Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Bucólica del milagro del parque. Dos personajes, Ramoncin y Jon, los más destacados de la ciudad por sus ansias de notoriedad en 1987, escuchan en la Casa de Campo el sermón municipal La obsesionante movida C UANDO alguien me pregunta por el significado preciso de la palabra movida, he de reconocer que no sé muy bien cómo debe interpretarse un término antes casi completamente inédito y que, sin embargo, ha hecho fortuna más allá de nuestras fronteras. Resulta imposible hablar con un alcalde o un dignatario extranjero sin que me hablen, con viva curiosidad, por el alcance, límites o extensión de la movida. Y yo siempre debo recurrir a la socorrida explicación de que la movida es, ha sido, algo que se generó de manera espontánea, fruto de la vitalidad de una ciudad, que encontró cauces en la genialidad lúdica del profesor Tierno Galván, y que nadie puede decir con exactitud dónde ni cómo acabará. Tal vez una de las características de la movida sea su propia capacidad de transformación, su adecuación a las circunstancias, con lo que resultará que la movida estará SÁBADO 9- 5- 87 siempre en continuo movimiento, regenerándose y transformándose. Esta idea de movilidad hacia alguna meta no bien precisa es algo que no debe asustar a nadie; es un signo de pujanza. A mí, personalmente, me complace la constatación de que, en el curso de tan sólo unos años, la ciudad de Madrid haya sido capaz dé- mostrar, hasta el extremo en que lo ha hecho, su condición de capital viva. Hacer de Madrid una ciudad cada vez más alegre y divertida, o, lo que es lo mismo, más sana, fue una de las ideas que obsesionaron a Enrique Tierno Galván, y ha sido una de las más importantes herencias que hemos recogido quienes aspiramos a continuar su obra. ¿Cómo encauzar hacia fines concretos y beneficiosos un movimiento que surge por generación espontánea? El tema no es fácil; ni Sumario Aquel santo Juan Barranco Jorge Berlanga Javier Barquín Herrero Mingorance Edi Caligari Paco Machado Leopoldo María Panero (Y además: Maribel Verdú, Cosculluela y Enrique Tierno) siquiera estoy seguro de que la movida necesite unos cauces determinados, aunque sí. creo que precisa de un adecuado cultivo y de ciertas orientaciones. Una ciudad está viva cuando sus habitantes la sienten como propia y cuando está llena de ambiciosas aspiraciones colectivas; son éstas dos premisas de las que partió el profesor Tierno, y que ahora, con ayuda de todos los madrileños, deben encontrar una adecuada culminación. La idea de convertir a Madrid en la capital europea de la cultura, compartida por todo el equipo municipal, sin distinción de colores, constituirá, acaso, el adecuado horizonte al que mirar en los próximos cinco años. Es, sin duda, una meta más en la que poder insertar las fuerzas dispersas de Una movida que, de momento, ya nos ha ganado una indudable simpatía internacional. Juan BARRANCO A B C 109