Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿QUE PRETENDE ESTE HOMBRE? L S Gobiernos son como las chachas de icrvir que venían del pueblo a U capital, a ¿Y qué pietendian? Servir, Pero al f i nal las amas de casa no 5 debamos cuenta de que no servían para nada. Obser en. -Buenas, Está la señora? -S i e s t o y O u é desea? Ouien es usi ed? Sov el Cíobierno. que vengo a preiender. ¿D c parte de quién? -D e l lechero. ¿A usted le manda el lechero? -A mi no me manda nadie Soy vo el que manda, -Y antes, ¿dónde servía? -E n casa de otros señoreíPero me echaron. P o i ue. -Porque n servia. -Bien, En ese caso puede quedarse. Hablemos de condiciones A p a r t e del l e c h e r o ¿quién tniü le recomienda? -M i lio Alfonso. -Sl ése era mi abuelo. Pero a él le gustaba que le Uamaian Braubo. -L o mismo que mi madre. Mi madre siempre decía: nCuando yo füUe, quiero que todo d mundo me llame Braulio. -Su madre era una santa. -Y usted, ¿qué edad liene? -N o lo sé Me quedé huírfano a los pocos anos de nacer mts padres. ¡N o sabe uslcd como me abigarro! Pero en f i n ya que ha venido, le píeseniarií al presídeme. -P e r o señora, el presídeme soy yo, -U s t e d e s tos presidentes siempre dicen lo mismo. -E s o jsn lonierias, -P o r eso digo que siempre dicen las mismas tonterías, A mi me gusiaría verle m- síido de paisano en una mamíestaaón de esas. -Señora, vo me manifiesto. ¡U s l e d no se maniíiesla de ninguna manera! -Y o soy el primero que ha hecho una huelga de presidentes. ¿Y qué ha conseguido? -Pues nene usled r; tzón. No he conseguido nada, Pero ahí sigo, en r. i Mons loa Y sin saber m d n i f e s i a r m e A ver si Marcelino me da una oporiuniJad. -E s o e lo que es menesler Luis SÁNCHEZ POLACK- TIP- EL RELATO DE HOY ¿E l hijo? -S i el hijo de Joña Ana y de su lio, ¿Ouétio? -E l lioFidcL Y O lema que e w n b i r esic relato, pete no me oiTirna nacb, Y de ícp c n i í se prcsenií t í i l a en mi casa, me d i j o ¿Ouif vas a hacer? A l p n n a p i o desconfié óc esTa pregunta, pero 1 aniíliiré Juranie dos hora? y llegue a ta conclu ioij de que jo que el quena wt cr era o que yo ibü a hacer. Por eso me p r c g u n l o Ouc vas a haeer -Con toda -eienrdad c dtjc con voz pausada. M e dispongo escribir mi relato de hoy- Eso esia bien- me dijo. A lo que repuse: -N o se si está bien porque aún no lo he escrito. -A lo que él a n a d i ó -D i g O que lo que está bien es que te tlispongas a escribir mi relato tic hoy. Feío aq uello me mosqueó. Por que dijo MT relato, tuando el reíalo era mío Enlonces. ni corto m pcrezost. bueno, ni perezoso SOLOH le espelé: -M i g u e l el relalo es M í o E unü m. mcrH de hablar. Y a Se vcniQ- A mi lado y c iu imos ClIlado loilo et miércoles y parle del jueves. A l fm dijo: M e voy a m i c a s a -A h si? le pnlé malhumoiado. ¿Y p ir ijue le vas a lu ca a ¿Te he olcndido en algo. -N o me coniesió. Perdón, dijo; No. me c o n f c s l ü -M e Í I mi casa porque aquí no c me ha perdido nada. Esto va mC i r n l ó sobremanera. -O íca- -It d i j e- que aquí sólo i e n e s cujndu se te pierde aJgo -No. hombre. Es una manera de hablaT- i- -Eso ya me lo has dicho ames. -Claro, es que e o de es una m a n e r a de h a b l a r pues es una manera de hablar. Bueno, no discutamos, le dije, al licmpo que Le an ab. i un- i palada al vientre. Sera lo mcjor, me d q o al iiempo que me daba en et ojo con una Le na. Permanecimos en siti- ncio ya lodo el fin de semana. Y sientío ya cerca de las Jos de la madrugada, d i j o G i l a con un susurro de voz. ¿N Ü Í vamos a acosiüi Y como vo sciy muy tlesconliado. medité j q u e l L i pregunEa ha- iia bien eniraJa la madrugada, A l Tin, etbandole valor, le di i: -SL pero cada uno en su cama. -Dlsculimos. peío no te pudeainvencet para que se qued- ira a vivir Y aiH sigue, en mi cama Mirándome como un huiirc J o s Luis COLL -N o Rosalía. ¿DcCaslroV -N o Fidel, -E n ese raso puede quedarse. Yo conocía a su tío RdeJSe lUiiídh. i Abdon. piLLt. AUtJO DEL ROPO IXTO 35