Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 741- TRIBUNA ABIERTA -VIERNES 8- 5- 87 j plena crisis política del centroderecha en España aparece este libro de Ricardo de la Cierva, que analiza minuciosamente esa crisis ante el trasfondo histórico de toda la Edad Contemporánea española. Los capítulos dedicados al análisis de la situación actual se conciben, inevitablemente, a través de un prisma de análisis político, que se combina con el análisis histórico en arriesgada síntesis. Es un libro que dará muchísimo que hablar dijo Iñaki Gabilondo en su prestigiosa tribuna radiofónica nada más recibirlo. Tenemos noticia de que el profesor Fraga Iribarne ha comentado muy elogiosamente la tesis principal de esta obra, que no ha gustado, en cambio, en otros ámbitos de la derecha española, porque la dramática situación del centro- derecha debe diagnosticarse con fuertes acentos críticos que no siempre se encajan bien por quienes son objeto de esa crítica. Tenemos noticia también que tras la lectura de este libro don Manuel Fraga ha decidido retrasar la salida de sus inminentes memorias políticas para incluir en ellas el tratamiento dé un año clave, 1986. Ya es un buen efecto de la presente obra. Ricardo de la Cierva, que es un hombre de la derecha, escribe este libro desde el corazón de la derecha. No se trata, por lo tanto, de un libro contra la derecha española, sino de una intensa autocrítica, E 4 autor dice que nunca se había escrito hasta hoy esa historia completa de la derecha, y tiene razón. Recientes intentos situaban el origen de la derecha actual en los tiempos republicanos de Acción Española; otros en el maurismo de la segunda década de este siglo, otros en el lARECE ser que el partido gubernamental tiene problemas con sus bases. Base como nadie ignora, es el fundamento en que estriba alguna cosa Las bases del partido citado, pues, son afiliados, simpatizantes y cuantos le votan. Total, nada: unos diez millones de celtíberos. ¿Cuál es el problema PSOE- bases De dinero, principalmente. La política económica desarrollada por el equipo del señor González, y de la que se encarga el prestigioso lidiador matemático don Carlos Solchaga, no parece ser del agrado del público ugetista, que ocupa el tendido de sol y acaudilla el pundoroso aficionado señor Redondo. Hay división de opiniones, y mientras el presidente estima que el diestro Solchaga se merece tas dos orejas y el rabo por su destacada labor, don Nicolás considera que al citado diestro hay que echarle broncas tipo Curro Romero, con rollos de papel higiénico incluidos. ¿Consecuencias? Que los miembros de la Ejecutiva Confederal del PSOE recibieron órdenes, en su día, de explicar a las bases que UGT exagera en sus posiciones críticas y que! a faena del Niño de las bandas salariales popular apodo que los ugetistas dan al maestro, es una faena con todas las de la ley, de acuerdo con las exigencias de la tauromaquia del Mercado Común Europeo, cuyas normas estamos obligados a respetar. Estas explicaciones no acaban de convencer a los ugetistas, que la han tomado con don E LA DERECHA SIN REMEDIO movimiento neocatólico del siglo pasado. Pero los orígenes son anteriores, y Ricardo de la Cierva los fija en la agonía de la Ilustración, los tiempos de Jovellanos. Lo que allí nace es la derecha ilustrada y moderada, contra la que se alza inmediatamente la extrema derecha, en antítesis que perdura hasta hoy. Surge, en la América que todavía era española, una derecha separatista que rebrotará, desde otras bases, a fines del siglo XIX. Y una derecha de intereses, muy mal estudiada hasta hoy, que se implica en la acción de la derecha política con diversos grados de interferencia. El autor, que ha dedicado varios cursos monográficos en su cátedra universitaria a estos problemas históricos de la derecha, va exponiendo la evolución y la interacción- a veces violenta- de estos cuatro frentes históricos de la derecha española en la época ilustrada, los reinados de Femando Vil e Isabel II, la gran época de Cánovas, la primera Restauración, la primera dictadura, la República, la guerra civil y la era de Franco, para desembocar en un capítulo dedicado al triple suicidio de la derecha española durante la transición A lo largo de tan dilatada experiencia histórica demuestra el autor que la derecha española ha rendido insignes servicios a España: como la ejecutoria de la Ilustración, la defensa de la libertad nacional en la guerra antinapoleónica, la implantación del régimen liberal, la creación del Estado moderno, la articulación de los sistemas fiscal y de enseñanza, el impulso al desarrollo económico en varias etapas de esplendor, el apoyo a las Por Juan FORNER realizaciones de la cultura, el logro de un sistema de convivencia en libertad durante la primera y la segunda Restauración. Junto a estos enormes éxitos históricos de la derecha española- que la izquierda suele desconocer cínicamente, por ejemplo en el caso de la Seguridad Social y la legislación social, que se deben originariamente a la derecha y no a la izquierda- e l autor no disimula algunos defectos congénitos o crónicos de la derecha: su tendencia autoritaria a vegetar a la sombra de la espada su alergia a fundarse sólidamente en una doctrina propia y no en teorías emprestadas a estamentos sociales como la Iglesia y el Ejército; su propensión suicida a la destrucción de sus propios líderes naturales, como en los casos de Jovellanos, Martínez de la Rosa, Bravo Murillo, Silvela, Maura, Gil Robles y más recientemente el propio Fraga, caído trágicamente, según el autor, en virtud de los ataques internos de la derecha y también de los propios errores del personaje, a quien una inoperante camarilla ha causado graves perjuicios políticos. Lógicamente, esa camarilla está que brama con el libro. He aquí un libro esencialmente polémico, que obligará a que algunos personajes vivos, como va a hacer el propio Fraga, tomen posiciones ante lo que aquí se revela o se insinúa. Pero alguien tenía que explicar desde dentro los claros logros y evidentes errores de la derecha española, que están en el ambiente: este libro nos parece el principio de esa explicación. bajadores- algunos de ellos en paro y todose incorporan a la categoría de multimillonaEvaristo ACEVEDO rios y empiezan a disfrutar de toda clase de materialismos históricos, pues la sociedad opulenta pertenece a la herencia recibida Estos datos, multiplicados por meses, años y quinquenios, son los que debería facilitar el señor Solchaga a los afiliados a la ÚGT para convencerles de una vez que la política social del Gobierno es la más avanzada posible en orden a la redención del proletariado, ya que en ningún país europeo tienen tos trabajadores tan amplias posibilidades de hacerse multimillonarios como en España. Así hay que enfrentarse a los obreros, señor Solchaga, si no queremos correr el riesgo de tener posteriormente que desdecirnos. Demostrándoles, sin lugar a dudas, que si hoy no se sienten dichosos, a la semana que viene pueden estar dando saltos de alegría. Pero usted se empeña en leerles curvas de crecimiento de productividad o hablarles de flexibilidad comunitaria. Y como no acaban de entenderle, se le declaran en huelga, lanzándose a la confiictividad social. ¿A qué otra cosa se van a dedicar si don Marcelino está hecho un chaval, con más ganas de travesuras que nunca? Esa es su equivocación, don Carlos: hablar a ios obreros como si fuesen economistas. Una equivocación que, históricamente, podríamos llamar el error Solchaga P EL ERROR SOLCHAGA Por Carlos, y siguen dispuestos a tocarles palmas de tango. Era de esperar. El principal defecto de estos ministros socialistas es que no saben vender la maravillosa labor que están realizando y gracias a la cual el pueblo soberano camina firmemente hacia la felicidad. Al trabajador no se le puede hablar de inflación déficit o coyuntura Y mucho menos de Producto Nacional Bruto porque puede sospechar que se le llama bestia. Hay que citarle datos concretos, realizaciones, hechos que pueda comprobar por sí mismo. Y esos datos, realizaciones o hechos comprobables, están ahí. Al alcance de todos. Me refiero, naturalmente, al número de trabajadores que se convierten en multimillonarios todas las semanas gracias a las quinielas y la Lotería Primitiva. Todo ello dentro de la más pura ortodoxia socialista, a la que ni don Pablo Castellano podría poner ni el más mínimo reparo: sabiendo utilizar sabiamente ¡a X Lo cual representa un rendido homenaje a don Carlos Marx, pues se trata de la letra final del apellido de tan destacado materialista histórico. Entre la Q- 1 y la Q- 2 premios que se obtienen al adivinar los catorce resultados del descenso o del final del partido y los que pueden lograrse acertando los seis números de la primitiva, se puede calcular que en España, cada siete días, quince tra-