Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 10 DE MAYO DE 1987 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA el del peso establecido de las profundidades marinas. los Nombres de CrisY es que el poeta to fray Luis de León se ensimisma en temporánea se acentúa dicha ignoran- busca la totalidad, la infinitud, en conel diálogo entre Sabino y Juliano, al atar- cia. Por ello hay que reconocerse. Es tienda con la transformación, no tan decer, durante la festividad de San Pa- en los Cantos de Maldoror de Lau- sólo del tiempo, sino también del espablo, junto al puro cielo salmantino: De- treamont, donde la fauna como abismo, cio: del espacio de su intuición, que no béis- dijo Juliano- de tener con los pe- como un estigma, por decirlo así, lúcido es el espacio real. ¿Y qué más insondaces. Ayer- dijo Sabino- decía yo que y sobre todo aniquilador; en una pala- ble espacio que el de la fauna, con su era pájaro. Los pájaros y los peces bra, la radical injusticia monstruosa de inconmensurabilidad? -respondió Juliano- son de un mismo la creación origina una nueva visión de No se puede comprender, por ejemlinaje, y así viene bien. Aproximada- la realidad a través de una especie de plo, la poesía de Lorca, y en especial mente tres años después de estas pala- épica y de lírica en íntima vertebración Poeta en Nueva York sin el plasma bras, en 1577, escribe Francisco de Al- y vibración con la zootomía. ¿La clarifi- vivido de las aves, los reptiles, los modana su epístola dedicada a Arias Mon- cación del mundo sin confines? El poeta luscos, los crustáceos, los felinos, los tano, ejemplo, arrimado al alma, de una ve pero también imagina y no le peces, los insectos, los anfibios... Mioriginal metafísica basada en imágenes importa casi siempre la descripción ana- guel García Posada hace un inventario marinas: el alma no es, o también lo es, tómica de los diversos animales. Convi- de más de sesenta animales. Carlos Bousoño anota una lista de treinta y un en relación con aquel gran mar cubierta ve su presencia, la energía del ser, por animales distintos que aparecen en el liultramundano y aclara: encima de los límites de las formas. bro antes citado de Aleixandre, en funDesandando lo andado. He aquí un ción del núcleo germinador de la eleno como el pece, solo exteriormente pez espada. Vicente Aleixandre, en un mentalidad del ser, de su obra... Ni tammas dentro mucho más que esté en el fuego poema sorprendente, canta la vida en poco la poesía de Neruda, ni la de el íntimo calor que en él se siente las zonas abisales, espacios Sin luz Dámaso Alonso (caso peculiar de intery, en consecuencia: pretación del animal entre el sarcasmo como lo titula en su libro La destrucirónico autobiográfico y la perversidad y ción o el amor dos elementos ver, uno movido la ternura, y también junto al humor y la del aéreo desdén, otro fijado metáfora, como en Gómez de la Serna, Pero el fondo palpita como un soto pez abandonado. sobre su mismo peso establecido. y el análisis de la morfología. Así el De nada sirve que una frente gozosa anableps tetrophthalmus feliz pez Desde el origen del pensamiento huse incruste en el azul como un sol que se da, que nada con exquisita elegancia y mano se intenta comprender la unidad como amor que visita a humanas criaturas. que tiene cada mitad de su ojo adaptade la materia, a pesar de la apariencia da a la distinta refracción tal un señor De nada sirve que un mar inmenso entero caótica de las formas sensibles. En con ojos bifocales que deriva feliz en sienta sus peces entre espumas como si fueran pájaros. nuestra poesía, en comparación con la la corriente leyendo a veces el camde otros países, existe una penuria: la El calor que le roba el quieto fondo opaco, biante periódico del río O los gatos de de la interpretación de la vida zoológica la base inconmovible de la milenaria columna... Baudelaire, con sus pupilas místicas asumida en el vivir humano. No me reel tigre de Blake; la alondra de Shelley, pez espada que no puede horadar a la sombra, fiero a los bestiarios medievales ni, por espíritu o pájaro el ruiseñor de donde. aplacaoo el limo no imita un sueño agotado. tanto, al animal como símbolo o embleKeats; la calumniada abubilla de Móntama, como de tema de fábula, de rito o Claro que la integración de la fauna le; la pantera de Rilke, en danza con de mito más o menos litúrgico, ni al una fuerza en torno a un centro donde, enigmático Physiologus con sus dis- es sustancial (singularmente a partir de aturdido, se alza un gran deseo etcéciertos territorios surrealistas) en la contintas versiones, a partir de la primitiva tera. del texto griego, al latín, al armenio, al figuración, los quicios y el vuelo del espíritu humano y, por consiguiente, de su siríaco, etcétera, manantial de innumeRecuerdo ahora con entusiasmo senrables relatos, teorías, descripciones expresión. Sueño, amor, aspiración ha- timental los poemas del gran escritor infantásticas, sino a la incorporación de la cia la luminosidad, hacia la terrible liber- glés Ted Hughes. Su libro El halcón en tad oscura de las criaturas... Hacia la la lluvia publicado en 1957, a sus creación poética de la fauna. La fulguración sombría, la reverbera- forja de los dos abismos. Como escri- veintisiete años, me acogió y me acomción salvadora del ser, entre lo fasci- bía Aldana: el del aéreo desdén y pañó durante aquellos tiempos juveniles en Cambridge. En algunos de sus vernante y lo tremendo, se organizan y se sos se resumen, quizás, estos apuntes destruyen en la honda confusión y certiinsuficientes y reiterativos. Ante un jadumbre de situaciones espirituales a lo guar en el zoo, escribe: El mundo gira largo dé la historia. Ernst Cassirer pienbajo el inmenso ímpetu de su calcasa que una vez que las partes se han ñal, sobre el suelo de la jaula desfilan fusionado desaparece toda separación los horizontes Más tarde, en Lupery sólo queda una completa indiferenciacal dedica un poema al tordo, al zorción que permite su constante trasmutazal que, entre orgía y hosanna, llora ción EDICIÓN INTERNACIONAL bajo el oscuro silencio de las aguas. Y Pero hay conciencia, imaginación, el poeta lo está escuchando y oye la unión en la poesía, en vecindad del sinfonía única, interminable, de la NatuUn medio publicitario único aliento personal. ¿Lo fáunico o lo fáustiraleza. Es el cerebro de Mozart espara transmisión de mensajes co? cribe. Y así viene bien le respondecomerciales a ciento sesenta Si la vida humana consiste, entre ría Juliano, o sea, fray Luis de León. naciones otras cosas, en el desconocimiento de la propia imagen, en la literatura conClaudio RODRÍGUEZ ABC REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID E N la introducción al libro tercero De APUNTES SOBRE FAUNA Y POESÍA