Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Malfeito, Mcharvegas y García Herranz Kreisler, Sumer y Torres Begué Serrano, 19; Señores de Luzón, 5; Fernán González, 31 Mayo Pep Agut Gamarra y Garrigues Villanueva, 21 Mayo D ICE Baltasar Porcel, presentador de la pintora barcelonesa, que en una época en que la búsqueda conceptual prima sobre la espontaneidad y la sencillez, Doris Malfeito se apoya en la visión inmediata En la visión ¡mediata de las cosas inmediatas y familiares, del pequeño mundo en derredor, de cuyas estampas cotidianas la pintora se convierte en apasionada cronista, sin que su testimonio sea del todo naturalista, sino más bien la traducción de lo mirado a una pintura que aspira a la creación personal de una imagen de las cosas; una imagen ingenua puede que en los mejores casos; ingenua, pero no naíf pues Doris Malfeito es una pintora formada académicamente y lo que hace es traducir el natural a su sensibilidad, imponiéndole a lo real su visión selectiva del detalle y del conjunto. Otras veces, la pinto- E ra encara el modelo con el rigor de su dibujo y como ocasión de un estudio de calidades. C. E STA nueva sala aparece en el mercado artístico ofreciendo en su mismo espacio un interesante taller de grabado y abarcando el arte de autores españoles y árabes. En esta ocasión expone el argentino Micharvegas, quien se ha inspirado en un tema español para realizar su muestra. Se trata de una colección de dibujos sobre los bocetos de Picasso que desembocaron en el Guernica en recuerdo de aquel bombardeo y de todos aquellos que siguieron hasta el que dio fin a la segunda guerra mundial. Un homenaje a la no violencia y una entrañable ofrenda a la memoria del gran artista español, a través de la cual se rechaza cualquier postulado bélico. Se emplean tintas y técnica mixta, ceras, acrílicos y carboncillo, así como recortes de periódico que S muy bonita- e impresionante- -esta exposición de Pep Agut (Tarrasa, 1961) Por un lado, su presencia en la galería crea una especie de espacio religioso; plateado y blanco y negro. Pero luego caemos en que esa plata, esos brillos, no son sino telas asfálticas ribeteadas de alquitrán, ese paisaje tan familiar para quienes han vivido en barrios industriales o en edificios altos que se alzan sobre las terrazas vecinas. Esto ya quedaría muy bien (el mundo desde la vertical) pero no se para ahí. Existen, además, papeles superpuestos que crean delicadas transparencias, grises marengo ¿asfalto? sobre el que se entrelazan chafarrinones blancos, lienzo superpuesto al cuadro, madera asomando bajo algunas obras. También algún signo y atisbos de herramientas. Si todos estos elementos los traducimos a evocaciones urbanas, nos encontraríamos con una recreación muy poética de nuestra cotidianeidad física. Una especie de lírica concreta dispuesta a retomar calidades bien reales para abstraerías de la mis- Sin título (1987) ma forma en que, alguna vez, reparamos en su belleza. Sin ningún preciosismo (el papel es papel, el alquitrán mancha) Pep Agut logra una expresión lujosa y emocionante en la medida en que nos devuelve la visión. Es de agradecer. (Precios: De 75.000 a 400.000 pesetas. J. W. C. Povedano Galería Balboa, 13 materializan el acontecer histórico Núñez de Balboa, 13 de la actualidad, buscando en todo momento el máximo contraste NTONIO Povedano (tan pinacentuado por el color e introdutor cordobés como Manuel ciendo técnicas del grafismo y del Angeles Ortiz es gn pintor comic que ensartan un expresio- granadino, aunque los dos nacienismo muy actual de gran vigor. ran en Jaén) nacido en 1918, ocu (Precios: De 20.000 a 35.000 pe- pa en la cronología de la pintura setas. cordobesa actual un lugar junto a Rafael Botí, Pedro Bueno y Ángel E. del C. López Obrero. Antonio Povedano es el menor en edad, no en su esencial vena cordobesa, aunque la Córdoba de Povedano no se proyecte en literales cosas cordobesas (como tampoco la de Pedro Bueno) sino más bien en eso que, para entendernos, llamarenos esencia de la ciudad milenaria, grandioso encuentro de religiones y culturas diversas, cuya memoria, más que historia, es en la obra de Antonio Povedano una memoria de la sangre, hecha relámpago plástico aquí, como podría hacerse cante en la garganta. Antonio Povedano es tan extraordinario dibujante que puede permitirse inventar formas desde la pintura misma, formas de color de un trazo y un ritdos femeninos, elevados y posa- mo intrínsecos, sin apoyaturas redos como una hoja venteada, y el ferenciales, en una abstracción dominio de la línea en un entorno cargada de huellas clásicas. Cuande gran armonía. do, como aquí también, diseña (Precios: De 20.000 a 160.000 poéticas criaturas, sirviéndose de pesetas, y uno de 800.000. acrflicos y seductoras mixturas como de un temple graneado, el E. del CASTILLO Hasta el 16 de mayo A E L hecho de que García Herranz no exponga muy asiduamente se debe a que dedica gran parte de su actividad a la enseñanza que imparte desde los Estudios Orsini, empeño que es apreciado a lo largo de su trayectoria artística y profesional. Aunque los gustos del segoviano derivan principalmente hacia la pintura figurativa, tradicional en la zona castellana, también ha experimentado la abstracción y ha empleado el óleo, acrílico, pastel y dibujo. Así, esta exposición ofrece en óleo paisajes de estructura clásica, con cielos abiertos, pueblos y plazas empedradas de detalle exhaustivo como Turégano grandes bodegones de piezas maduras y dibujos muy interesantes de carbón y pastel, realizados en su mayoría hacia 1984, en los que llama ta atención la originalidad de su tratamiento, la delicadeza estética de los desnu 138 ABC Una pintura de Povedano mundo del pintor se hace todavía más lírico y más convincente, sin perder nunca el rigor de su definición. Antonio Povedano, que es uno de nuestros nombres más prestigiosos, quiere ofrecérsenos aquí como un casi desconocido autor de pequeños cuadros intimistás. Pero no nos engaña: el tamaño no hace a la pintura. C. JUEVES 7- 5- 87