Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 7- 5- 87- ESPECTACULOS ABC, pág. 99 Una película francesa inaugura Orson Welies reposa su genio hoy la XL edición de Cannes desde hoy en tierra andaluza El cine español, ausente en las secciones oficiales Cannes. Pedro Crespo, enviado especial Con la proyección de L homme amoureux de la francesa Diane Kurys, dará esta noche comienzo la cuadragésima edición del Festival Internacional de Cannes. Un certamen marcado por varios signos, como suele ser habitual. Por el del aniversario redondo. Por el del luto reciente, por la muerte de Robert Favre Le Bret. Estará marcado por las veladas elegantes, como la de los actores, la del aniversario propiamente dicha, con participación de la Guardia Republicana a caballo y la británica en honor de sir Alee Guinness, y la presencia de los Príncipes de Gales. También está marcado por la ambición de sentar las bases jurídicas para las coproducciones internacionales, con un seminario que se celebrará al efecto. Por el de la ausencia de películas españolas en las secciones oficiales. Y por el del gorbachevismo que en Cannes nunca han sido de piedra. Hay por vez primera en bastantes años dos películas soviéticas a concurso- Arrepentimiento de Tangiz Abuladze, y Oci Ciornie de Nikita Michalkov- un ruso aperturista- Elem Klimov, actual presidente de la Asociación de Realizadores de la URSS- en el Jurado, un apartado de la sección informativa, con película de Juris Podnieks- ¿E s fácil ser j o v e n? -y Cartas de un hombre muerto de Konstantin Lopushansky, inaugurará la todavía prestigiosa Semana de la Crítica. Con todo, el Festival ha procurado, también como siempre, buscar un cierto equilibrio a la hora de formar el programa de la competición oficial. Falta el idioma español, por supuesto, ya que no hay una sola película que nos represente culturalmente, como si el. cine que fabrican trescientos millones de personas de hispana condición al uno y otro lado del Atlántico no tuviese significación alguna a la hora presente. En cambio, hay un filme del Malí- Yeelen de Souleymane Cissé- para representar al continente africano. Y uno japonés- Zegen de Shoei Imamura- para hacer lo propio con Asia. Con la América no inglesa la representación viene de la mano del brasileño Carlos Diegues y su Tren para las estrellas mientras los USA tienen una embajada cuando menos singular, de la que están ausentes todas las grandes compañías- l a s m a j o r -que durante años parecían casi monopolizar el certamen. Hay una película de Paul Newman como realizador- The glass menagerie otra del francófilo Barbet- Schroeder- Barfly -y una tercera del soviético con permiso Andréi Konchalovski- Shy people además del afortunadamente inevitable Woody A l i e n- R a d i o days inevitablemente fuera de concurso Una película alemana, y de Wim Wenders; dos de Gran Bretaña- d e Stephen Frears y Peter Greenaway- dos italianas- d e Francesco Rosi, sobre la Crónica de una muerte anunciada de nuestro García Márquez, y de Ettore Scola- además de una húngara- d e l veterano Karoly Makk- y cuatro francesas, componen el resto de la oficialidad Dieciocho exposiciones, repartidas por el rosado aduar del Palacio del Festival, servirán para despertar nostalgias y entretener esperas. Las medallas del cuadragésimo aniversario aguardan ya a los coleccionistas. Y tienen anunciada su llegada, entre otros, Jacqueline Bisset, Bette Davis, Fave Dunaway, Mia Farrow, Lilliam Gish, Diane Keaton, Marcello Mastroianni, Vicent Price, Mickey Rouske, Anthony Quinn, Jon Voigt, Elizabeth Taytor y Joanne Woodward. La finca de Antonio Ordóñez acogió las cenizas Madrid Desde esta mañana, en que Orson Welies cumpliría setenta y dos años, las cenizas de uno de los más grandes genios que tuvo el cine se funden con la Sierra de Ronda, en justificación de un postrer deseo del cineasta que, si ahora escrito a efectos testamentarios, fue reiteradamente expresado en vida de palabra y de obra. Desde Ciudadano Kane, Rosebud simboliza los paraísos perdidos; Welies los reencuentra ahora bajo esa tierra que sólo remueven los astados. Una típica finca de recreo andaluza, en la que Orson Welies estuvo en numerosas ocasiones, alberga definitivamente las cenizas del cineasta, de acuerdo con su última voluntad. Las cenizas, traídas a España por su hija Beatrice, que no nació aquí de casualidad y que ríe continuamente al hablair de nuestro país, cuyo idioma y geografía conoce con perfección, han sido depositadas, en ceremonia familiar, en algún lugar de la finca El rincón de San Cayetano, propiedad de Antonio Ordóñez y donde nació el propio torero, a seis kilómetros de Ronda. Se trata de una pequeña finca de recreo, con una suntuosa mansión de dos pisos, rodeada por dos grandes jardines con arbolado. En esta finca, él revolucionario y excéntrico director de cine asistió en varias ocasiones a la tradicional corrida goyesca, que se celebra todos los años, en septiembre, en recuerdo de Pedro Romero. Orson Welies, uno de los más grandes revisionistas del lenguaje cinematográfico, adicto incorregible al objetivo de gran angular, aportó su concepción de hacer p e l í c u l a s m e d i a n t e el exhaustivo diseño visual de los planos, que construía con dibujos sobre la pared de s. u despacho para explicar la acción a sus productores; se puede decir que, ¡unto con John Huston, estos dos colosos han firmado en mano a mano el mayor número de obras maestras del cine por barba. Beatrice Welies participó el martes en la presentación de la película Campanadas a medianoche- una de las varias que rodó en España y que produjo Emiliano Piedra en 1965- en la sede de la Filmoteca Española, y, rodeada de amigos de su padre y de personalidades administrativas, recordó la experiencia del rodaje cuando, aún niña, hizo su primera y única incursión en el cine, con un papel en esta película que, según explicó, era la favorita de su padre. La hija del gran director americano y su novio canadiense. Christopher Smith, almorzaron también en el Ministerio de Cultura con el director del Instituto Nacional de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, Fernando Méndez Leite, y con el director de la Filmoteca, Miguel Marías. El propio martes la pareja viajó a Sevilla para los preparativos de su boda, que se celebrará mañana en la catedral de Sevilla. Acto seguido, Beatrice partirá para Roma con su marido para realizar igual función necrológica con las cenizas de su madre (la actriz Paola Morí) y su abuela. Durante el visionado de Campanadas a medianoche se pudo escuchar por vez primera la propia voz de Welies- -el director que aterrorizó al público norteamericano con su broma radiofónica de La guerra de los mundos- ya que era la primera vez que se exhibía en nuestro país en versión original. El filme será emitido por TVE el 27 de julio, también en versión original, dentro del ciclo dedicado al genio norteamericano, que comienza el próximo 18 de mayo con Ciudadano Kane, su primera película y, probablemente, la más conocida. El público de Zaragoza serindió ante lavoz de Montserrat Caballé Zaragoza. Efe La soprano Montserrat Caballé, acompañada al piano por Miguel Zanetti, ofreció el pasado martes en Zaragoza un recital que ha constituido un gran éxito para la diva y una de las actuaciones más esperada de las organizadas por el teatro Principal para este mes. Políticos, hombres de la cultula soprano catalana, que, según ra y los negocios, aficionados y los críticos, se encuentra en su curiosos en general, se dieron mejor momento artístico, pero cita para escuchar la voz privilesoto se le rindieron incondicionalgiada de Montserrat Caballé, que mente al final de su actuación en interpretó obras de Vivaldi, Doniel que el público puesto en pie y zetti, Rossini, Massenet, Martídedicándole una cerrada ovanez Palomar y Obradors. ción, reclamó la presencia en el Durante su actuación los asis- escenario de la soprano, quien tentes volvieron a maravillarse salió a saludar en repetidas ocacon la capacidad sonora y la vasiones y agradeció la acogida, riedad de registros de la voz de cantando cuatro piezas