Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 13- 5- 87- ESPECTACULOS ABC. póg. 91- Rubinstein y España inaugura con brillantez las actividades de la Fundación Isaac Albéniz La exposición acoge los recuerdos del excepcional pianista polaco Paloma O Shea, en vísperas de su Concurso Internacional, cuando acaba de anunciar el nacimiento de la Fundación Isaac Albéniz, ha podido saludar a todo el mundo social y filarmónico más representativo en la Fundación Santillana, que acoge la exposición Rubinstein y España primer acto de la Albéniz Es bien conocido el amor del de ciudades de España antes excepcional pianista polaco hade, ya en los comienzos del 88, cia España, lo español, su músiclausurarse en Londres, al tiemca. Ahora, en ocasión de su cenpo que se presenta el ganador tenario, la exposición, realizada del premio Paloma O Shea tocon indudable acierto por el crítidavía es más valioso y servirá co Enrique Franco, en funciones más permanente documentación de comisario, y su equipo intetestimonial un espléndido volugrado por Renate Balzer, Hertha men, Rubinstein y España Gallego, Annelies Kaufmann y cerca de cuatrocientas páginas Félix Palomero, es un amplio de gran formato, cuya portada muestrario, un compendio que reproduce el precioso dibujo que ordena recuerdos de todo tipo: trazó Pablo Picasso del perfil de autógrafos, muchos de ellos en Rubinstein. el perfecto e incisivo español del La publicación, que abunda en artista, correspondencia con muy atrayentes ilustraciones grágrandes compositores, intérpreficas, se enriquece el recoger, tes y figuras eminentes, fotograbajo la etiqueta, Una página fías de todas las épocas y lugapara Rubinstein los facsímiles res, partituras, libros y trabajos a de las partituras escritas con tal él dedicados, dibujos firmados fin en esta oportunidad por veinpor Pablo Picasso, cuadros de tiún músicos de España. Casas, un gran óleo de López Hay más: el libro es, en conMezquita que reproduce a la Injunto, un completo compendio fanta Isabel y a la duquesa de sobre múltiples aspectos de RuNájera... binstein y su entorno. Varios bloques acoplan la interminable reVemos a Rubinstein vestido de lación de colaboradores. He aquí torero y en pleno concierto en los epígrafes: Estudios generalos mágicos fondos granadinos; les Ante la crítica Las enlo vemos en el último con la trevistas A orillas de la músiONE y Frühbeck, en 1975, o con ca Por las calles y los camiAlicia de Larrocha, que abrirá n o s R u b i n s t e i n y tres pronto el grupo de recitales en compositores españoles: Albéniz, su homenaje, y en sus postreras Falla y Mompou etapas malagueñas en familia. En el recinto se multiplican los Datos sobre el repertorio espaencuentros con figuras de hoy, ñol y el general del artista, un que conocieron y admiraron al bloque, Rubinstein en imágeartista. No falta S. A. R. la Duquenes sobre el que ya se hizo resa de Calabria, presidenta del ferencia, la cronología de sus Comité Internacional del Año Rupresencias en España redonbinstein. dean el volumen, que es mucho más que un libro catálogo, aunTienen valor particularísimo alque cumpla esta segunda misión gunos testimonios gráficos de muy ampliamente: es un fruto de Juan Gyenes, tantas veces notauna labor de busca y recopilario de actuaciones memorables, y lo poseen vitrinas con autógrafos que hablan de la relación del pianista con Isaac Albéniz, con sus herederos y su música, de la que fue intérprete genial; con Una página para Rubinstein Manuel de Falla, que le dedicó la es el título que recoge, dentro Fantasía Bética de la que del libro Rubinstein y Espacontemplamos el autógrafo; con ña los facsímiles de las partiFederico Mompou, el nonagenaturas escritas con tal fin en rio y exquisito decano actual de esta oportunidad por veintiún nuestros creadores. músicos españoles. Una música ambiente nos brinda de forma ininterrumpida Estos son Miguel Alonso, los ejemplos españoles tocados Carmelo Bernaola, Amando por Rubinstein. Blanquer, Francisco Cano, MaY si la exposición es ya causa nuel Castillo, Miguel Ángel Cocierta para el espacioso recorrido, que han de gustar una serie Sinatra vuelve a sus orígenes, e Italia recobra La Voz Roma. Alejandro Pistolesi Cunden los preparativos para la gran gira de Frank Sinatra, que dentro de un mes volverá a Italia, donde, aparte de los tres conciertos previstos- e n el estadio de Bari (15 de junio) en las Termas de Caracalla (17 de junio) y en la arena de Verana (20 de junio) rodará un largo documental titulado, en recuerdo de una de sus canciones más famosas, Italy my way (Italia a mi manera) producido por George Schlatter. El hábil empresario que organizó en septiembre del año pasado el primer concierto de Sinatra en Milán, Pier Quinto Cariaggi, hizo un negocio tan redondo que no ha parado hasta conseguir esta nueva gira que según parece, confirmará el buen resultado anterior. Las previsiones dan por descontado que con los derechos de la película quedarán rebasados los cálculos más optimistas. De momento, el documental, destinado a las cadenas de televisión de todo el mundo, ha sido adquirido ya por la HBO, la mayor red de televisión por cable, que cuenta con más de cincuenta millones de abonados. En su preparación coinciden los intereses de numerosas entidades culturales, turísticas y comerciales. El plan de trabajo está bien estudiado. Haciendo hincapié en el origen italiano de Sinatra, se verá al cantante presentando las más famosas ciudades de la península, relacionándolas siempre con algunas de sus canciones. Desfilarán así, ante los espectadores, los encajes de mármol del Gran Canal de Venecia y sus rincones más recoletos, las torres de la pendenciera Toscana, las fuentes y los pinos de Roma, el fuego de Nápoles y de Sicilia. No faltarán las ocurrencias curiosas, como la de un almuerzo con el tenor Luciano Pavarotti en su casa de Parma, o la visita a la aldea siciliana donde nació el padre de Sinatra (la madre era genovesa) Y, en fin, a lo largo del documental, aunque no vengan a cuento con su argumento concreto, se oirá La Voz luciéndose con las piezas más populares y universales de su gran repertorio, acompañado por una magnífica orquesta norteamericana de treinta músicos. Es posible, además, que la lista de los conciertos se alargue con otros cuatro: en Sicilia, Nápoles, Genova y Florencia. Artur Rubinstein ción por lo que la gloria, siempre en peligro de caducidad, del intérprete, queda recobrada para la permanente evocación con base cierta en testimonios fehacientes. Y no se olvide, sería omisión imperdonable, que Gerardo Rueda ha creado una escultura muy original con destino a la exposición, que al entrar nos enfrenta con un busto del músico, y que en una sala aneja se proyectan distintas grabaciones en vídeo, varias películas de Televisa dirigidas por F. Reischenbacti- Rubinstein y Alfidi, en Venecia, en Israel, en Polonia, con los jóvenes, Rubinstein, Wagner o Lucerna y en Deauville- y la entrevista A fondo que le hizo para TVE Soler Serrano. Insisto: estas notas apresuradas parten del recorrido por una exposición rica- en sugerencias y el primer vistazo a un libro que, según esa impresión inicial, es jugoso, fluido, directo para su lectura y digno de ocupar un puesto de honor en cualquier biblioteca musical. Antonio FERNANDEZ- CID VEINTIÚN MÚSICOS ESPAÑOLES ria, José Ramón Encinar, Antón García Abril, José García Román, Joan Guinjoán, Cristóbal Halffter, Ernesto Halffter, Joaquín Homs, Antón Larrauri, Tomás Marco, Xavier Montsalvatge, Gonzalo de Olavide, Luis de Pablo, Claudio Prieto, Joaquín Rodrigo y José Luis Turina, compositores de cronologías y estéticas harto diferentes.