petición mayoritaria de los socios, presentó su dimisión. Pero en este asunto nada tenía que ver don Andrés Rodríguez Rodríguez, presidente de Prodiecu. Era una cuestión de los minusválidos asociados, que piden tener una directiva más eficaz que la actual. Como tampoco tiene nada que ver don Andrés Rodríguez con la recién creada Asociación Española de Minusválidos. Son éstos, los minusválidos españoles, los que han tomado las riendas de su destino, han creado la Confederación, cuya Junta directiva está formada por ellos mismos, por encima de Prodiecu y de don Andrés Rodríguez, para luchar por la legalización de su cupón, al que tienen derecho, jurídicamente hablando, igual que los ciegos tienen derecho al suyo. Y no habrá lucha posible entre APEM y ta Confederación puesto que ambas están formadas por minusválidos con el mismo objetivo. Por lo tanto, en cuanto los socios de APEM elijan su nueva Junta directiva, las personas que realmente representen sus intereses no tendrán inconveniente en integrarse en la Confederación y luchar codo con codo para la legalización de su cupón, momento en el que tendrá que desaparecer Prodiecu, puesto que, hoy por hoy, son los minusválidos los que cuentan, quienes llevan las riendas y la defensa de su puesto de trabajo como vendedores de su cupón.