Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 A B C ABC, JUEVES 7- 5- 87 Ericsson propone a Industria una nueva Marconi orientada al mercado exterior El plan sueco, abierto a otros socios españoles, como Inisel y Amper Madrid. José Antonio Navas La multinacional sueca Ericsson mantiene sus expectativas para la compra de Marconi, según una propuesta remitida al Ministerio de Industria, que supone la configuración de la antigua filial de ITT como una base de producción orientada a los mercados internacionales. Ericsson pretende impulsar con nuevos productos las actividades de telecomunicaciones y defensa en la nueva Marconi que estaría abierta a socios españoles. El denominado proyecto Marconi de Ericsson podría suponer la entrada de Amper e Inisel en el accionariado de la actual subsidiaria de Alcatel. De esta forma, Amper ampliaría a través de Marconi su oferta de equipos de telecomunicación, en tanto que Inise! haría lo propio en el campo de la industria de defensa. Tanto en uno como en otro caso, Ericsson garantiza en su propuesta el desarrollo y fabricación en España de nuevos productos, principalmente destinados a los mercados internacionales. El objetivo de la multinacional sueca no es otro que situar en Marconi una base de producción hacia el exterior. Marconi se convertiría en el complemento ideal de Intelsa, la actual filial de Ericsson en España, cuya actividad está dirigida exclusivamente a la conmutación pública. La participación de Marconi en este mercado cautivo no sería significativa en ningún caso. Marconi se convertiría en el tercer suministrador de Telefónica, tras Standard e Intelsa. La compañía que preside Luis Solana ha realizado una provisión de 250.000 líneas para la filial de Alcatel, que, lógicamente, no constituyen ninguna garantía de futuro. De ahí, precisamente, que Ericsson haya dimensionado el proyecto Marconi asegurando productos y mercados que garanticen la viabilidad de la empresa a medio y largo plazo. Al mismo tiempo, el planteamiento de la multinacional sueca facilita el mantenimiento del nivel de empleo en la antigua filial de ITT, desde el momento en que puede aprovechar la nueva demanda que Telefónica ha realizado a Intelsa para cubrir hasta unos 300 puestos de trabajo en Marconi. Sin embargo, hasta la fecha, las negociaciones entre Ericsson y Alcatel, si es que verdaderamente han existido como tales, no han dado ningún resultado positivo. El problema es que el grupo francés quiere desprenderse cuanto antes de su filial y Ericsson no está dispuesta a dar ni un paso en falso. La multinacional sueca es consciente del riesgo que comporta la compra y está dispuesto a asumirlo, pero necesita previamente el respaldo de la Administración. No en vano, Marconi parte de un patrimonial negativo de 6.000 millones de pesetas, incluyendo los derechos laborales. En definitiva, todas estas circunsantancias han impedido que la propuesta de Ericsson no se haya traducido hasta la fecha en una oferta formal de compra. Por otra parte, tras la desigación por el Gobierno francés del consorcio Matra- Ericsson como comprador de la CGCT, Alcatel ha quedado en deuda con ATT. Ambas partes tenían encauzado un acuerdo de principio para el supuesto, ahora fracasado, de que ATT comprara la filial gala de Alcatel. El grupo francés puede ahora compensar a la multinacional americana en España, vía Marconi. El Ministerio de Industria es consciente, pese a todo, que la propuesta de compra realizada en su día por el consorcio ATT- Philips es inferior a la presentada por Ericsson, lo que puede provocar ciertas dificultades en la negociación con las centrales sindicales. A la vista de los acontencimientos, el papel del Ministerio de Industria debe ser decisivo en la resolución de todo el proceso de venta de Marconi. La última alternativa de la Dirección General de Electrónica e Informática parece que se estructura mediante la compra de activos por parte de Inisel y Amper. Sin embargo, los analistas del sector coinciden en- que cualquier opción que se pretenda abordar con carácter de emergencia exige un acuerdo previo con alguna multinacional capaz de aportar tecnología. La cuestión ahora consiste en resolver la venta antes de que Alcatel decida plantear otras soluciones más drásticas, dado su afán por desprenderse de Marconi. En el último Consejo de Administración de Standard Eléctrica, los responsables del grupo francés mostraron su intención de zanjar el problema de Marconi este mismo mes. La urgencia de Alcatel es lógica dada la inviabilidad de su filial en las actuales condiciones, pero no es buena consejera para, cerrar un acuerdo definitivo de venta. Focsa aumenta el dividendo del 86 hasta un 13,5 por 100 Madrid. D. E. Fomento de Obras y Construcciones (Focsa) repartirá un dividendo del 13,5 por 100, frente al 12 por 100 que ha pagado en los últimos cuatro años, según ha anunciado el nuevo consejero delegado de la empresa, Guilermo Visedo, quien ha sustituido en el cargo a Jesús Roa. Focsa registró en 1986 un beneficio antes de impuestos de 1.150 millones, lo que supone un aumento del 34,9 por 100. Para este año, Focsa prevé un nuevo incremento de los resultados del orden del 30 por 100, hasta alcanzar entre 1.400 y 1.500 millones de pesetas. La producción de Focsa en 1986 ascendió a 71.883 millones de pesetas, con un aumento del 11,2 por 100, de los que cerca de un 4 por 100 pertenecen al sector exterior. Las nuevas inversiones realizadas en el pasado ejercicio fueron de 1.774 millones y se espera que en 1987 sean de 3.000 millones. El año pasado Focsa consiguió nuevos contratos por valor de 47.000 millones, con un crecimiento del 25 por 100. La cartera de la compañía es de 70.000 millones. En el subsector de saneamientos urbanos, Focsa consiguió adjudicaciones por valor de 2.500 millones, destacando la adjudicación para la recogida de basura y limpieza de Zaragoza. Isolux: Contrato de 400 millones con ATTMicroelectrónica Madrid. D. E. La empresa Isolux ha conseguido un contrato cercano a los 400 millones de pesetas con ATT- Microelectrónica, en el polígono industrial madrileño de Tres Cantos. Isolux, que se dedica a los servicios de instalaciones, realizará el montaje eléctrico de tres de los edificios que integrarán en complejo fabril de la multinacional ATT en Madrid. Las instalaciones de Isolux, realizadas en colaboración con la empresa de ingeniería Foster Wheeler Iberia, tienen un coste cercano a los 400 millones de pesetas y deberán estar terminadas a principios del próximo mes de junio. Los trabajos incluyen, además del montaje eléctrico, la fabricación de las cabinas donde quedarán alojados los sistemas de maniobra y control de la energía que alimentará los equipos motrices. GRAN PREMIO DE GOLF