Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
No se lo van a creer en Keeper Acceder a Madrid NTES, moverse en Madrid era apearse en Príncipe Pío, opositar al Catastro y, mientras los ángeles municipales cultivaran los feraces labrantíos, alternar en Jacometrezo- Jacobo Trezzo- hasta desmayarse en los brazos de una suripanta con la que consumar lo que los expertos llamaron milagro económico, y que era una manera de sentirse como cesares yacentes en el lecho de Cleopatra, la reina. Corrióse la especie, y sátiros concupiscentes y voluptuosos faunos de provincias quisieron acceder a Madrid, ignorantes de que Cibeles, precisamente en un acceso, castró al dios Atis debajo de un pino verde, y no nos pregunten qué pino porque de eso no tuvo la culpa este Ayuntamiento, que de verde anda bien exento, al menos hasta que crezcan los bosques bonsai del parque de Tierno Galván, que en gloria esté, rico en lagos, estatuas, aves y toda clase de animalias superfluas en una comunidad platónica de bienes como era ésta en vida de aquel santo, que hizo de Madrid la Meca del recogimiento, próspero en hospicios, casas para expósitos y hospederías para peregrinos. La idea es que hoy, como entonces, acceder a Madrid es acceder al éxito, sólo que los accesos cada día están más imposibles, a pesar de los esfuerzos del alcalde Barranco y del ministro Cosculluela. El compañero Barranco- a l menos de página, si no de credo- es hombre circunspecto, y ya decía Cromwell que la circunspección es virtud de alcalde, pero, después de haber anunciado que piensa irse de España para luchar por la democracia en otros países, no parece muy de fiar. (Como tampoco es muy de fiar Chirac, que promete su apoyo a Madrid como capital cultural del 92, pero no dice nada de restituir los tesoros que afanó la urraca de Jean Florin. Para descongestionar esos accesos a Madrid, que ya tenemos dicho que son los del éxito, queda Cosculluela Tiene la pega- de que es calvo, aunque gasta nuca de crines, propia, como se sabe, de los Claudios. (En ese aspecto, peor lo llevaban los julios: César no encontraba consuelo para su calvicie, y Calígula juzgaba como crimen el hecho de mirarle la cabeza. Claro que, ¿son las cabezas las que le dan forma a las ideas, o son las ¡deas las que le dan forma a las cabezas? A su favor está su constancia y su paisanaje con Berceo, lo que supone hablar en román paladino, que es lo que gusta a la juventud. Amigo de la pobreza, de ¡oven fue 07 Cosculluela misionero: un Motolínea del Tercer Mundo. Acaso buscó en vano el martirio y, no pudiendo ser ministro del Señor, llegó a ministro del Gobierno, resultando, de todos sus Javieres, el más adelantado. No se lo van a creer en Keeper, pero, tras consagrar su vida primero a las obras pías y luego a las obras públicas, estamos convencidos de que Cosculluela es el verdadero espíritu tierno que los destinos de la movida demandan. Ignacio RUIZ QUINTANO M Victoria Holt ni Corín Tellado Ahora que atisban en celaje las turbias miradas primaverales, se me revela en e l parque, de aquéllas, la más oscura: la de mi amigo el marqués de Bradomín. Intento esquivarla, porque me puede y ni quiero ni debo. Me abandonó por una princesa italiana más nivea que La Pinílla, pero algún día lo llamaré, y hablaremos. Le agradeceré eternamente la suspicacia con que me presentó a su colega el marqués de Manoteras, don Rafael de rancios bigotes y ya para siempre alcalde dé mi corazón de jade verde, que fue reino sin rey. Mas artera es la vida, brava y mordiente, y en breve apareció el Gran Wyoming con bigote celeste. La cadencia de su vista aterciopelada desenfrenó mi pasión hacia la sentina de su barrio. No espero consuelo ni de Victoria Holt ni de Corín Tellado. Que no ha de hacer, empero, una exquisita conjunción sensual, si los diabólicos contornos de la carne varonil se dulcifican y la melosa andadura de una tierna mexicana se empina como salvaje escaladura de jinete tlaquepaqueño. De todo cabe aguardar en el suntuoso parque de Enrique Tierno Galván. A Maribel Verdú le va el ligo N UESTRA fulgurante estrella mocita, ejemplo del casticismo madrileño de nuevo cuño, ha decidido en estas fechas darle la espalda al dudoso y turbio encanto de la litrona de cerveza y optar por el placer sibarita de las fiestas de alto copete. Sabemos que ha recibido peticiones de mano por parte de numerosos jóvenes libertinos de tiuena familia, pero la santa madre de la actriz ha declarado que todavía es pronto y hay que estudiar las ofertas. Maribel, no te cases. La Niña CHOLE SÁBADO 9- 5- 87 110 ABC