Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 mayo- 1987 ABC fíTcrarío -Escaparate Siete relatos José María de Areilza Plaza y Janes ABC XIII Testimonio de una política de Estado Laureano López Rodó Planeta Manual de las buenas maneras Ángel Amable Editorial Versal La irregular colección Espejo de España ha logrado un buen bocatto informativo con las memorias de la etapa en que Laureano López Rodó estuvo al frente de la diplomacia española. Hechos hasta ahora reservados o poco conocidos por su propia índole diplomática salen a la luz en este libro. Son trece capítulos sin fárragos, escritos con un buen estilo funcional, donde López Rodó narra seis meses de arrolladura actividad: el cambio de Gobierno de 1973, las relaciones con el Vaticano, Francia y la ETA, Portugal, el asunto del Sahara, la Conferencia de Helsinki, la primera Embajada en el Este. Más de cien páginas dedicadas a documentos- con cuarenta y seis textos- y varios índices valoran el testimonio de una tensa etapa, que Fraga Iribarne prologa. Hortus conclusus Paloma Palao Papeles de Invierno En la colección de poesía Hortus conclusus que la propia Paloma Palao fundara, los amigos de la poetisa desaparecida han editado con voluntad (y magnífica presentación) de homenaje el último libro escrito, algunos de cuyos poemas han sido repescados de su difícil caligrafía. La lírica de fuerte contenido existencial, de rebeldía humana, se ha remansado al cabo en un poemario que conserva el dramatismo en la entraña, pero tamizado por secreta armonía de la naturaleza. No es simplemente un jardín botánico para uso de juegos metafóricos y taraceas verbales. Paloma Palao había llegado a una madurez poética clara. E incluso se identificaba con estos árboles, que son una coartada para asumir sus anhelos perrestres y sus aspiraciones ascensionales. Todas las piezas son magistrales. Pero destacaríamos Olivo Ciprés Magnolio Eucaliptus Avellano Higuera Aligustre -Versos de limpia sugerencia y acertado lenguaje. Maestro del ensayo y del artículo, José María de Areilza despliega en este manojo de historias breves su imaginación suntíosa y una buena dosis de poder onírico. Los Siete relatos se apoyan en un ambiente en buena parte vivido y real, interpolado por un componente mágico: la pre- íj monición en el caso de- El signo la evoca- ¡ción poética en El palacio perdido el don de lenguas de Nadie ha vuelto a contarlo la vivísima señal de ultratumba Sueños de una noche de verano la revelación de La José M. 3 de Areilza cueva de Salamanca El relato estrella es, por su orquestación y su belleza, El Toisón relato que debe enmarcarse en las guerras carlistas, y. que es, en todo caso, la historia de un bello pecado de amor de don Carlos. Areilza escribe sin forzar la estructura, con un sabio relevo del realismo a la fantasía. ¿Cómo reaccionaría si en la URSS un amigo le saluda con un breve beso en los labios? ¿Conoce usted los detalles del surtido de tarjetas de visita que todo hombre elegante debe llevar siempre consigo? ¿Si le sirven una sopa excesivamente caliente, la soplaría o no? Estas y otras preguntas son respondidas en este libro, que contiene un nutrido repertorio- de consejos para desenvolverse en sociedad con la misma soltura que una foca en las regiones árticas. El apropiado seudónimo de Ángel Amable sirve al autor de la obra para realizar un recorrido no exento de ironía por las normas del buen gusto y la etiqueta, artículos no muy abundantes en este bazar de las postrimerías del fin de siglo. Nota final: nunca se debe soplar una sopa; otrosí: en la URSS es corriente el amistoso ósculo viril. La historia de Java Elisabeth Mulder Editora Municipal de Albacete Ventana abierta: Buenos Aires Orquesta Sinfónica de Moscú. Obras de Shostakovich y Rachmaninov. Teatro Colón. Hasta el 16 de mayo. Londres La cerámica en el Renacimiento Colección de objetos de Mayólica. Representantes de las tendencias artísticas. Museo Británico. Hasta el 31 de mayo. Nueva York Pigmalión de Bernard Shaw, con Peter O Toole. Playmoth Theatre. París Cabaret Adaptación de la obra por Jeróme Savary. Teatro Mogador. Roma Selección antológica de Seymour Rosofsky Pinturas, dibujos y acuarelas del pintor expresionista norteamericano. Galería Giulia. Hasta el 20 de mayo. Viena Magia de Medusa: manierismos europeos Kunstlerhaus. Hasta el 31 de mayo. Zürich Porcelana helvética del siglo XVIII Zunfthaus Zur Meinsen. Hasta el 31 de mayo. Encerrada en su torre de la Bonanova, Elisabeth Mulder, autora catalana de Crepúsculo de una ninfa y de Alba Grey -novela que figura en las Mejores Novelas Contemporáneas de Planeta- puede asistir con cierto estupor a este pequeño acontecimiento: que la Editora Municipal del Ayuntamiento de Albacete haga una edición de La historia de Java relato breve, bello y desconcertante que disfrutó de gran aceptación en las fechas anteriores de la guerra civil española, y que hoy sorprenderá a las jóvenes generaciones. Consuelo Bergés, en el excelente prólogo del libro, da unas pautas valiosas para entender el mundo mulderiano, fundamentalmente nutrido de la biografía de la autora, que mira, ausculta y observa el contorno. La historia de Java es un regalo editorial, un ramo de rosas en obsequio de Elisabeth Mulder, la dueña de Java, ¡a gata enamorada que entra por la puerta literaria. Muestra de poesía canaria Jorge Rodríguez Padrón Institución Cultural de Cantabria, 1987 Figuras y estampas del Madrid goyesco Antonina Rodrigo Avapiés Con la colaboración de C. Galán Lores, dedica Peña Labra (Pliegos de Poesía) su número 60 a una muestra de poesía canaria perspicazmente realizada y prologada por el profesor Jorge Rodriguez Padrón. Partiendo de que, como afirma autorizadamente Manuel Alvar, es en Canarias donde el castellano deja de serlo para ser español- por lo que et casticismo o pureza casticista da paso al abrazo de acentos y actitudes en el habla y en la literatura- Rodríguez Padrón recoge, sin ánimo exckjyente, composiciones de veintidós poetas que, lejos de estancarse en las peculiaridades del terruño, proceden de una tradición periférica que comienza en el barroco, pasa por la ilustración y cierto modernismo y llega a un luminoso surrealismo. Antonina Rodrigo, desde sus trabajos sobre Mariana Pineda se desenvuelve bien por la segunda mitad del siglo XVIII, de donde extrae estas Figuras y estampas del Madrid goyesco que, si hemos de decir la verdad, no alcanzan la densidad y el relieve de otras investigaciones suyas: García Lorca, Margarita Xirgu, Dalí, etcétera. Acaso el tono ligero y un tanto frivolo de la colección la contagia. Por eso es un Madrid parcial, aunque siempre chispeante, en el que La Caramba engulle todo el espacio, con algo para La Tirana y la duquesa de Alba. Un mundo residual, en definitiva, cercano a don Ramón de la Cruz, con un costumbrismo en el que lucer. los escenarios populares y los tipos de sainete.