Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f Viernes cine Primera sesión PELÍCULAS FIN Filmoteca TV La línea del cielo pasa muy cerca de Antonio Resines Gary Cooper contribuye con sus muchos centímetros a dar altura a este genial filme de William Wyler que se desarrolla en el legendario Oeste Clark Gable y Jean Harlow en Tierra de pasión La linea del cielo Director: Fernando Colomo. 1983. Color. Ochenta y dos minutos. Hoy, por la Primera Cadena, en Viernes Cine El forastero Director: William Wyler. 1940. Blanco y negro. Noventa y siete minutos. Sábado, a las cuatro y cinco, por la Primera Cadena, en Primera Sesión Tierra de pasión Director: Víctor Fleming. 1932. Blanco y negro. Ochenta minutos. Sábado, a las doce cuarenta, por la Primera Cadena, en Filmoteca TV No demasiado bien acogida en su momento, la película, a la luz de la pequeña perspectiva que permiten los cuatro años transcurridos desde su realización, puede considerarse como una de las mejores y, posiblemente, la más visceral, de entre las firmadas por Fernando Colomo, indiscutible padre de la llamada- mal llamada- comedia madrileña a la que ha dedicado todos sus esfuerzos desde su opera prima la estupenda Tigres de papel con el paréntesis, no excesivamente afortunado, de El caballero del dragón La línea del cielo es una comedia. Pero no tiene nada de madrileña, ya que su acción se desarrolla íntegramente en Nueva York- d e ahí el título- donde fue rodada, y nos narra la aventura de un fotógrafo español que cree poder triunfar, con su curriculum y su cara dura en la ciudad de los rascacielos, aunque, de alguna manera, puede calificársela de relato autobiográfico, por así decirlo, trascendido, ya que el propio Colomo vivió una experiencia muy similar a la de supersonaje, Gustavo Fernández, cuando intentó rodar una película en USA. Gustavo Fernández está encarnado, espléndidamente, por un Antonio Resines en su mejor forma, que actúa con una estudiada naturalidad y demuestra que, pese al rechazo que suscita en muchos sectores, es uno de los actores más notables del momento. En los restantes papeles, intérpretes en su mayoría no profesionales, que, a cambio de su falta de experiencia, dan pruebas de una loable espontaneidad. 124 ABC No es frecuente que en el cine, y menos aún en el americano, el villano de la película se lleve todas las simpatías del espectador, sobre todo si el héroe al que se enfrenta es nada menos que el mismísimo Gary Cooper. Esto sucede en El forastero gracias, básicamente, a que el villano en cuestión está encarnado por el genial Walter Brennan, sin duda el mejor secundario que ha pasado por Hollywood, que, por su labor en la película, obtuvo el tercero de sus merecidísimos Oscars. Y el personaje que interpreta es el de Roy Bean, el mismo al que diera vida, treinta años después, Paul Newman, en la divertidísima El juez de la horca de John Huston. Western, por así decirlo, de cámara El forastero es una de las películas de prestigio que Wi- lliam Wyler rodó para el productor Samuel Goldwyn, en el marco de una colaboración que comprende títulos como La loba Cumbres borrascosas y Los mejores años de nuestra vida a cuya misma altura se sitúa el filme que ahora se nos ofrece. Hay en la película un tono poético que nunca se confunde con la autosuficiencia ni, menos aún, con la pretenciosidad. Se trata, en suma, de una, si se quiere, pequeña obra maestra. Junto al espléndido Brennan, ya se ha dicho, un Gary Cooper en plena forma. Y, debutando en la pantalla, al que luego sería popularísimo Dana Andrews. El papel de Lily Langtry, que en la película de Huston interpretara Ava Gardner, está a cargo, en la de Wyler, de Lilian Bond. MILES DAVIS GRAN RESERVA La desigual programación del televisivo Jazz entre amigos dará la dos de cal, esta semana y la próxima, al dedicar su espacio a Miles Davis. En semanas sucesivas aparecerán Gary Burton, Makoto Ozone y Johnny Griffin. Tal vez para desagraviar al aficionado al jazz de los protagonismos sucesivos que tendrá en dicho programa la música brasileña. El público joven recuerda al Miles actual, cuya trompeta, aunque con el sonido de siempre, está al servicio de su grupo eléctrico, y los maduros añoran su época pasada. Y estos tiempos, los de Miles Anead y los de So What, en compañía de Wynton Kelly, Jimmy Cobb, y Paul Chambers, y también los de su colaboración con Gil Evans, serán los que podrán ver y escuchar los pacientes jazzadictos que no necesiten acumular mucho descanso para la jornada siguiente. Miles, que pronto supo que jamás podría tocar como Armstrong, o como Gillespie, tampoco tenía, por qué hacerlo, creó un sonido para él mismo, con ausencia de víbrate, con espacio para los silencios, que recuerda la tristeza de la ausencia de placeres. Hoy, Miles, sigue siendo lo más genial y auténtico del jazz igual que ayer. Ángel Luis INURRIA Si el personaje de Walter Brennan en El forastero es el precedente del que después haría Paul Newman en El juez de la horca todos los de Tierra de pasión nos resultarán conocidos. Ya que se trata de la primera versión de la obra teatral de Wilson Collison que, casi un cuarto de siglo más tarde, serviría de base al Mogambo de John Ford, con Clarck Gable interpretando, de nuevo, al protagonista masculino, aunque, en principio, para aquélla se había previsto a John Gilbert. El filme es una historia de amor y aventuras- sobre todo de amor- en clave de pasablemente desaforado melodrama, y su acción se sitúa en una África convencionalmente retratada, utilizada, simplemente, como marco exótico para que se desarrolle la trama romántica, cuyos momentos tórridos pueden sorprender dada la fecha de realización del filme, si se olvida que entonces todavía no había comenzado a hacer estragos eí llamado Código Hays de autocensura. Fue la película la segunda de las que protagonizaron juntos Clark Gable y la explosiva Jean Harlow, seis en total. Y hay que decir que la pareja que formaron resultó, para la época, notablemente audaz en sus escenas eróticas, que incluso hoy, a más de cincuenta años vista, siguen teniendo fuerza, aunque en algún momento puedan hacer sonreír. La tercera en discordia es la estupenda Mary Astor, Mala Buena Pasable Muy buena Para cinefilos VIERNES 8- 5- 87