Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
116 ABC ESPECTÁCULOS DOMINGO 10- 5- 87 Johnny Logan (Irlanda) repitió Ricardo Solfa; la melancolía en Eurovisión su triunfo de 1980 de una canción de amor Naima llegó, tocó y venció en la Astoria Naima es uno de los combos de jazz más conocidos y respetados en los círculos jazzísticos madrileños. Su líder, Alejandro Pérez, desde que se inició como jazzmen destacó como un saxofonista que aunaba técnica y buen gusto. Todos aplaudían sus interpretaciones con el saxo alto. Pero ahora, además, emplea el tenor y el soprano, casi con igual acierto. Realidad y promesa Alejandro Pérez es un músico a seguir. Naima, el bello nombre del no menos hermoso tema compuesto por John Coltrane, elegido por Alejandro Pérez para bautizar su grupo, está formado por Paco Espinosa al contrabajo, Rupi a la batería y Óscar López como guitarra. Jóvenes y meritorios jazzmen de nuestra ciudad. Ellos, junto con el saxofonista y líder, componen algunos de los temas de su repertorio. En su actuación en la Sala Astoria, después del habitual estándar introductor al climax interpretaron tres temas propios: Espiral de Alejandro Pérez; El hombre tranquilo de Espinosa, y Entrelineas de López. Naturalmente, y quizá con un pelín de reiteración todos hicieron sus solos; como sipor convenio sindical, cada músico ejerciera su derecho. Relajamiento bien entendido; es decir, que los intérpretess no luchan contra sus instrumentos, sino con ellos. Fraseo jazzístico ejecución dinámica, y un sonido bonito, bien matizado en intensidad, son algunas de las características de este grupo, que lograron con su actuación hacernos olvidar que estaban participando en un concurso: el certamen juvenil de jazz incluido por vez primera en el IV Certamen Juvenil de Música de la Comunidad de Madrid. Además de Naima, que consiguió el primer premio al mejor grupo, al mejor solista (Alejandro Pérez) y a la mejor composición Espiral concursaron dos solistas y un quinteto: el guitarrista Jaime Fernández Bordallo, el pianista Ricardo Pinilla, y Ágape, una formación que se balancea entre el swing y el dixie con clarinete y flauta alegrando la sección rítmica. Después de los concursantes, y antes de hacerse público el unánime fallo del jurado, actuaron los chicos de Clónicos. Y si empleamos la palabra chicos no es para que se nos enfaden, sino para que los lectores comprendan sus travesuras musicales. Su música es de provocación, donde el jazz y la vanguardia tienen cita con el free y son válidos todo tipo de efectos. Desde un magnetófono a un tocadiscos; desde la parodia colectiva hasta el irritante solo desde sacar un pito del bolsillo hasta levantar una sábana que cubre a un gaitero. En fin, y mucho más. Pero Pelayo Arrizabalaga, Marcus A. Breuss y compañía, aunque tal vez no hayan centrado totalmente su invento y no sean tan vanguardistas como parecen, mantienen un espectáculo que ofrece alternativas dispares al catálogo nacional, son buenos músicos y divierten y encrespan al público. Lo cual ya es algo. Ángel Luis IMURRIA Madrid. Cecilia Galbis Por primera vez en tos treinta y dos años de historia de Eurovisión, un intérprete ha conseguido la victoria por dos veces. Johnny Logal, que se alzó con el primer puesto para su país, Irlanda, en 1980, repitió anoche su triunfo con la romántica canción Hold me now bastante superior al resto de las presentadas. Después de sus 172 puntos, se situaron Alemania, con 141; Italia, con 103, y Yugoslavia, con 92. Patricia Kraus defendió con seguridad- sobre todo después de quitarse su tul verde- y entusiasmo la canción de España, que sólo fue votada con diez puntos por Grecia. Por detrás de esta posición quedaron Turquía, de la que nadie se acordó en las votaciones, Luxemburgo, con cuatro puntos, y Austria, con ocho. El aburrimiento del Festival sólo fue salvado por algunas canciones, muy pocas; por la presentadora, Víctor Lazlo, muy mona, pero que a la hora de cantar no tiene voz, y por la aparición de los futurólogos de Torrespaña. La conversación entre la adivina Doris e Isabel Borondo, con discusión incluida sobre si se acaba el tiempo o no, fue antológica. Beatriz Pécker, en su estreno como presentadora, estuvo correcta. Con el triunfo de Irlanda, Europa ha demostrado que prefiere las baladas a los balidos y a los machacones e insulsos estribillos. A veces una canción. Una canción de amor desesperada. Alimento de la melancolía, de las secretas estancias del alma que Ricardo Solfa cantó ayer, anteayer, en un teatro madrileño, el Albéniz. Era su primera gran presentación en público, hace apenas un mes de su primer elepé Cartas a la novia, un manifiesto emocionado de un género que no puede morir. Ricardo Solfa apareció sobre una escena despojada como despojado parecía él mismo. Apenas unas gafas redondas, un traje negro corriente, falo el cabello y encrespado, una corbata rara, luciente. No había más, sólo cuatro músicos allá al fondo y una mesa de bar con un sombrero. Con tan escaso aparato y unas bellas luces, Ricardo Solfa se enfrentó al público para exorcizar frente a él, para él, los casi olvidados ecos de una noche romántica. Vayamos por partes. Ricardo Solfa no es un revivalista. Por supuesto que sus fuentes lo son las innumerables de la canción melódica, desde Machín a Dylan pasando por Elvis Presley o Jorge Sepúlveda. Pero eso es decir muy poco. Sóio que este género llegó a unos excesos trans- horteras incapaces de resistir la frescura del rock y el pop que pasó a convertirse en identificador de lo que se conocería como juventud. Pero hoy la juvenilidad ha dejado de ser un valor de cambio social (joven sigue pretendiéndose un señor de cuarenta y cinco años) Aunque aún permanezca como instrumento mercantil. Además, la dispersión de géneros musicales hace que dentro del rock o el pop entre todo, hasta lo más lejano. Y desde este punto de vista, devolver la canción tradicional al terreno que le es propio (el sentimiento agridulce) es ejercer un acto de contemporaneidad. La contemporaneidad de Ricardo Solfa se denuncia también en el lenguaje: acorde con aquél, pero de ahora. Y en su obsesiva insistencia en el mundo de la imagen en movimiento. Para Ricardo Solfa, como para casi todos nosotros, las situaciones románticas ya no son sólo literarias, son también de cine. De lugar oscuro alumbrado por la vida en la pantalla, en esa playa mágica, en ese beso bajo el fuego, en esa despedida entre vapor de tren. El género tiene sus reglas y Solfa las respeta y las trasciende. Pero también les devuelve su dignidad. A todo esto, su voz trémula se alzaba por los espacios del teatro. Su persona vulnerable se iba más y más allá, representando con sinceridad la emoción enloquecida que a veces hemos sentido sin saber explicárnosla a nosotros mismos. Hablando de la mujer soñada, de la mujer presente, de la entrevista, de la perdida, hablando de mujeres porque él, Ricardo Solfa, las ama. Era muy emotivo y a un tiempo medido; sin pasar la raya de lo kitsch de lo maloliente. Los músicos, sin rodar aún, respondían tanto en imagen como en profesionalidad, mostrando que la electricidad no está reñida con el estilo. Y leyendo algunos párrafos, puntuando algunos momentos, Marina, de una competencia rara en estas lides. Ricardo Solfa ha iniciado su vuelo entre la incredulidad de los más pedantes y la esperanza de los no embrutecidos. Los cuervos no le alcanzarán. José Manuel COSTA Musicales TEATRO REAL Teléfonos 248 38 75 y 248 14 05. Carlos III, s n. Fundación Caja de Pensiones. Temporada Musical 86 87. 19 de mayo, 19,30 horas. The Boston Camerata, interpretando: Música de la reina Música instrumental y vocal del tiempo de Shakespeare 26 de mayo, 19,30 horas. Coro y Orquesta del Festival de Música Antigua de Barcelona, interpretan dos obras maestras del barroco catalán: Misa de difuntos y Misa Scala Aretina Venta de localidades en taquilla Teatro Real, a partir del día 28 de abril. Precio: de 500 a 2.000 pesetas. -R CENTRO DIFUSIÓN MÚSICA CONTEMPORÁNEA IRUÑEAKO TALDEA Obras de Berrade. Larrañaga, Egea, Catalán y Pastor, por Grupo Iruñeako faldea, de Pamplona. Lunes 11 de mayo, diecinueve treinta horas. Circulo de Bellas Artes. Marqués de Casa Riera. 2. Información: CDMC. Teléfono 4682310. -R Coro iberoamericano El Dorado. Director: F. León Estrada. Obras: Sepúlveda, Gutiérrez del Barrio, VillaLobos, Diago, Ramírez, Josiy y canciones populares españolas y americanas. 11 lunes, 12 horas. Fundación Juan Marcn. Castelló, 77. Entrada libre. Asientos limitados. -R. CONCIERTOS DE MEDIODÍA LUNES LÍRICOS CAFE- RESTAURANTE VIENA (Luisa Fernanda, 23. Teléfono 248 15 91) Próximo lunes, día 11, en la sobremesa de la cena Especial San Isidro. Actuación de Pilar Abarca, Miguel De Grandi, Amparo Madrigal y Enrique del Portal, acompañados al piano por el maestro Manolo Gracia. -R PUB MISTER SELLER En nuestro atril lírico este fin de semana actuarán: Mercedes Hurtado (soprano) Ángel Gonzalo (tenor) Martín Grijalba (barítono) Dirección musical: Librado Pastor. Les recordamos que los días 14, 15 y 16, como todos los años, celebramos las fiestas de San Isidro, con un pase especial. Calle Alberto Alcocer, 7. Teléfono 250 64 7 9 -R. Cantatas números 42, 93 y 187 de Juan Sebastián Bach. Solistas, orquesta y coro Sociedad Bach. Directora: Ellen Erdmann. Lunes 11 de mayo, a las ocho cuarenta y cinco de la tarde, iglesia Nuestra Señora del Buen Suceso (Princesa, número 43) Entrada libre. -R. SOCIEDAD BACH