Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 A B C CIENCIA Y FUTURO MIÉRCOLES 20- 5- 87 Polémica en el Bajo Duero por la instalación de un laboratorio subterráneo de residuos radiactivos Los habitantes de la zona se oponen al ENRESA considera que el laboratorio no estudio de las formaciones graníticas incrementará los niveles radiactivos El Plan General de Residuos Radiactivos señala el año 1999 como el momento en que se propondrán varios emplazamientos potenciales para el almacenamiento de residuos de alta radiactividad. Los habitantes del noroeste salmantino conocieron, a través de la Prensa portuguesa, que se había elegido su comarca Los habitantes de la comarca, representados por dos coordinadoras, consideran que sus protestas están basadas en planteamientos racionales, de ninguna manera en reacciones emocionales. Todos están convencidos de que tras el laboratorio se instalará un cementerio nuclear La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) niega rotundamente que el proyecto actual contemple la posibilidad de construir un cementerio radiactivo en ta frontera hispano- lusa. El laboratorio es una instalación de experimentación en la que queda excluida por principio cualquier almacenamiento definitivo de residuos. Juan Manuel Kindelán, presidente de ENRESA, señala que no se puede descartar que en un futuro se construya el almacén, puesto que en algún lugar de España se debe construir, pero esto es totalmente independiente de lo que ahora se proyecta. Según sus propias palabras: Si se hace el cementerio no será porque se haga ahora el laboratorio. No puedo asegurar que el día de mañana pueda haber un almacén nuclear, pero puedo asegurar que lo que hoy proyectamos no tiene nada que ver con eso. para instalar un laboratorio subterráneo de investigación sobre almacenamiento de residuos radiactivos. La rápida reacción de los salmantinos y los incidentes de orden público que se produjeron entran dentro de la crónica de sucesos; ahora, la controversia continúa en un ambiente de desconfianza y enfrentamientos. peligro de fisuras o hundimientos provocados por seísmos. Bernardo Santos, portavoz de la Coordinadora de Ayuntamientos, cree que la razón de haber elegido su comarca es otra bien distinta. Declara que han seleccionado su tierra porque no esperaban ninguna oposición: Dado nuestro bajo nivel demográfico, población envejecida y baja renta, se intenta ubicar en ella este. IPES porque nunca seremos una zona conflictiva, como lo demuestra el hecho de que siempre hemos dicho amén a lo que viene del poder. Bernardo Santos puntualiza que ENRESA no ha aclarado sus intenciones: La primera reunión con la empresa fue a finales de marzo en Salamanca. Consideramos que la exposición que nos hicieron fue confusa, tendenciosa y contradictoria. Lejos de convencernos de la bondad del IPES que allí se explicó, diciendo que era algo totalmente inocuo, lo que sí consiguieron fue que nos ratificáramos aún más en nuestros planteamientos. ENRESA declaró que el cementerio nuclear no se podría instalar en un radio inferior a los diez kilómetros, argumento que la coordinadora considera ridículo, puesto que les es indiferente que el cementerio se encuentre en su pueblo o en el vecino. La población que se siente amenazada con la instalación del IPES no se reduce únicamente a la comarca de los Arribes del Duero. La Coordinadora de Ayuntamientos cuenta con el apoyo de cerca de trescientos pueblos, tanto de Salamanca como de Zamora, así como de localidades portuguesas cercanas a la zona. Juan Manuel Kindelán afirma que estos temores son infundados: Es totalmente falso el razonamiento que esgrimen, no es cierta la frase que dicen que si hacemos un ensayo en Salamanca luego harán el almacén. Es cierto que existe una posibilidad de que Salamanca albergue un cementerio nuclear, pero es la misma posibilidad que tienen todas las zonas graníticas de España, así como las zonas salinas o arcillosas, puesto que aún no se ha decidido la formación geológica que se utilizará. El presidente de ENRESA también quiere aclarar que el futuro almacén de residuos radiactivos sólo acogerá los desechos españoles, nunca tos provenientes de otros países de la Comunidad. lo que son muy precipitados los temores de los salmantinos. ENRESA declara que el laboratorio no será una instalación nuclear, aunque entre 1995 y el año 2000 será una instalación radiactiva, con unas fuentes de radiación entre cuatro y seis, de naturaleza similar a las utilizadas en hospitales para cobalterapia. Se utilizarán isótopos trazadores de muy baja actividad para estudio de migración en la roca. Una vez utilizadas, las fuentes serán retiradas de la instalación. El proyecto de investigación contempla tres fases, la primera de las cuales comenzó en 1986, y finalizará, en 1989, con la construc- Bernardo Santos (Coordinadora de Ayuntamientos) Por qué se analiza el granito de esta comarca, si luego se va a instalar el cementerio en otro lugar ción de la instalación subterránea y con la caracterización geológica e hidrogeotógica del macizo rocoso. La segunda fase continuará con las investigaciones de la primera y estudiará el impacto termomecánico de radionucleidos y materiales de relleno y sellado. Esta segunda fase finalizará en 1994, y el año siguiente comenzará la tercera y última fase. En ella se demostrará la evacuación geológica en un medio granítico mediante la utilización de fuentes radiactivas recuperables de alta actividad. El objetivo final de la investigación es conocer todos los factores necesarios para la construcción y gestión de un almacenamiento definitivo seguro en un macizo granítico para residuos radiactivos de alta actividad. Instalación piloto La Comunidad Económica Europea- en el marco del tercer programa de investigación de gestión y almacenamiento de residuos radiactivos contempla la construcción y explotación de instalaciones subterráneas experimentales abiertas a la acción conjunta de los Doce En este sentido se están desarrollando los proyectos HAW y HADES, dedicados a la investigación de formaciones salinas y arcillosas. Nuestro país tiene la intención de participar activamente en estos proyectos y, al mismo tiempo, desarrollar una instalación piloto experimental subterránea en un medio granítico (IPES) Las rocas cristalinas, en particular el granito, son uno de los medios geológicos que más se están estudiando, junto con las arcillas y las formaciones salinas, puesto que parecen ser las más adecuadas para el almacenamiento de residuos radiactivos. Juan Manuel Kindelán quiere dejar bien claro que no se está estudiando en concreto el granito de la zona; se estudia el comportamiento del granito como formación geológica, al igual que en otros países se está investigando la sal y la arcilla. Las actividades del IPES se coordinarán con el Plan de Selección de Emplazamientos. Sin embargo, ENRESA señala que España aún no ha decidido el tipo de formación geológica en que almacenará los residuos. Decisión que no se tomará hasta el año 2010, por Zona asísmica ENRESA señala que se ha elegido la comarca de los Arribes del Duero por su idoneidad. Concretamente, el granito de la zona es suficientemente bueno en cuanto a estructura geológica para la realización de las investigaciones. El coste para acceder a una profundidad de 700 metros es muy adecuado debido a la especial configuración geográfica del terreno. Se puede llegar a dicha profundidad desde las inmediaciones de los ríos, cuyo cauce se encuentra a una considerable profundidad respecto a la llanura adyacente. Además, la zona noroeste de Salamanca es prácticamente asísmica, con lo que se anula el posible Radiactividad natural La zona noroeste de Salamanca cuenta con una riqueza mineralógica de primer orden, con yacimientos de estaño en Umbrales y Fregeneda, wolframio en Barrueco Pardo y una mina de uranio en Saelices, seguramente