Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 A B C RELIGIÓN La teóloga alemana Jutta Burggraf, doctora en Teología por la Universidad de Navarra y en Pedagogía por la Universidad de Colonia, habla para ABC sobre el papel y dignidad de la mujer en la Iglesia católica SÁBADO 9- 5- 87 Todavía no se ha conseguido que en la Iglesia, la nnyer sea igual al varón La teóloga Bruggraf participó en el Congreso sobre el Sínodo Madrid. Luis del Buey Así piensa Jutta Burggraf, teóloga alemana, doctora en Teología por la Universidad de Navarra y en Pedagogía por la Universidad de Colonia. Mujer consciente de su condición femenina, es experta conocedora de los movimientos que defienden los derechos de la mujer. A su paso por Madrid, para participar en el reciente Congreso sobre el Sínodo organizado por el Cabildo Catedralicio, ha ofrecido a ABC las siguientes declaraciones. -Como mujer teóloga, ¿cuál es su opinión sobre el acceso de las mujeres al sacerdocio ministerial? -En primer lugar, pienso que no se puede ver desde la perspectiva del prestigio y de la ofensa: nosotras no podemos ser sacerdotes, entonces, nos enfadamos. Cada persona tiene su tarea y su función muy específica, y todo trabajo tiene valor sin importar el puesto. La Congregación para la Doctrina de la Fe ha señalado, en su declaración ínter insignores que sólo los varones son sujetos capaces de recibir el orden sagrado. Por tanto, no es una cuestión que pueda plantearse en el plano de los derechos naturales, sino de una cuestión de fe, y hay que verlo a la luz del misterio de Cristo. Jesucristo en su trato con las mujeres mostró una gran libertad, en contra de la costumbre de sus tiempos. La mujer, muy despreciada, tenía su sitio al lado de los esclavos. El Señor apreció a la mujer como criatura de igual valor que el varón. Ensalzó a una mujer, María, sobre todos los hombres. Pero el orden sacerdotal es de naturaleza sacramental. No podemos cambiar lo específico de los sacramentos. El Señor pudo llamar a tas mujeres al sacerdocio, pero no lo hizo. Podemos discutir si son aptas o no; pero Jesús no lo quiso y esto lo aceptamos por la fe. Hay también razones de conveniencia: el sacerdote actúa en representación de Cristo, es su imagen. Los signos sacramentales deben parecerse a lo que significan, y es un hecho que un varón representa mejor a Cristo que una mujer. La Congregación para la Doctrina de la Fe recuerda que las diferencias sexuales influyen más sobre la naturaleza humana que, por ejemplo, las diferencias de raza Además, el sacerdocio requiere vocación. Por tanto, nadie puede exigirlo como un derecho, ni los varones ni las mujeres. No es una cosa negativa que la mujer no pueda ordenarse sacerdote. Tiene muchas otras funciones y tareas dentro de la Iglesia. Otras tareas ¿Cuáles son esas otras tareas? -Creo que la más importante es la de dar testimonio de la fe en la sociedad. Se puede discutir si la mujer puede leer las lecturas, pronunciar la homilía o llevar las cuentas de una parroquia, pero todo esto pertenece al ambiente eclesiástico y me parece poco importante comparado con su labor como laico: dar testimonio de la fe en la sociedad, recordando la primacía de la persona sobre la cosa, el valor de la familia, del matrimonio y de de la maternidad. -Dentro de ese mundo eclesiástico, ¿cuál es el papel de la mujer? ¿Por qué no podría ser una mujer la que dirigiera la Comisión Justicia y Paz, que desarrolla una labor apostólica en la sociedad? -E n mi opinión, pueden ser también las mujeres. Aquí hay un campo y unos horizontes que hay que ampliar. Yo estoy convencida de que la mujer tiene las mismas capacidades intelectuales que el varón, y podría hacer todas estos trabajos, si es ésa su vocación. De derecho, la mujer en la Iglesia es igual al varón, fuera de la cuestión del orden sacerdotal. Pero de hecho esto todavía no se ha conseguido. Su consecución es uno de los objetivos que propone la Gaudium et Spes ¿Por qué de hecho no existe aún esa igualdad? -Por un lado, esto se produce por causa de la tradición. La mujer ha sido infravalorada en la sociedad durante siglos, no teniendo acceso a los estudios superiores. Esto es un fiel reflejo de la mentalidad reinante. Ahora, esto ha cambiado en las sociedades civil y eclesiástica. Pero el cambio es lento, pues esta mentalidad de siglos no se puede modificar de la noche a la mañana. Otra causa es el hecho de que la mayoría de las mujeres se casan y tiene hijos. Por lo tanto, en relación con los varones, hay pocas mujeres que de verdad podrían ocupar un puesto en la sociedad civil o eclesiástica que requiera una dedicación plena. Esto se podría solucionar creando trabajos parciales para que las mujeres los pudiesen atender sin descuidar su familia. les, buscando su igualdad jurídica con el varón, mejorar su preparación profesional, etcétera. Pienso que luchan por algo muy justo, aunque a veces hay contradicciones. Los movimientos feministas, por el contrario, luchan en la actualidad por librarse de las que llaman cadenas de la naturaleza la maternidad. Son muy radicales. Se puede considerar este feminismo como un punto culminante de las modernas revoluciones anticristianas. Ellas pretenden destruir la naturaleza misma del hombre y de la mujer, que es la obra de Dios. En busca de una fundamentación metafísica, este movimiento ha desarrollado la llamada teología feminista ¿Cuáles son los puntos concretos que defiende la teología feminista -La teología feminista está ligada a la teología de la liberación y la teología negra, que son teologías entre comillas. No se puede hablar de ellas como teologías porque no parten de la fe ni de la revelación. Son teorías bastante influidas por el marxismo. Tienen en común su deseo de liberar a una parte de la población, ya sean los pobres, las personas de cotor o las mujeres, de su supuesta esclavitud. La pregunta sobre ef modo de conseguirlo es et punto central de partida de su teoría. También atribuyen a Dios las características de los oprimidos, erigiéndole en defensor particular de estos grupos. Es cierto que parten de un punto verdadero, que en el feminismo es que la mujer ha sido despreciada, pero luego derivan a extremos. ¿Podría citarme movimientos concretos que defiendan los derechos de la mujer? -Por ejemplo: la soviética ortodoxa Tatiana Goritcheva. Ella cuenta que sentía gran curiosidad por conocer a las feministas europeas, pero al contactar con ellas quedó desilusionada porque su feminismo era diferente del que ella defendía. Esta diferencia es la que señalaba anteriormente entre feministas y movimientos por los derechos de la mujer. CEHTRO DE ASISTENCIA DENTAL BEYDENT, S. A. Avenida de los Toreros, 26 Teléfonos 246 12 03- 04 DEPARTAMENTO DE PROFILAXIS E HIGIENE- LIMPIEZAS- FLUORACIONES- SELLADORES- LÁSER- ETC. LIQUIDACIÓN POR REFOREVIA. Muebles, objetos decorativos, lámparas, bohemia, etc. Teología feminista ¿Existen movimientos feministas dentro de la Iglesia que trabajen por acelerar este cambio de mentalidad? -Sí; pero tendríamos que distinguir entre los movimientos a favor de los derechos de la mujer y los movimientos feministas. Los primeros tratan de cuestiones políticas y socia- ASISTENCIA INMEDIATA. PREVIA PETICIÓN DE HORA RITTER PRNCPH DE VERGARA N 3 3