Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 A B C TRIBUNA ABIERTA DOMINGO 10- 5- 87 lo que la URSS quiere que se nos diga; su objetivo actual es conseguir que se detenga el desarrollo efectivo de la SDI. Finalmente, hay que preguntar qué se nos propone como alternativa a la defensa estratégica. Casi todo el mundo está de acuerdo ahora en que hay que crear estímulos que hagan que la URSS desee reducir sus fuerzas de proyectiles balísticos ofensivos. El avance en la negociación sobre reducciones de fuerzas nucleares de alcance medio se inscribe netamente en esa línea. Basta recordar a ese respecto que la URSS comenzó a negociar sobre la reducción de su fuerza de SS- 20 cuando nuestros misiles Pershing II actuaron como estímulo para ello. Pensar que la Unión Soviética o, para el caso, cualquier otra nación pudiera actuar por motivos distintos de los firmemente asentados en el propio interés es vivir de ilusiones. La fase inicial de la defensa estratégica constituiría el primer paso en la demostración a Moscú de que su propio interés no está en multiplicar sus proyectiles balísticos, sino en reducir su número. Ahora tenemos a nuestro alcance una estrategia nueva, más estable, que mide su éxito por el número de vidas que es capaz de proteger en vez de por el número de vidas que puede amenazar. Para los Estados Unidos la cuestión no es hoy la de si podemos poner en pie una defensa estratégica. Yo estoy convencido de que podemos. Tampoco es si debemos ponerla en pie. Debemos hacerlo, tan pronto hayamos comprobado que son viables las defensas estratégicas de que podemos dotarnos. Pero, ¿vamos a hacerlo? Por el bien de nuestro país y por todos los que lo conducirán al siglo XXI, los que viven hoy y los que vengan después de nosotros, confío en que esta generación deje a los años futuros una herencia de esperanza, paz y vida. tar las dudas de la URSS sobre la posibilidad de éxito de un ataque suyo. La primera ventaja de la primera fase de la SDI es que eliminaría prácticamente la amenaza de determinados ataques limitados de la URSS u otros países. Además, nos protegería contra el lanzamiento por error de algún proyectil balístico por parte de un agresor. Como los proyectiles balísticos no tienen retorno posible, todo lanzamiento accidental nos sorprendería desprotegidos. En esa eventualidad sólo nos cabrían horribles opciones. Tendríamos que aceptar la devastación sin hacer nada en respuesta o represalia. ¿Qué clase de opción sería ésa para un presidente de los Estados Unidos? La primera fase de la SDI ofrecería a futuros presidentes la capacidad para defender a nuestro pueblo de una diversidad de ataques con proyectiles balísticos, fueran intencionados o accidentales. Además crearía una disuasión más poderosa frente a un primer ataque, al aumentar en el atacante la inseguridad sobre las posibilidades de éxito. Si la URSS se propusiera desencadenar un primer ataque devastador contra los Estados Unidos, necesitaría un grado extraordinariamente elevado de confianza en que aquel iba a conseguir privarnos de nuestra posibilidad (o voluntad) de respuesta. Porque, en efecto, un ataque en esas condiciones requeriría un alto grado de coordinación y cálculo. Todas las piezas del rompecabezas han de ajustar perfectamente, y la primera fase de nuestra defensa estratégica aumentaría en gran medida la dificultad del rompecabezas. Ahora bien, ¿qué ocurriría si la URSS determinara atacar primero nuestrdfe medios defensivos antes de desencadenar el ataque? En ese caso, en el que contáramos con medios defensivos, habría desaparecido una de las dimensiones más desestabilizadoras de los proyectiles balísticos, es decir, su capacidad para ejecutar un ataque en menos de treinta minutos. Un ataque contra nuestros ES POSIBLE DESPLEGAR LA PRIMERA FASE DE LA SDI dispositivos defensivos nos da un plazo de alerta que de otro modo no tendríamos y con ello privaría al agresor del elemento sorpresa. Por consiguiente, un sistema defensivo haría aún menos seguro ei éxito de un ataque y con ello profundiza la disuasión. La defensa por fases tiene también otra ventaja y es que es el mejor medio estimular las reducciones de armamentos. Si seguimos el consejo ortodoxo y no desplegamos nunca medios defensivos, la URSS seguirá convencida de la utilidad militar de los proyectiles balísticos. ¿Dónde está el aliciente para que la URSS reduzca el número de éstos? La historia del control de armamentos desde los primeros años setenta nos demuestra que sin alicientes en contrario el rearme soviético proseguirá. Sin sistemas de defensa, pues, estaríamos abocados a un futuro en el que los ICBM seguirían siendo la columna vertebral de la estrategia nuclear soviética y en el que la ventaja estaría del lado dispuesto a desplegar fuerzas ICBM más cuantiosas y mortíferas. Fases del despliegue CHALETS LA CABRERA URBANIZACIÓN L A S ROSAS 2 5 0 0 0 0 ENTRADA MISCASA CHALETS 3 PUNTAS, 4 DORMITORIOS, SALÓN, GARAJE, TRASTERO, 2 BAÑOS, 5 TERRAZAS, PISCINA 521- 11- 10 APORTO 20.000.000 PESETAS Persona bien relacionada, con especiales dotes comerciales, tanto para asuntos nacionales como internacionales DESEA OCUPAR CARGO EN DICHO SENTIDO. APORTARÍA 2O.OOO. COO- 2 5 0 0 0 0 0 0 PTAS. SEGÚN IMPORTANCIA DEL ASUNTO Interesados dirigirse: Apartado 10.270. Referencia 57. Madrid Chalefjardínyapartamentot. 2.23 a Gran Vía, 40, octavo. Telefono 232 16 85 CAZADORES CAZA DE JABALÍ A LA ESPERA Teléfs. 521 80 97 y 521 14 50. Horas oficina Hemos de rechazar ese futuro resuelta y firmemente. Y creo que la mejor manera de hacerlo es con el despliegue de la primera fase de la defensa estratégica, esto es, tan pronto como podamos desplegar unos medios defensivos que satisfagan nuestras necesidades y objetivos nacionales. Nuestra voluntad demostrada de comenzar a desplegar los sistemas de defensa estratégica constituirá para la URSS una indicación de que los Proyectiles Balísticos Intercontinentales están en vías de extinción total. Una primera fase de defensa estratégica devaluaría esos proyectiles nucleares y complicaría C. W. su utilización. A medida que ese empeño fuera haciéndose más patente para la URSS y que se pusieran a punto nuevas fases para su despliegue, la URSS tendría que decidir si era mejor seguir invirtiendo en armas que irían perdiendo utilidad militar o si no sería lo RESIDENCIAL ROMA más sensato negociar con los Estados Uniffiüídjaseqúible; todo c 6 riTprit jardittgs ¿íyií dos sobre un plan de reducciones en profunígHancía permanentéSASISTÉN lA EDIGÁ didad. íp RRÉTERA AN DALÚ fiKM ¿0 l6 pr ffclEIVÍPÓZUELOS 893 O780 ÍS 9 f 1 16 La primera fase iniciaría un proceso que confiamos que demostrara a la URSS que los proyectiles balísticos eran en realidad una PARTICULAR carga. Esas armas son no solamente costosas de construir y desplegar, sino que también han de mantenerse en estado de alta Magnífico local instalado disponibilidad. A medida que disminuyera su BARRIO SALAMANCA capacidad para sustentar una amenaza deprimer ataque, sería perfectamente lógico Zona: entre Ayala- Lista con Serrano avenirse a un acuerdo sobre reducción de ar 276 35 9 4 HORAS COMERCIO mas por el que ambos lados se comprometieran a efectuar reducciones mutuamente verifiOferta exclusiva cables. Y hasta los soviéticos pueden aceptar la lógica cuando ésta es irrefutable. CAZA DEL OSO NEGRO En Canadá I B n t i s h Co! umbia) Modalidad. A rücccho (no Lo que, en sus términos más sencillos, c a b o) f e c h a Pr mera q u i n c e n a j u r u o Se- h d i a b CAZA Precio: 251.000 pesetas. Mad Mad Incido transmitiría a la URSS el despliegue de la privue us. transporte, primer osu v comidas mera fase de la SDI es que ya no habría priTROFEOS INTERNACIONAL meros ataques. Se levantarían muchas voces Teléfonos 475 50 00- 475 77 77 en contra de esta medida de avance. Se nos diría que era desestabilizadora y, una vez más, que constituía una amenaza para el AIRE ACONDICIONADO control de armamentos y que la URSS enmMontadores! Dispongo equipo nuevo contraría fácilmente la manera de rebasarla 700.000 frigorías. Precio de ocasión contado por otros medios. Pero eso es precisamente TERCERA EDAD TRASPASO Tel. 276 36 21