Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 8- 5- 87 ESPECTÁCULOS A B C 89 Ricardo Solfa, un cantante tradicional surgido de la orquestina de baile Sus canciones de amor, hoy y mañana en Madrid Madrid. José Manuel Costa Ricardo Solfa ha surgido como un meteoro en la música española. Recién editado su primer disco titulado Cartas a la novia y en su estilo de vocalista en la mejor tradición de Jorge Sepúlveda, Bonet de San Pedro o el mismo Machín, este intérprete peculiar ha traído su trabajo para presentarlo en sendos conciertos en el teatro Albéniz que, a buen seguro, concitarán la polémica. Canciones de amor. Canciones de siempre. ¿Cómo se explica el hecho de no haber aparecido en público con anterioridad, sobre todo, si tenemos en cuenta sus casi cuarenta años? -Ricardo Solfa estaba escondido bajo la figura prototípica de la orquestina de baile y permaneció allí oculto como un vocalista anónimo. Todo fue un proceso de evolución y concienciación, cuyo resultado final ha sido la aparición de este cantante que yo personifico. Que yo soy ahora. -Por qué precisamente ahora y con un tipo de canción que había perdido toda respetabilidad pública? -H a y un tipo de canción melódica que siempre ha tenido respetabilidad, porque, creo, es lo que realmente le gusta a la gente o, por decirlo de otra manera, subyace en el recuerdo, en el pósito, en la herencia tradicional del alma de nuestro país, de nuestro ámbito cultural... Eso sí, registraría un fenómeno que se dio por ahí fuera hace unos veinte años y en España más recientemente, que consiste en el advenimiento de una música estrictamente juvenil qué ha llegado a amplias capas de la población. Esto seguramente ha provocado que el tipo de canción que yo interpreto haya quedado un poco oculto bajo esta avalancha llamada rock and roll o música pop ¿Cuál sería ahora la validez de esa canción melódica? -A mí me interesa evolucionar por un camino de recreación poética y sentimental de todo un archivo cultural que para mí representa la canción de siempre. Si buceamos un poco en la arqueología de la canción popular encontramos desde la tonadilla flamenca hasta el cuplé, el pasodoble, el chotis, el tango o el cha- cha- cha para llegar en los cincuenta a un tipo de vocalista como Jorge Sepúlveda, Bonet de San Pedro, Machín... Y fuera de España Perry Como, Frank Sinatra, Madugno o el mismo Chevalier... Yo creo que éste es un género eterno y buena muestra de ello es cómo lo han retomado grandes artistas del rock como Dylan, Ferry o, en su momento, los Beatles. -E l problema de esta música es, ante todo, la recreación de un lenguaje que le es propio y parece casi perdido, ¿Cómo ha logrado que parezca auténtico? -M e he basado en unas materiales que están en multitud de canciones compuestas en los últimos cincuenta años. He accedido a una inmensa cantidad de datos sobre los que yo trabajo con un criterio personal de interpretación y puesta en escena según mis cualidades, posibilidades y limitaciones. Yo soy un intérprete, pero mi actitud puede parecerse a la de ciertos cantautores en el sentido de que trato una temática coherente. -Canciones de amor exclusivamente, ¿da el tema para tanto? -Sí, yo creo que el amor es un tema recurrente, universal y entendible en todos los tiempos, modas de lenguajes que en el mundo han sido. Recuerdo haber leído que Sava- rí decía: Hay que volver a los grandes sentimientos, porque los pequeños se pierden en detalles personales. Es decir, la búsqueda de las grandes pasiones. -Su trabajo ha sido considerado como demasiado raro, tanto por empresas discográficas como por cadenas de radio. ¿Dónde está la rareza? -Yo pienso que mi canción es absolutamente normal. En este caso los raros son ellos. Parece ser que hay algo insoportable en esta actitud mía... Me han llegado a decir: ¿Por qué te empeñas en cantar estas canciones tan antiguas... Yo, la verdad, no se me ocurre que responder, tal vez sólo decir: ya os enteraréis. Con el tiempo ya os enteraréis. ¿Qué es para usted la simulación, la verdad, la mentira? -Es una pregunta dificilísima. Pero puedo contestarla con una breve declaración de principios: ¡Muerte al naturalismo! PALOMA SAN BASILIO: GRANDE La otra noche, haciendo tertulia nocturna en el castillo de Manzanares el Real, en la presentación del disco de Julio Iglesias, Jesús Hermida comentaba que parece ser que existe y se aproxima una campaña a favor del indulto de Lola Flores. Fue cuando dijo Julio: -Lola es una figura irrepetible, única, y a mí me parece que se le está tratando un tanto injustamente. Conmigo cuenta Lola para lo que quiera, para grabar un disco juntos, para un festival, para lo que quiera. Tico Medina, que también estaba allí, será el encargado de pasar a limpio las Memorias de Lola Ella quiere que salgan cuanto antes, pero Tico tiene un problema: -Cada vez que creo que ya tengo todo el material, Lola me sorprende con algo. Lola añade un capítulo a su vida todos los días y así no hay manera... Por otro lado, está convencida de que va a ganar cincuenta millones, y ya le he dicho yo que no espere tanto... Yo estoy seguro de que puede ser un libro apasionante, porque la vida de Lola, la de verdad, es como para dejar sin aliento a la mismísima Jackie Collins. El único peligro está en que casi todo el mundo cree que se sabe la vida de Lola de memoria, porque la Faraona ha vivido mucho para fuera, ha gustado de airear con frecuencia sus interiores abriendo muchas ventanas, y claro... Pero queda mucha tela marinera por cortar. Veo a Luis del Olmo contento porque pronto va a poder enriquecer su ya considerable colección de aparatos de radio antiguos con diez excepcionales piezas. ¿Y qué más coleccionas? -Sombreritos de plata mexicanos. Tengo más de sesenta y ya es muy difícil encontrar modelos nuevos. El más bonito me lo regaló Rocío Dúrcal. Y. encima es un hombre que, todo él, no puede vivir sin las rancheras. El doctor Rodríguez, que acompaña a Julio, se va a casar con una hija de Elvis Presley. El doctor Iglesias, padre del cantante, me recuerda aquellos tiempos del debut de Julio en el Olympia de París, cuando yo escribí aquello de algo tiene ese muchacho que gusta mucho, pero que mucho, en el extranjero Luego sucedió que gustó en España, que ya es gustar. Por cierto, que Julio mantiene que no ha cobrado nada por la actuación ya grabada para el programa Sábado noche ¿Ni doce millones? -Nada. El lo dice. Como Paloma San Basilio, recién llegada de su brillante gira por las Américas, me dice que este verano no va a hacer galas, aunque parezca mentira. ¿Y eso? -Voy a dedicar él verano a preparar mi nuevo show y a descansar. ¿Y qué vas a hacer ahora? -Poner en marcha mi próximo elepé que se va a titular Grande ¿Y qué es grande? -Está claro: grande es el éxito que va a tener. Así dicen que se las ponían a aquél. Paloma volará en junio a México, y este año tampoco hará comedia musical, ni la que pensaba hacer aquí, ni la que le han ofrecido en Puerto Rico. Por lo demás, casi nada: que por fin he visto sonreír a Lende (por dos veces) que Patxi And ion va a ser padre cuando acaba de ser padre, porque Gloria Monis, su esposa, ha vuelto a quedar embarazada: dio a luz hace cuatro meses y ya está de tres; que, definitivamente, el novio de Ana Obregón, el guardado tan celosamente en el baúl de los secretos, se apellida Arango, y resulta ser uno de los propietarios de la afamada cadena Vips; que a Manolo Alejandro se le ocurrió el título del disco, Un hombre solo una tarde melancólica y gris en la que vio pasear a Julio completamente solo por los jardines de Indian Creek; que... AMILIBIA