Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 ABC ESPECTÁCULOS VIERNES 8- 5- 87 Crítica de teatro Martha Graham: un fascinante y colorista caleidoscopio Madrid. Julio Bravo -j- 2 De Martha Graham se espera siempre lo mejor. Y lo mejor es que nunca decepciona. No importa que las coreografías que presenta sean octogenarias o que apenas hayan salido de la cuna. Todas tienen un personalísimo sello, presidido por la belleza, el buen gusto y Título: La fuerza de la costumbre Autor: para que todo lo involuntario pase a transforla labor bien hecha. El programa de su preThomas Bernhard. Traductor: Miguel marse en voluntario. Hay en todo el filosofismo embutido en la sentación madrileña es un fascinante caleiSáenz. Dirección y escenografía: Roberto Villanueva. Intérpretes: Raúl Fraire, Diana violencia de Caribaldi, en su crueldad, una doscopio donde brilla la esencia de la danza contemporánea, donde se destilan movimienMerope, Gabino Diego, Sixto Cid, Fernan- pedantería profesional, una irritante repetición, que estalla a veces en sátiras feroces to y color con el denominador común de la do Aguado. Teatro Español. contra efchantagismo de los artistas o la obliperfección. Cuatro coreografías (quizá la única pega que se le pueda poner al programa Un autor holandés, Thomas Bernhard, de gación de un orden que consiste, ad valolengua alemana y origen austríaco, es pre- rem en que la bayeta esté, precisamente en sea su longitud, pero más vale hartarse de sentado por vez primera al público español, su bolsillo, y el pañuelo en el otro. Orden. Or- Graham en cuatro días que no quedarse con del que una estricta minoria conocía algunos den muy teutón. hambre) que demuestran el porqué de su cede los textos de narrativa que la han valido lebridad. La mecánica de esa miniacción discursiva un gran crédito internacional. La obra elegida, está más cerca de Brecht que de Becket aunPara empezar, Diversión of angels, un tra La fuerza de la costumbre está considera- que con ambas tiene parentesco. Todos los bajo de 1948 sobre música de Norman Dello da como una de las piezas mayores del autor personajes son marionetas en torno a CariJoio. En él, Martha Graham demuestra su y data de 1974. Otros autores más importan- baldi y de ahí resulta que la pieza es más magnífica visión del conjunto, su acierto al tes han tardado mucho más en llegar hasta una demostracción que una aventura humaescoger la música, con momentos inspiradísina, que un trozo de vida. De ahí, su pesannosotros. mos sobre los que ella posa pinceladas de La fuerza d e l a costumbre que podría tez, la lourdeur del suceso escénico, innecolor, componiendo figuras y movimientos de ser un título de Moratín, es, por su estructura gable. forma exquisita, dotándolo con detalles que mucho más un discurso filosófico que un draRaúl Fraire es un actor vigoroso, con per- pueden parecer insignificantes de vida propia ma. No hay acción propiamente dicha. Hay sonalidad. Da a Caribaldi un tono entre el (como ese expresivísimo cruce diagonal de la una situación dramática enérgicamente for- payaso y el figurón. Con fuerza, con crueldad escena de la magnífica Takako Asakawa, o mulada. El director de circo, Caribaldi, un in- e irrisión. Diana Merope es fina, graciosa y lo ese quietismo de la pareja de blanco Pegválido que tiene una pierna d e madera, escla- hace ver en su disciplinado papelito. Dramatigy Lyman y Donlin Foreman) viza a su nieta, Diana Merope, y al malabaris- za hasta la angustia sus vacilaciones, sus inCon Denishawn Graham solos, los cinco ta, el domador y el payaso con los que, defensos anhelos de liberación, Gabino Diego obligándoles a aprender el uso de instrumen- en el malabarista. Compone con abundancia bailes que Martha Graham interpretara cuantos de cuerda, desea interpretar el quinteto gimnástica Fernando Aguado el payaso y do pertenecía a la compañía Denishawn, la de Schubert llamado de la trucha. En torno a pone la necesaria dosis de animalidad viril danza entra en el túnel del tiempo. Oriente se ése quinteto escrito en 1819, Caribaldi cons- Sixto Cid en el domador. La escenografía, adueña de la escena y se tiene la sensación truye una doctrina del esfuerzo, de la volun- casi inexistente se limita a proveer el material de haber entrado en un agujero mágico y estar viendo el movimiento en blanco y negro, tad perseverante, del valor de la repetición, necesario a la corta acción de la comedia. sobre ese piano que suena a pantalla cinecomo medio de salvación. La cultura y la vida No producirá entusiasmos este pesado, inmatográfica de principios de siglo. Cinco son depende de esos valores. Más aún: la vida lo teligente, metódico autor. Pero es justo decir es en función de esa tenacidad, de ese es- que era necesaria su presencia en el vario- los solos y cinco las bailarinas: The incensé (Christine Dakin) Serenata morisca fuerzo. Solo el amor al virtuosismo- dirá el pinto escenario madrileño. (Joyce Herring) Tanagra (Judith Garay) personaje- le sostiene. Lo que intenta tras Lamentation (Maxine Sherman) y Fronveinte años de ensayos incesantes es produLorenzo LÓPEZ SANCHO tier (Frontera) Son cinco exquisitos dulces, cir ese momento maravilloso en que el enmaravillosamente bailados, donde cobran sayo se convierte en arte. Pero eso quizá no protagonismo, junto a ¡a danza, el vestuario, llegará hasta mañana. Mañana Ausburgo las joyas y la escenografía (en Frontier coes la frase de ritornello que expresa una menzó la estrecha colaboración de Martha idea de futuro como tierra prometida. Graham con Isamu Noguchi, de cuya imagiTodo sucede en un breve tiempo indeterminación surgieron obras de arte que ahora esMadrid. C. G. tán indisolublemente unidos a la coreógrafa) nado. El que precede al momento de ensayar una vez más el Quinteto de la trucha lo La obra de Juan José Alonso Millán TrataTemptations of the moon (Tentaciones de que se hará imposible por la torpeza de sus miento de choque que obtuvo un gran éxito músicos y la violenta actitud de su sobrino, el en su temporada madrileña en el teatro Prín- la luna) es una auténtica joya que terminó de domador. Ese tiempo, denso en el que el cir- cipe Gran Vía, está siguiendo la misma suer- convencer a los escasísimos indecisos que co, lo circense constituye un fondo de refe- te en la gira que está realizando por toda Es- no se rendían al arte de Martha Graham. Una rencia, lo llena Caribaldi con su profesión de paña, interpretada por Luisa María Payan, coreografía sobre música de Béla Bartok, fe en la perfección. Una simple nota. no sue- Juanjo Menéndez y Ricardo Merino, que ha donde se evidencia esa pasión que la vieja na lo mismo en el chello de Ferrara que en sustituido a Alberto Closas- q u e tuvo que dama siente por la antigua Grecia (el vesel de Magginni, ni por la mañana que por la marcharse a Buenos Aires para hacerse car- tuario linda entre lo helénico y lo selenita) Y para terminar, la inevitable Consagración go de su teatro en la capital argentina- entarde. El pensamiento de Bernhard se instala visi- cabezando el reparto en el que también figu- de la primavera, sobre la excepcional partitublemente en las doctrinas expuestas por Ar- ran Mónica Cano, Paco Cecilio, Elva Pacios y ra de Stravinsky. Martha Graham la ha convertido en un rito con sabor tribal (sobre un taud, del que es especialista, pero en sentido, María José Bódalo. muy a lo germano, contrario. No quiere CariTras realizar diversas representaciones por encantador decorado de Ron Protas) lleno baldi destruir la sociedad. Quiere reconstruirla las capitales levantinas, la compañía que re- de referencias africanas, con momentos frepor el virtuosismo, por el acendramiento de presenta Tratamiento de choque se en- néticos llenos de fuerza. Y hay que hacer los valores, por la disciplina. Ni a él le gusta cuentra estos días en Cádiz, después de ha- mención a la pareja protagonista, espléndida: el quinteto ni a su nieta la vida, pero hay que ber visitado Málaga y Huelva, para seguir por George White, Jr. un autoritario Chaman, lletocarlo, hay que vivirla. Y para ello, otro per- Almería, Cartagena, Córdoba y Cáceres, an- no de fuerza, imponente en su brillante papel, sonaje, el malabarista lo indica, hay que ir en tes de emprender, el próximo mes de junio, la y una preciosa Terese Capucilli, expresivísisentido contrario de cierta corriente que pre- ruta de las ferias del Norte, para finalizar el ma y maravillosa en su difícil cometido como la Elegida. tende levantar lo voluntario a automatismo, próximo mes de noviembre. La pesantez de Thomas Bernhard en La fuerza de la costumbre Gira de Tratamiento de choque por toda España