Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
wam El IAC detecta chorros de iones lanzados por la NASA Santa Cruz. J. M. de Pablos Desde el Observatorio de El Roque de los Muchachos, en la isla de La Palma, dos astrónomos británicos del University College de Londres- M Meredith y D. Ress- han detectado chorros de iones lanzados al espacio por la NASA a finales del pasado mes de febrero. Esta experiencia americana la realiza la Universidad de Alaska, con el lanzamiento de una sonda d e s d e la base de S o n d r e Stromfjord, con objeto de observar y obtener mapas de distribuciones magnetosféricas de los campos magnéticos y. eléctricos de la Tierra, al coincidir con una aurora boreal intensa. El cohete lanzado desde Alaska soltó tres cargas de bario a 600 kilómetros de la Tierra, y al ionizarse produjeron un efecto parecido al de un cometa. Esta masa ionizada, acelerada por la velocidad del campo magnético, originó que los iones del bario alcanzaran una altura de 20.000 kilómetros, de manera que se delinearon los campos magnético y eléctrico que se deseaban estudiar. Desde el Roque de los Muchachos se efectuó un seguimiento de esta experiencia, por medio de sus detectores de fotones. Desde el observatorio palmero se contemplaron estos chorros de iones como pistas luminosas de color púrpura sobre el horizonte, al noroeste hacia Alaska, diez minutos después del lanzamiento del cohete de la NASA, según se ha informado ahora. Por otra parte, el círculo meridiano automático Carlsberg colaboración de Dinamarca en el Instituto Astrofísico de Canarias, facilitó el encuentro de la nave espacial Voyager- 2 con el planeta Urano, al efectuar las medidas de la posición del astro y confirmr con su labor las tres observaciones realizadas por el Observatorio Naval de Estados Unidos, que contradecían el centenar de fotografías obtenidas con anterioridad por el Jet Propulsión Laboratory, de Pasadena (California) Este es el tercer arto de operatividad en el Roque de Los Muchachos, en el transcurso de los cuales este Observatorio de Pasos ha medido posiciones de cuerpos celestes con una precisión de 0,08 segundos de arco. Mil millones costará el aerogenerador de 1.200 kilovatios que se construirá en Galicia El proyecto cuenta con el patrocinio de la CEE Madrid. José María Fernández- Rúa En tas proximidades de Cabo Vilano, en la Costa de la Muerte coruñesa, se instalará el prototipo de aerogenerador AWEC- 60 de 1.200 kilovatios de potencia, que en un futuro se acoplará a la red de media tensión. Este proyecto tiene el patrocinio de la CEE y cuenta con una amplia cooperación técnica internacional. EJE DE BAJA VELOC 1O AD cas competitivas de energía eléctrica mediante energía del viento puede aparecer, en principio, como una opción complementaria atractiva, pero, en la práctica, presenta un cierto número de limitaciones. Entre éstas, cabe citar las siguientes: requerimiento de condiciones de viento adecuadas y de espacio para situar las máquinas, costes de generación de electricidad convencional en la zona elevados o ausencia de otras alternativas, existencia de fuentes complementarias o sistemas de almacenamiento para cubrir los periodos de bajas condiciones de viento y disponibilidad de equipo generador adecuado. El proyecto AWEC- 60 se origina como un intento de respuesta al tema, aún abierto, de la disponibilidad del equipo de generación adecuado. Las condiciones de funcionamiento de un aerogenerador son especialmente duras: agentes meteorológicos agresivos, funcionamiento no estacionario, cargas alternativas y todo ello con una atención muy reducida. La primera cuestión planteada al definir el aerogenerador AWEC- 60 fue la elección de la potencia nominal. En los aerogeneradores, la potencia nominal es proporcional a la raíz cuadrada del diámetro. Para llegar a potencias unitarias de 3 a 4 megavatios es necesario emplear rotores de cien metros. El tren de potencia o mecanismo encargado de transmitir las cargas del viento a la torre y convertir el gigantesco motor generador a bajas vueltas, en unas condiciones más razonables para un generador eléctrico, es un elemento de elevada responsabilidad en un aerogenerador del tamaño del AWEC- 60 Las rachas de viento originan grandes variaciones en el par de entrada que actúa sobre los dentados de la caja multiplicadora, de forma violenta. Los elementos más innovadores del proyecto son las palas del rotor y el sistema eléctrico. Las diferencias entre los diseños AWEC- 60 y WKA- 60 radican, precisamente, en estos elementos, además de en la torre, que en el caso de este último es de hormigón armado y se encuentra anclada en el mar. MECANISMO DE CAMBIO DE PESO Este proyecto de aerogenerador avanzado fue presentado a la CEE hace ya dos años por un consorcio formado por la Asociación de Investigación Eléctrica, de Unesa, el Instituto de Energías Renovables, la empresa multinacional alemana MAN y Unión Eléctrica- Fenosa. La aportación comunitaria, una vez aprobado el proyecto, es de 300 millones de pesetas. El pasado año, la Oficina de Coordinación para la Investigación y Desarrollo Eléctrico aprobó igualmente una financiación del proyecto con fondos del Programa de Investigación Eléctrica por importe de 250 millones de pesetas. La inversión total se estima en unos mil millones de pesetas. En opinión de los expertos, el AWEC- 60 se puede convertir en un prototipo que ofrezca bajos costes de montaje, transporte, operación y mantenimiento y que, al mismo tiempo, presente alta fiabilidad, durabilidad y disponibilidad. Hay que señalar que el coste de generación de fuerza por este medio todavía es más caro que, por ejemplo, el hidráulico, pero se estima que la fuerza del viento puede resultar aconsejable en pequeños sectores, sobre todo cuando el coste de líneas de conducción y distribución es muy alto. El AWEC- 60 tiene como base el diseño de otro ingenio de este tipo, el WKA- 60 que la empresa MAN ha instalado en la isla de Helgoland (Mar del Norte) La potencia nominal del AWEC- 60 es de 1.200 kilovatios. Tendrá una altura de 45 metros, con Un rotor de 60 metros de diámetro, y su velocidad de giro será de 23 revoluciones por minuto. La experiencia recogida en otros proyectos de este tipo, puestos en funcionamiento a partir de 1980, ha demostrado que los aerogeneradores con potencias superiores a dos megavatios tienen un coste por kilovatio instalado muy elevado, además de p r e s e n t a r s e r i o s problemas operacionales. No obstante, los aerogeneradores de tamaño pequeño, que se han construido casi siempre para parques eólicos, han tenido unos costes de instalación relativamente modestos y una fiabilidad apreciable, pero su aplicación- aseguran los expertosno resulta compatible con las características geográficas euro peas y la tecnología no se ajusta a la desarrollada por las empresas eléctricas del Continente. Hay que señalar que la generación en condiciones económi- I