Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 ABC SAN ISIDRO 1987 MIÉRCOLES 20- 5- 87 Historia de la plaza de toros de las Ventas (VI) El triunfo de la nueva hornada y la muerte de Pascual Márquez Las dos primeras temporadas completas de la plaza de las Ventas, después de acabada la guerra civil, son las de 1940 y 1941. El signo de ambas es muy silimar. Sobreviven, amparados con grandes éxitos, Marcial Laianda que consume sus penúltimas horas con un gran ritmo, Nicanor Villalta- que sigue cortando orejas en Madrid- y Vicente Barrera, que se deja ver bastante por las Ventas en la primera de las temporadas. Este mismo año irrumpen como matadores 1940 a Domingo Ortega, que por cierto, no de toros Gallito y Pepe Luis Vázquez. El pri- tiene suerte en sus cuatro comparencias mamero confirma su alternativa septembrina de drileñas y permanece retirado al año siguienBarcelona, el día 6 de octubre de manos de te. Tampoco cuaja el dúo de Belmonte CamMarcial, la misma tarde poy con Gallito y es sólo Pepe Luis Vázquez en que Juanito Belel único- -a pesar de sus caras y crucesmonte sufre una muy que puede competir de verdad con aquel grave cornada, pero monstruo de Córdoba, como le llamó Kobtiene un éxito rotunHito desde Dígame pero una cornada en do. Santander en 1943 desfiguraría la cara y quitaría el sitio al gran torero brujo de San BerPepe Luis refrendanado y Manuel Rodríguez quedaría sólo en el ría su doctorado sevitrono del toreo sólo fustigado durante un par llano- conferido el día de años por aquel ciclón ázteza que se llamóde la Virgen de los Carlos Arruza. Reyes- unos días después. También es MarDe la generación intermedia destacan Pepe cial el padrino y Gallito Bienvenida, colocado en figura, a raíz de corhace las veces de testitar dos orejas a un toro de Antonio Pérez el go en festejo ofrecido Juanita Belmonte 19 de mayo de 1940 en tarde en que compipor el Gobierno espatió con un arrollador Marcial (que suma dieciñol a Heinrich Himmler, jefe de la Policía ale- séis corridas en nuestra plaza entre las dos mana. El festejo se suspende por lluvia, una temporadas) y un estupendo y completísimo vez arrastrado el tercer toro y Marcial y Galli- Juanito Belmonte. Ambos cortan también los to se hacen con una oreja cada uno de sen- trofeos máximos. dos toros de Escudero y Arranz. Además de Pepe- cada día más consuEn 1941 ambos frecuentarían las Ventas mado lidiador y excepcional rehiletero- dan a (cinco tardes el sobrino de los Gallos y seis veces su nota: El Estudiante- a un paso de Pepe Luis) y si el primero cuaja una gran fae- su resurgir pleno- Rafaelillo, que corta sus na el 8 de junio a un toro de la viuda de Ga- orejas entre cornada y cornada, y Cagancho lache y corta al mes siguiente dos orejas a y Gitanillo de Triana ofrecen sus fuertes rauno de Antonio Pérez, el segundo deja cons- malazos de arte, sus cantos por soleares tancia de su arte grandioso que no corona aunque sean a cuentagotas. casi nunca con la espada, pues aún no había Pero la nota trágica se cumple eJ 17 de conseguido cogerle la muerte a los toros mayo de 1941. Pascual Márquez, un torero con aquella media estocada peculiar que le con gran cartel en Sevilla y que no acaba de enseñó Marcial. entrar en Madrid, hace el paseíllo para maJuanito Belmonte repite esta temporada su tar una corrida de Concha y Sierra en unión éxito del año anterior en la corrida inaugural de Fernando Domínguez y Gitanillo de Triaa benficio de los damnificados por el incendio na. El diestro sevillano sale a por todas. De de Santander. Dos orejas van a las manos esa corrida depende su futuro. Sabe que los del hijo del Pasmo de Triana y otras dos otros compañeros de la nueva ola le están caen en poder de Manolete (hasta se habló ganando la partida. Su pensamiento está en de la concesión de un rabo no confirmado) triunfar rotundamente en las Ventas igual que que sigue labrando su grandioso prestigio a lo ha hecho tantas veces en la Maestranza: base de su aguante estoico con capote y mu- Aunque me tenga que dejar coger como el leta y la rectitud de sus estocadas. La corte- día que me dio la altenativa en Sevilla Luis dad de su repertorio no es óbice para que Fuentes Bejarano con un toro de Pablo Romaravillen el pase fundamental- e l natural- mero No podían quedar en simples sueños el peculiar remate para irse del toro y la lumi- todo lo que había pensado de niño en la denosidad arrogante de sus manoletinas. Su hacer al toro Soñador de Antonio Pérez, un colorao ojo de perdiz, ha quedado en la historia con la rúbrica de una estocada llePARTICULAR COMPRARÍA gando a los rubios y dejándose ver con FINCA 150- 300 Has. esa lentitud perezosa que iba haciendo de la a menos de 3O Km. de Madrid suerte suprema antesala de la muerte anunAgua abundante. Comunicación fácil. Princiciada en Linares. palmente carretera nacional Juanito Belmonte y Manolete torean mucho Llamar 9- 14 horas al Teiéf. 429 75 01 en las Ventas esos dos años. Seis tardes (Sita. Paloma) cada temporada el retoño del Trianero y Manolete cuatro en las dos ocasiones. A pesar de las buenas condiciones de Juanito no ter- MORALEJA PARTICULAR COMPRO CHALET O PARCELA mina de cuajar una rivalidad pareja con el de Horario: 12 a 2. Teléfono 653 37 90 Córdoba. A éste le quisieron enfrentar en hesa de los Moreno de Santamaría- donde era mayoral su padre- y tenía que regresar a su pueblo de VWIamanrique de la Condesa con el marchamo de figura del toreo y demostrar que era cierto lo que de él hablaban en la ciudad del Guadalquivir: Pascualillo Márquez tiene un corazón que no le cabe en el pecho... Y salió Farolero en tercer lugar. El toro de la viuda (como así se denominaron siempre a los concha y sierras estaba marcado con el número 52. Tenía estampa de decimonónico por su pelaje entrepelao Al torear con el capote, una ráfaga de viento descubre a Pascual. Farolero hunde su pi- Momento de la cogida mortal de Pascual Márquez ton, traicionero y ávido de sangre y presa, en el pecho del torero. Es un instante espeluznante. La sensación de tragedia invade los tendidos. El diestro se incorpora y se va hacia la barrera tocándose con una mano la herida. Balbucea la frase: Marrajo, me has matado y se desploma. Conducido a la enfermería, en estado de extrema gravedad, permanece varios días allí. Trasladado al sanatorio del doctor Crespo, moriría a los doce días del percance: era la segunda víctima de la fiesta en nuestra plaza... Atrás quedaron las ilusiones toreras de Pascual. El llanto de Sevilla toda que le esperaba siempre con ilusión, que confiaba en él. Los días de lucha para alcanzar un puesto. El doctorado en plena guerra cuando tuvo que hacer su carrera entre los interregnos de los tiros. Paso a paso, sin continuidad, pues había entonces muy pocas corridas. Y Farolero se llevó a Pascual al otro mundo con una cornada tremenda. Era como si los hados no quisieran que de la tierra de la gracia, del arte y de la improvisación saliera un torero con aquellas agallas, con aquel valor indomable, con aquella casta grandiosa. Por que los que vieron a Pascual Márquez dijeron que con ese arranque y ese ardor sólo había salido de Sevilla: ¡Nada más y nada menos que El Espartero! José Luis SUAREZ- GUANES.