Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 8- 5- 87- OPINION -ABC, pág. 19 LOS REYES EN LA ACADEMIA L acto i n a u g u r a l del centenario del doctor Marañón, celebrado en la Real Academia Española, bajo la presidencia de los Reyes, tiene varios y muy precisos significados. En primer lugar, el que se deriva de la misma presencia de la Corona. No es la primera vez que la Institución está presente en un acto en la Docta Casa, y esto indica ya la continuidad de los contactos entre ella y un sector privilegiado del mundo de la inteligencia, que debe a su vez inscribirse en el desbloqueo de las relaciones de la intelectualidad con la primera magistratura de la nación, comenzado en 1975 y ya consumado. Pero el acto posee además otras implicaciones: se rendía en él homenaje a quien fue un destacado republicano, que llegó a ser considerado en su momento uno de los padres del régimen del 14 de abril. La presencia de los Reyes volvía a poner de relieve la condición integradora de la Corona, dispuesta a asumir toda nuestra historia y a subrayar cuanto de positivo y destacado hay en ella. El discurso del Rey, que acaba de conceder en esa línea integradora el marquesado de Marañón, a los descendientes del gran polígrafo, subrayó en los términos adecuados la ejemplaridad de su figura. Llamó la atención sobre la necesidad de la memoria agradecida que, en efecto, no se cuenta entre nuestras virtudes. Pero un pueblo sin tradición no es nada, y la tradición sólo existe si está viva. Lo otro es puro pasado arqueológico, sin virtualidad alguna. España tiene detrás de sí una gran tradición, que debe formar parte de la cultura real de los españoles si no queremos integrar ese triste elenco de los pueblos carentes de identidad. Destacó el Rey las notables cualidades del doctor Marañón y su compromiso con la libertad, su sentido trascendente- -espiritual- -de la vida, su patriotismo y su concepción de la vocación intelectual como servicio. Valores, señaló, necesarios en todo tiempo Al pronunciar estas palabras, el titular de la Corona vuelve a lanzar, en solemne ocasión, su apuesta por un país digno, justo, civilizado, en el que el FUTURO ENERGÉTICO ESPAÑOL AS declaraciones a nuestro periódico del presid e n t e de UNESA, I ñ i g o Oriol, alcanzan su entero sentido en el conjunto presente y futuro de la economía española. Parece evidente que tenemos que plantear de modo muy serio y como primordial entre todas, la cuestión energética. Como asunto previo conviene decir que es difícil encontrar un sector productivo del que se pueda sentir tan asistida la economía española como con el eléctrico, fundamento de todo el conjunto energético nacional. Tecnológicamente sorprende menos a propios que a extraños la calidad de sus rea- E intelectual cumpla con su función de asentir y de disentir según ló exija el análisis de la realidad. A la vez que recuerda el valor de la excelencia, las cualidades superiores del individuo egregio, labradas a fuerza de tesón y de inteligencia. Recordatorio pertinente: su reconocimiento práctico es uno de los principales problemas de la actual sociedad española, sacudida con demasiada frecuencia por los vientos del igualitarismo, reaccionario pese a sus proclamaciones. El necesario progreso social no puede llevarse a cabo sobre la equiparación abusiva de todas las capacidades. L L Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha hecho pública una nota en la que rechaza en términos enérgicos las imputaciones que se hacen a ciertos jueces. La nota del CGPJ alude, sin duda, a las declaraciones de Ricardo García Damborenea, secretario general del PSOE en Vizcaya. En ningún Estado democrático puede considerarse un buen síntoma que los políticos critiquen la conducta de los jueces. El señor Damborenea ha venido a señalar el caso aislado de algunos jueces, que en el País Vasco actúan condicionados por el miedo o la falta de independencia. Pero la acusación no se ha dirigido a la Magistratura, sino a algunos casos excepcionales que contrastan con la abnegación y rectitud de la inmensa mayoría de los magistrados. Sigo manteniendo- decía el señor Damborenea- que hay algunos jueces excesivamente permisivos, que guardan silencios cómplices y no son ecuánimes. Tratan mejor a los terroristas que a la Guardia Civil. Son palabras muy duras que no afectan, sin embargo, al honor de la Magistratura como tal. La nota del CGPJ es, presumiblemente, una respuesta al diputado vasco, pero creemos que el Consejo General no debería entrar en la polémica. El Consejo ha perdido, para no pocos españoles, una parte de su credibilidad por la politización innecesaria con que han sido elegidos algunos de sus miembros. Y lo cierto es que las amargas palabras de Damborenea han tenido un eco muy amplio: han sido como un aldabonazo para muchos españoles, socialistas y no socialistas. E UNA POLÉMICA INNECESARIA lizaciones. ¿Tenemos presente, por ejemplo, los españ o l e s que el s a l t o de Aldeávila retiene 3.137 millones de metros cúbicos- o sea, la misma cifra en toneladas- -de agua, lo que viene a situarle entre los mayores del mundo? Este esfuerzo se hizo al mismo tiempo de modo barato. Aun con los diez incrementos de tarifas producidos desde el 1 de enero de 1978 al 1 de enero de 1986, queda claro que los precios españoles en 1986 son los más bajos de la misma para usos domésticos y para usos i n d u s t r i a l e s de 100 kw. Para usos industriales de 500 y 4.000 kw se sitúan entre los más bajos; y en el centro de la banda de los países de la muestra, para usos industriales de 25.000 kilovatios de potencia. Conviene señalar que el futuro se podría ensombrecer por cinco motivos En primer término, si la Admin i s t r a c i ó n no a c i e r t a a orientar sólidamente su política energética. No es suficiente pasar de las reticencias históricas a la tímida comprensión de que habla Iñigo Oriol. Es necesario tener en cuenta, de una vez, que España consume muy pocos kwh por habitante. No tenemos futuro si esto no se amplía, y el sector privado eléctrico en el pasado, según hemos dicho, ha enseñado cómo se hace. En segundo lugar, todo se perturbará si los usuarios no comprenden que en economía, a largo plazo, calidad está reñida con baratura comparativa. Por eso, en tercer término, es preciso que no se entienda la lucha c o n t r a los precios altos como algo que pasa por el torpe enmascaramiento del IPC gracias a tarifas eléctricas reducidas. Una cuarta observación es necesaria: se o r i g i n a r á un caos si no acertamos a dejar de creer en brujas. Quizá sea preciso para eso, una especie de esfuerzo mental colectivo para entender, como consiguió Francia con éxito, que la energía nuclear no contamina y es imprescindible. Finalmente, se fracasará si la política financiera trastorna esa confianza que, no ya el pequeño inversor, sino los Fondos de Previsión que se alzan en el horizonte, precisan tener para consolidar su papel en la Boisa. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemám Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores D. Valcárcel. J. Vila, J. Javaloyes, M. Adrio, R. de Góngora, J. Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundín (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) 8. Berasátegui (ABC Itefario) A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz. Neolás (Reportajes) C. Mandona (Continuidad) J. L Martin Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L I. Parada (Suplementos Económcos) L Prados de la Plaza (Conínutíad) C. Prat (Domncal) Santiago Castelo (Colaboraciones) S e c c i o n e s J Rubio (Arte) J M. FOez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D, Martinez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna P. Datos: V. Peña. R. Externas: J Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.