Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 10- 5- 87 REPORTAJE ABC 81 listribución de la droga en Europa AMSTERDAM 1 FRANKFURT É MOSCÚ ¿i rs j RUTAS DE HEROÍNA RUTAS DE COCAÍNA 0 Las grandes mafias internacionales han elegido a la Península Ibérica como puerta natural de acceso al Viejo Continente midores. El comercio suele hacerse al por mayor en las grandes ciudades, especialmente Madrid, Barcelona y Bilbao, donde los jefes de los pequeños grupos de camellos tratan la compra de sus partidas directamente con los representantes de las mafias internacionales. Según los expertos en la lucha antidroga, en España no parece existir una red organizada de traficantes, como ocurre en otros lugares, y cualquier maleante emprendedor puede formar su propia banda, utilizando a sus amigos y familiares. Algunas familias quinquis y gitanas han entrado en el negocio de la heroína y se sirven con éxito de sus relaciones y movilidad para organizar una eficaz red de distribución de caballo en cualquier punto del territorio nacional. San Blas, Peña Grande, Entrevías, La Ballesta, Maravillas y tantos otros, son nombres unidos de forma directa a la venta de estupefacientes y prácticamente todos los madrileños conocen la situación. El esquema se repite en Barcelona, Bilbao, Las Palmas, Valencia, Sevilla, Vigo... donde hace unas semanas la Policía llevó a cabo la gigantesca redada conocida como Operación Primavera en la que fueron detenidos más de setecientos pequeños y medianos traficantes. En todas estas ciudades es fácil comprar por un precio superior a las mil pesetas, según la cantidad, un pico de heroína. Lo fácil es decir dónde se vende la droga- explica un portavoz policial- pero nosotros además tenemos que demostrarlo. En estos barrios no es posible montar una vigilancia especial y en cuanto algún vehículo se para en las proximidades, o detectan la presencia de extraños, desaparecen de allí. Y en el caso de que se obtenga una orden del juez para entrar en una casa sospechosa, los traficantes tienen tiempo para tirar la droga por las cañerías antes de abrir la puerta. Aun entonces hay que conseguir que alguien declare que efectivamente se ha producido la venta del estupefaciente. Y esto es lo más difícil... El miedo está presente en el mundo de la droga. No en vano en 1986 y los dos primeros meses de este año, de los 218 muertos a consecuencia de la misma, 24 perecieron en ajustes de cuentas y ocho más por causas que no han sido aclaradas. íxK -i 1 1 j parte de la cocaína que, procedente de Suramérica, llega a Madrid para uirse en otros países europeos. En cuanto a la heroína, es Bangkok el uropa, vía Nueva Delhi- o Bombay, muchas de las cuales acaban en Mavés de Moscú, Amsterdam o Francfort btes fondos y frascos de cosméticos hasta el propio cuerpo y los estoques de un torero colombiano han servido para transportar el estupefaciente. En el aeropuerto de Barcelona dos personas han sido detenidas recientemente cuando pretendían introducir cinco kilos de cocaína en el interior de un televisor, al regresar de un viaje desde Solivia. El pasado fin de semana fue detectado en el aeropuerto de Madrid- Barajas un nuevo sistema para introducir la droga, oculta en unas pastillas de chocolate con el que había sido mezclada: Esto es algo nuevo- comentó a ABC uno de los jefes del servicio Fiscal del Cuerpo- habíamos visto de casi todo y sabíamos que a veces entraba cocaína impregnada en los vestidos de los traficantes, pero nunca en pastillas de chocolate. El avión no es el único medio utilizado para introducir la droga. Diariamente llegan a la central de Correos numerosas cartas con pequeñas c a n t i d a d e s de cocaína y heroína en su interior. Hemos conseguido poder detectar la droga dentro de los sobres- explicó uno de los guardias civiles encargados de la operación- con unos aparatos especiales. Después los llevamos al Juzgado para que se autorice su apertura y, siempre, encontramos droga en ellos. Las cantidades son muy pequeñas, unos pocos gramos, y no representan gran cosa. Casi siempre es para el propio consumo de los destinatarios en España. Lucha sin fronteras Nosotros hemos tenido que cambiar y modernizarnos- asegura el representante policial- para combatir el tráfico. Ha desaparecido ya el policía que llevaba todo apuntado en una libreta. Ahora es necesario disponer de amplios archivos y de equipos de trabajo que estudien las rutas aéreas, las cuentas bancarias de los supuestos traficantes y coordinen las informaciones que nos llegan por medio de las Policías de otros países. Pero todavía es imprescindible- puntualiza- el policía de calle, que conoce los ambientes en los que se mueve el trapicheo del caballo y otros estupefacientes El mal no está sólo en la actuación de los traficantes- opinan los expertos en la lucha antidroga, sino en el mismo seno de la sociedad. Hasta que no logremos evitar que las personas se autodestruyan, no será posible acabar con él. Las drogas forman parte de la cultura de cada pueblo, y si el consumo de la coca o el hachís es comprensible en la vida de los habitantes de los Andes o las tribus del norte de África, en Occidente degenera en una aberración y supone una grave enfermedad social. José Luis SEMPRUN Del tabaco a la droga Las autoridades temen que las mafias colombianas llegen a un acuerdo con los contrabandistas gallegos de tabaco para abrir una nueva vía de penetración, que sería difícilmente controlable. Estos piratas del tabaco cuentan con un exacto conocimiento de las tortuosas costas gallegas y una infraestructura que comienzan ya a aprovechar para traficar con cargamentos de hachís. Las nuevas leyes fiscales han convertido el contrabando de tabaco en un serio delito; los beneficios se han reducido y algunos de los padrinos gallegos han tenido que incluir la droga en sus cargamentos para evitar la ruina Aunque el hachís suele viajar hacia el norte de Europa, no parece imposible que las mafias colombianas utilicen este medio como su mejor vía de acceso: El tráfico de cannabis, en el que se incluye el hachís, ha experimentado también un fabuloso crecimiento, del que puede dar idea el tremendo salto observado desde los 219 kilos confiscados en 1968 hasta los 48.074 kilos intervenidos a lo largo del pasado año. Una vez que la droga ha supera- í (en kilogramos) 1986) A 1984 1985 1986 (86 80) 3 203,1 252,6 407,1 T 277,0 302,5 669,0 3 37.206 64.248 48.047 6.543 1.051 321,7 de forma espectacular por la captura de un do el peligro de la frontera, debe llehuana. (Cifras de la Policía y Guardia Civil. gar todavía a manos de los consu- A la central de Correos de Madrid llegan a diario cartas conteniendo pequeñas cantidades de estupefacientes Se teme que las mafias colombianas utilicen a los contrabandistas de tabaco gallegos para introducir la droga desde el mar